Gabriel Gutiérrez Richmond. Estados Unidos: su compromiso con la libertad

Si tuviera que utilizar una sola palabra para englobar todo lo que significan los Estados Unidos, Utilizaría “contrastes”

0

Gabriel Gutiérrez Richmond, Estudiante de RRIII en la Universidad Nacional.

 Cada 4 de julio se recuerda la aprobación de la Declaración de Independencia de las trece colonias que dieron origen a Estados Unidos de América, los cuales sellaban su autodeterminación del Imperio Británico y dejan de reconocer su dominio sobre el territorio norteamericano, esta nueva nación  no solo proclama la libertad de un pueblo, sino el derecho a aspirar a una nueva ciudadanía, en un contexto histórico donde otros pueblos luchaban por librarse de regímenes despóticos y crueles para quien el poder divino de los reyes era ley,  reduciendo con ello el espíritu de la libertad,  cuya realización solo es posible cuando se concibe como el derecho humano que permite alcanzar la felicidad.

La Declaración de Independencia marcaría el camino hacia esta aspiración, el comienzo de una lucha que hoy todavía se libra en las calles y en las grandes instituciones de gobierno.  Este documento revoluciono el pensamiento de la época e indudablemente fue un factor de cambio en el destino de la humanidad, ya que influenció de gran manera la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano y los movimientos de emancipación de pueblos en los siglos posteriores.

Es importante destacar también, que la historia de los Estados Unidos no posible sin sangre, donde muchísimos hombres y mujeres no vivieron siquiera segundos de libertad en su vida, y las libertades dotadas por nuestro Creador mencionadas en el acta de independencia siguen siendo una aspiración no sólo para los Estados Unidos sino para los seres humanos que viven y vivirán,  porque la búsqueda de la igualdad de los seres es una de las más grandes aspiraciones y obligaciones que como comunidad humana debemos de intentar llevar a cabo.

El Acta de Filadelfia le daría nacimiento a una nación que ha marcado a la humanidad y su gran influencia la ha llevado a lo que es hoy, pero esto claro también que es gracias a las circunstancias de la historia humana, que los Estados Unidos han intentado y siguen intentando sacar lo mejor de sí, para cumplir los objetivos que, como nación, se proponen y han logrado con un cierto grado de efectividad.  Esto es bastante evidente desde principios del siglo pasado, donde aprovechó las guerras europeas para enriquecerse mientras que Europa se hundía en la pobreza, durante esta época también se probo el temple del estadounidense durante la gran depresión, la cual demando mucho de los ciudadanos y su gobierno, probando la capacidad de adaptación dadas las circunstancias y de reconstrucción de sí misma. Su gran aprovechamiento y lectura del ambiente y el Sistema internacional le han permitido colocarse a la delantera de muchos otros Estados, sus ideales de libertad tanto en lo social como en lo económico le han permitido mantenerse y centralizar la economía mundial en su moneda y ciudades, además de poder expandir sus fuerzas militares.

La independencia le daría también, la oportunidad de gestar un Estado que, a pesar de haber sido diseñado bajo los preceptos morales de la igualdad, como mencione anteriormente, se ha quedado en una aspiración, desde su concepción hasta la actualidad. Los Estados Unidos tiene un gran historial de desigualdad y faltas a los derechos humanos, los cuales están basados irónicamente en su misma constitución como nación, desde la esclavitud, las practicas racistas que de una manera muy vergonzosa no llevan ni un siglo de haberse derogado de la legislación de ese país, las invasiones a otros países para satisfacer sus propios intereses, hasta la brutalidad policial que todavía abunda dentro de sus fronteras, para ser una nación que ha influenciado de tal manera la moralidad Occidental en materia de los derechos que cada ser humano tiene al nacer, en la práctica, los Estados Unidos han faltado de una gran manera no solo a su población sino a la humanidad.

Todo este conjunto tanto de aprovechamiento del contexto como una política implacable de “el fin justifica los medios” le han dotado de mucha influencia en el sistema y una capacidad para cambiar el panorama y definitivamente lo ha hecho.  Claros ejemplos de esta capacidad recaen en la primera utilización de armamento nuclear en un conflicto armado, como lo fueron las bombas nucleares Fat Man y Little Boy o la cual contrasta con la también increíble hazaña de ser el primer y único país en poner a seres humanos en la luna. Indudablemente Estados Unidos ha sido un gran factor de cambio en el contexto y el ambiente histórico que le precede, ya sea como creador de armas que pueden significar nuestro final, como como la potencia mundial capaz de romper las barreras del desarrollo de la ciencia y la tecnología, que ha hecho posible que el ser humano puede llegar a realizar lo imposible.

Los Estados Unidos son una nación que para bien o para mal, fue, es y probablemente seguirá siendo un imán para el desarrollo político, económico, y social de la humanidad, por esto, es casi imposible que muchas cosas que rodean nuestra vida cotidiana pueden desconectarse de alguna manera con el destino de esta nación.

Si tuviera que utilizar una sola palabra para englobar todo lo que significan los Estados Unidos, Utilizaría “contrastes” ya que describe a la perfección la realidad de lo que los Estados Unidos fueron y son, esa realidad es que los Estados Unidos no “son” lo que ellos mismos creen que “deben ser” porque los principios a los cuales aspiran dentro de sus actas fundadoras  parece que no han tenido y no tienen mayor relevancia en el comportamiento de esta nación,  tanto de manera interna como externa. Sin embargo, creo que esto, con las nuevas generaciones puede cambiar, y la aspiración de los Estados Unidos puede llegar a converger con la del resto de la humanidad, dado que ambas coinciden en lo relativo al valor de la libertad de los seres humanos. Confió en que este principio siga en constante construcción y pueda llegar a enaltecer el sueño de los padres fundadores de los Estados Unidos de Norteamérica que proclamaron un 4 de Julio de 1776 como verdad evidente, que todos los seres humanos son iguales.


Gabriel Gutiérrez Richmond,
Estudiante de RRIII en la Universidad Nacional.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...