Gabriel Macaya: Las universidades deben resolver el problema de legibilidad

“Las universidades deben asumir ese reto y resolver ese problema de legibilidad que para mí no es un problema de una institución en particular, me parece que ese esfuerzo por hacer la universidad pública más legible debería ser un esfuerzo conjunto de todas las universidades.

0

Científico, académico, investigador, ex rector de la Universidad de Costa Rica, merecedor de reconocimientos en Francia y Estados Unidos, Gabriel Macaya Trejos, acaba de concluir sus funciones como Embajador de Costa Rica en Francia.

Sin ser político aceptó el nombramiento como Embajador, acto que en los medios partidistas y de opinión pública la única reacción que causó fue un consenso general, ya que Gabriel Macaya sin duda tiene méritos de sobra para asumir cualquier función pública y representar al país como pocas personas.

La Revista se reunió a conversar con él en compañía de Ana Victoria Lizano, mujer de ciencias y compañera de toda una vida. De manera pausada, y reposada pero con seguridad férrea, conversamos con nuestro anfitrión, recorriendo sus pasajes por la Embajada como también, rescatando valiosas observaciones y conceptos respecto a la universidad, de manera universal y como casa de enseñanza por la cual muchos transitamos en algún momento y por donde transitarán seguramente los costarricenses que aun no han nacido.

El Embajador

Sede de la Embajada de Costa Rica en París. La Embajada se encuentra en el cuarto piso de un edificio perteneciente a la Sociedad Teosófica de Francia. Este edificio que es considerado Monumento Histórico fue construido entre1912 y 1915 por el arquitecto Louis Lefranc, en un estilo “Art Nouveau”. Está situado en 4, Square Rapp, Paris 7.

“Recién llegado a la embajada en París, comencé a llevar, sistemáticamente, un recuento de los programas en los que se hablaba de Costa Rica, sobre todo en la televisión francesa. El esfuerzo duró un año. En general, los programas en televisión, mostraban el país desde una perspectiva eminentemente elogiosa. Programas bastante críticos poniendo en evidencia ciertas contradicciones que todos conocemos y podemos asumir fácilmente. Pero si, había una imagen de Costa Rica como el paraíso verde.”

Para él, es muy fácil pensar que esa imagen de Costa Rica viene alimentada sobre todo, por la imagen de paraíso tropical verde, producto de una política de muchos años de conservación y valorización del entorno natural.

Cuenta de forma anecdótica que en la influyente revista, GEO, el equivalente europeo del National Geographic Magazine, se publicó un número especial en que el artículo de fondo era dedicado a Costa Rica.

“Mi esposa Ana Victoria, fue al kiosco de venta de revistas del barrio a comprar, para la embajada, todos los ejemplares que estuvieran disponibles de esta edición. El encargado del kiosco le pregunta ¿por qué se interesa usted por Costa Rica? Ella explica que su marido es el Embajador de Costa Rica. El encargado pregunta que si todo lo que dice la revista cierto y que si es así, ¿qué estamos haciendo nosotros en Francia y no en el paraíso?”

La promoción del país ha tenido impactos positivos, afianzados por publicaciones como la de GEO, que propone a Costa Rica como el destino del año 2016. Esto trae una gran demanda de información a la sede diplomática y al Ministerio de Turismo y el Instituto Costarricense de Turismo, que apoyan con material promocional e informativo.

Otro de los temas que hacen conocido a nuestro país es que Costa Rica es campeona en derechos humanos y eso forma parte de la imagen de Costa Rica en el extranjero. Costa Rica es campeona de la democracia en la región y en el mundo, acota Macaya, agregando otra de sus experiencias:

“…en una recepción del Presidente François Hollande con el cuerpo diplomático, antes de pasar el Gobierno a Emmanuel Macron, Hollande decide quedarse más tiempo en ese “Bain de foule” como dicen los franceses, se me aproxima y conversamos brevemente en un ambiente muy concurrido. Momentos después, veo que se detiene, se devuelve a dónde yo estaba, me toma del brazo muy afablemente y me dice Hollande, “Costa Rica que pequeño país de gran democracia.” Para mí, en mi representación diplomática, ese fue uno de los momentos más altos, al ver ese reconocimiento del Presidente de un país como Francia a los esfuerzos que Costa Rica está haciendo.”

La abolición del ejército es un tema que causa gran curiosidad en los franceses, que no se explican entre otras cosas, que se hizo con la desmovilización de los militares una vez cerrados los cuarteles. Otra interrogante es ¿y cómo se defiende?  Lo que lleva a pensar que contamos para ello con los Estados Unidos.

Ahí es donde se debe explicar que en este continente contamos con la Organización de Estados Americanos, además de todas las herramientas que proporcionan los tratados, mecanismos y organizaciones que actúan basadas en el derecho internacional.

“Hablando siempre de la abolición del ejército yo pregunto muy bien pero ustedes sabían que somos de los primeros países que tiene constitucionalmente abolición de la pena de muerte. Costa Rica es el tercer país después de Venezuela y San Marino en abolir la pena de muerte, más de un siglo antes de que Francia”.

Un tema mucho más actual y no menos controversial entre los ciudadanos franceses, han sido todos los esfuerzos que lideró Costa Rica y que llevaron a la adopción en la Naciones Unidas del acuerdo de prohibición de armas nucleares, donde:

“…la situación era mucho más compleja puesto que Francia se opuso activamente a ese acuerdo ya que tiene una política de disuasión nuclear muy activa que justifica su desarrollo de armas nucleares y la tenencia de un importante arsenal nuclear.”

“Sin embargo me tocó participar en muchos actos previos a la firma del acuerdo en Naciones Unidas y posteriormente de celebración de los grupos anti-nucleares en Francia, que los hay y muy activos, a la firma del acuerdo y del papel que Costa Rica y la embajadora Elaine White jugaron. Esto demuestra que se puede representar a un país más allá de la promoción turística, comercial y de inversiones.”

El universitario

En este ámbito el ex rector de la Universidad de Costa Rica, nos dice que evidentemente le tocó desarrollar el área de la cooperación universitaria, académica y científica. Entre otras cosas le llevó a promover un programa de intercambio de estudiantes y profesores de medicina, ello, con la Facultad de Medicina de Tours y la Escuela de Medicina de la Universidad de Costa Rica, lo cual llevó a un intercambio de de estudiantes y profesores el año pasado. Él resalta que es importante ver el prestigio académico que tiene la educación superior costarricense en el exterior. Sin embargo, hay ciertas realidades que hicieron que la puesta en marcha de acciones concretas de cooperación académica entre Costa Rica y Francia fuera difícil, debido al peso burocrático legal que enmarca las universidades costarricenses y desgraciadamente limita las posibilidades de intercambio y desarrollo de programas.

“A pesar de que hay programas de cooperación muy antiguos y muy bien consolidadas, de que hay convenios de cooperación que dan marcos generales y específicos para esos intercambios, la realidad operativa costarricense es un poco diferente. Por un lado tenemos un sistema francés relativamente centralizado en que muchas decisiones en cuanto a la educación superior se toman en el ámbito de gobierno, haciendo que el grado de autonomía institucional francés sea mucho menor que el que se pueda ver en Costa Rica. Aquí chocamos con el grado de autonomía que las instituciones de educación superior costarricense públicas tienen, lo que en algunos aspectos hace la consecución de acuerdos difícil.  En el sistema francés hay una cierta verticalidad, en el sistema costarricense hay una obligación de consultar las instituciones de educación superior y a veces ese proceso es difícil. Sin embargo cuando se explica y se trabaja para hacer las cosas más fáciles, los beneficios que se pueden obtener son enormes.”

En otro ámbito de temas universitarios el ex embajador señala que durante su función en París, fue muy estimulante el poder ver la evolución del sistema de educación superior francés, sistema particularmente complejo con instituciones muy diversas y poco legibles desde la perspectiva costarricense. En Francia el sistema de educación superior tiene a la par de las universidades un gran número de “grandes escuelas”, cuyo sistema y organización es muy diferente al universitario y que gozan de ciertas prerrogativas ligadas a su historia y su prestigio que las universidades no tienen.

“Las circustancias me hicieron ser testigo de varios conflictos algunos de ellos de vieja data y me correspondió estar al final de mi gestión en los momentos de conmemoración de los 50 años de “mayo 68”, lo que produjo una gran cantidad de material de estudios críticos de lo que fue ese proceso y de la evolución de la universidad francesa o de la educación superior. Hay ciertas cosas que podría uno decir que haciendo análisis comparativo de sistemas universitarios arroja muchas pistas para analizar qué está pasando en Costa Rica en las universidades públicas fundamentalmente.”

Haciendo un recuento histórico Macaya señala que, comenzando en el 2008 y hasta el 2009, se da una huelga en las universidades francesas. Huelga que en ese momento se calificó de la huelga más larga de la historia de la educación superior francesa, una huelga que va de febrero a junio del 2008, huelga que si bien no tuvo ni la amplitud ni la profundidad del proceso de mayo del 68 duró más, estando las universidades francesas cerradas por más tiempo.

Diez años después en 2017-2018, otro proceso de huelga se da en Francia por las mismas razones que hace una década antes, es decir en cuanto la afirmación de un cierto grado de autonomía a las universidades.

“Ahí pensé que era el momento para hacer un taller, simposio o cómo quiera llamarse sobre “universidades francesas y universidades costarricenses” para discutir las concepciones de autonomía que tenemos en los dos países. Ello, porque las diferencias son evidentes. Cuando yo discutía con académicos franceses lo que significa en Costa Rica autonomía universitaria y el sistema de financiamiento, eran para ellos incomprensible mis descripciones de lo que el sistema de autonomía en Costa Rica, lo cual despertaba envidia en los franceses.”

“Los colegas académicos franceses rechazan la intervención Estatal fuerte, no sólo en el financiamiento de las instituciones universitarias sino también en la organización y en las políticas de desarrollo de las instituciones universitarias, lo cual lleva a la crisis que comienza en el 2008 2009.”

En el periódico Le monde, de gran influencia en Francia se plantea una refundación de la universidad francesa. El análisis que hacen los proponentes  -grupo que se autodenomina los refundadores-, de ese proceso de refundación, en ciertos aspectos se parece a lo que está ocurriendo en las universidades públicas costarricenses, acota Macaya, señalando que:

“…los franceses comienzan a percibir que la universidad -como ellos mismos lo dijeron-, es una institución huérfana políticamente. Por ejemplo, en todo el proceso de huelga que dura cinco meses donde los partidos políticos toman distancia de las universidades tanto los de izquierda como los de derecha y muy débilmente el partido socialista, no reciben respaldo de las organizaciones políticas de izquierda ni de derecha que se mantienen al margen lo que hace el proceso de resolución del conflicto; en este caso las universidades tuvieron que valerse por ellas mismas con sus propias fortalezas y debilidades para resolver el conflicto.”

Estos hechos llevan a Macaya a plantearse que parte del análisis que se hace para la refundación, es la importancia de la orfandad política de las universidades, política en el sentido más amplio, porque no es solamente falta de apoyo de los partidos políticos, como también falta de apoyo también de la sociedad, siendo estos factores los que lleva al grupo de refundadores a actuar, puesto que la universidad francesa se volvió ilegible.

“Y es que como se ha concebido últimamente la transparencia es muy relativa, es decir no es suficiente decir: aquí está la información somos transparentes le brindamos a usted toda la información que tenemos.”

“Sin embargo resulta que eso no resuelve nada y tanto los partidos políticos y la sociedad no saben qué hacer con esa información. Creo que hay que ir más allá de la transparencia, hay que hacer que las instituciones sean legibles, que realmente la sociedad en su acepción más amplia entienda qué es una institución universitaria lo que significa, y cuál es el papel que esa institución juega en la sociedad.”

Para Macaya, la situación de ambos países es muy parecida, es decir de manera crítica para él, las instituciones de educación superior en Costa Rica se volvieron ilegibles totalmente.

“Si salimos a la prensa -me pongo yo ahora como universitario-,  decimos lo que hacemos, las grandes ventajas como la universidad está inmersa en la sociedad y cómo produce cambios y participa de procesos de desarrollo. Lo hacemos con un lenguaje críptico usualmente, y eso no contribuye a esa legibilidad. Las universidades públicas costarricenses están en un momento crítico a tal punto que en la Asamblea Legislativa nuevamente llega a crearse una comisión investigadora sobre las universidades públicas, episodio que ya vivimos en los años 80´ cuando las universidades fueron llamadas a rendir cuentas al Congreso. Entre otras cosas preocupaba la multiplicidad de carreras en decir que las universidades públicas ofrecían y competían entre ellas con las mismas carreras sin mayor cooperación. Creo que ahora casi 40 años después de esa primera comisión de investigación la situación en algunos aspectos se repite.”

Para Macaya hay una ausencia muy dañina de un verdadero sistema universitario público. Las universidades han ido desarrollando un sistema de autosuficiencia institucional con  una muy limitada capacidad de cooperación que permita pensar en configurar un verdadero sistema de educación superior.

“Las universidades deben asumir ese reto y resolver ese problema de legibilidad que para mí no es un problema de una institución en particular, me parece que ese esfuerzo por hacer la universidad pública más legible debería ser un esfuerzo conjunto de todas las universidades. Esto, porque finalmente la universidad costarricense en este momento como lo estuvo la universidad francesa en el 2008, vive en sistema universitario huérfano, donde los partidos políticos se han distanciado de las universidades para bien y para mal.”

“Las universidades como decía, han adquirido un nivel de complejidad tal que los mismos universitarios, sean estos profesores o estudiantes les es difícil entender. Por eso que un esfuerzo de claridad se vuelve ahora indispensable para la supervivencia del sistema.”

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...