Generación térmica funciona como respaldo del sistema eléctrico renovable costarricense

0
Ante una reciente publicación del periódico La Nación, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) aclara a la opinión pública:

– La operación de todo el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) está basada en el recurso hídrico, que, por razones deestacionalidad, decrece en verano. Esta variación afecta a las plantas hidroeléctricas, con excepción de aquellas que tienen grandes embalses, como es el caso del Arenal.

–  En Costa Rica, la generación de electricidad con agua es acompañada por la producida con el viento y el sol, recursos de alta variabilidad en el corto plazo. Para completar la atención de la demanda, el ICE aporta la firmeza con sus embalses de regulación y la geotermia, y de forma estacional, en verano, se cuenta con la biomasa.

– La generación con plantas térmicas es el recurso de respaldo que emplea el SEN cuando esa producción de electricidad con fuentes renovables no es suficiente para atender la demanda eléctrica del país.

– Por optimización energética, la producción en la Planta Térmica Garabito inicia después de confirmar que en el Mercado Eléctrico Regional (MER) no existen ofertas de importación a precios competitivos, o bien, porque por restricciones de transmisión no es posible traer la energía al país.

– Desde la segunda quincena de noviembre de 2018, los caudales de los ríos de las vertientes del Pacífico y del Caribe han disminuido sustancialmente. A la fecha, han registrado valores entre los más bajos del histórico desde 1965. Como se explicó, esto causa que en general baje la producción con las plantas hidroeléctricas; es en esos períodos que se recurre al agua almacenada en los grandes embalses para optimizar, o sea, llevar al mínimo posible el costo operativo del SEN.

– En la vertiente del Pacífico hay afectación por la transición de la fase neutra del ENOS hacia la fase de El Niño. En el Caribe, los frentes y los empujes fríos, en este año, no han traído la humedad habitual al territorio nacional, lo cual suele suceder en diciembre, enero, e incluso, febrero.

– El domingo y el lunes pasados se sumó, a estas condiciones, la baja súbita y sostenida del viento, un evento de alta probabilidad en un sistema renovable con cuotas considerables de generación variable. El martes, la producción con plantas eólicas se estabilizó de nuevo con valores altos, lo que eliminó para ese día la necesidad de respaldo térmico, manteniéndose solamente el complemento de la importación. Esta condición se ha mantenido a lo largo de la presente semana.

– Por estas razones, es incorrecto asegurar que se adelantó el encendido de plantas térmicas, las cuales son requeridas usualmente en la estación seca, entre enero y mediados de mayo.

– Las tres plantas asociadas al embalse Arenal –Arenal, Dengo y Sandillal– mantienen un despacho alto, que justamente, el domingo y el lunes pasado, alcanzó más de una cuarta parte de la generación nacional, cumpliendo su rol de usar el agua almacenada en la estación lluviosa como energía firme en la siguiente estación seca.

– El nivel actual del embalse de Arenal permitirá continuar con la operación de las plantas Arenal, Dengo y Sandillal como energía firme para el SEN a lo largo de toda la estación seca. Caídas mensuales de nivel de 1,7 metros están dentro de lo normal en los períodos secos.

– En lo que respecta a las exportaciones de electricidad a Centroamérica durante 2018, es incorrecto especular que esa energía se produjo con el agua del embalse de Arenal. En general, la energía exportada proviene de los excedentes de generación hidroeléctrica nacional y, si no se exporta, esa agua se vierte al cauce de los ríos.

– La generación térmica por demanda no se necesitaba en Costa Rica desde el 17 de mayo de 2018, es decir, durante más de ocho meses en condiciones húmedas el SEN produjo el 100% de su electricidad con las cinco fuentes renovables nacionales.

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...