Génesis Quiros: Responsabilidad Social Empresarial, un beneficio para las PYMES

El ingreso de Costa Rica a la OCDE no debe percibirse como un gasto sino como una inversión, la actual situación económica, social y política del país nos tiene a las puertas de una posible crisis, mediante el acompañamiento de la mencionada organización, el país puede mejorar sus prácticas en diversas áreas y reactivar la economía costarricense.

0

Génesis Quiros Artavia, Estudiante de Comercio y Negocios Internacionales.

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es un concepto que apareció aproximadamente hace 30 años, a finales del siglo pasado la RSE empezaba a tener una proyección empresarial y una mayor aplicación en el sector.

La RSE es el compromiso permanente de las empresas para aumentar su competitividad mientras contribuyen activamente al desarrollo sostenible de la sociedad, mediante acciones concretas dirigidas a solucionar los problemas prioritarios de un país.

Es decir, la responsabilidad social empresarial (RSE) es un compromiso voluntario de las empresas, el cual no es obligatorio ni regulado por ley, es una conducta ética que deciden poner en práctica la empresa con la finalidad de otorgar beneficios a la sociedad.

Las conductas éticas puestas en práctica pueden estar enfocadas en diferentes ejes como: gobernabilidad, publico interno, medioambiente, proveedores, mercadeo responsable, comunidad o política pública.

Desde la aparición del término responsabilidad social empresarial y la gran cantidad de empresas que lo han puesto en uso, se dice que integrar el concepto RSE en el corazón de una empresa no es una opción.

La tendencia por parte de las empresas de alinear e integrar en iniciativas sociales y/o ambientales con la actividad empresarial ha aumentado, ya que impulsa el posicionamiento de la empresa y la lealtad de los consumidores hacia determinada marca.

A nivel nacional, existen varias empresas que se destacan por su impacto, el enfoque novedoso o la manera en que abordan conceptos sociales, ambientales y de inclusión. Entre ellas se encuentra Procter & Gamble, FIFCO, Coopeservidores Auto Mercado, Grupo Purdy Motor, Cemex, Dos Pinos, Scotiabank entre otras.

Sin embargo, la RSE no es únicamente para grandes empresas, Si bien es cierto que las empresas grandes son quienes producen mayores impactos negativos en los social y/o ambiental, las PYMES tampoco están exentas de los posibles impactos que pueden causar, lo que de igual forma pueden ejecutar planes de responsabilidad social.

En su mayoría las pequeñas y medianas empresas no poseen programas de responsabilidad social, incluso consideran que no es para ellas, por la imposibilidad de financiar grandes proyectos.

Sin embargo, un plan de RSE va más allá de la cantidad de capital con la que cuente una empresa, si bien es cierto las PYMES poseen recursos limitados, pero con pequeños actos logran marcar la diferencia.

En la ámbito de aplicación de RSE las pymes tienen ventaja ante las grandes empresas, debido a que tienen mayor contacto con la comunidad, se les permite tener mayor certeza y/o asertividad sobre cuales son las necesidad y problemas de la comunidad en la que desarrollan sus actividad. Lo anterior les permite tener una idea más claro sobre que estrategias pueden poner en marcha.

Es trascendental que las Pymes comiencen a implementar la RSE y la consideren una inversión estratégica que, a la larga, les permitirá adaptarse a este nuevo mundo de negocios globalizado.

Involucrar programas de responsabilidad social empresarial en las PYMES es una oportunidad para que exploten la moral y ética en sus negocios, con ellos pueden lograr un vínculo más estrecho con sus consumidores, trabajadores y su cadena de suministro, utilizando la RSE como una herramienta a su favor.

La aplicación de la RSE por parte de una empresa puede traer consigo numerosas ventajas como:

  1. Mejorar la reputación de la empresa por colaborar en causas benéficas.
  2. Motivación y mejores resultados de los trabajadores, consecuencia de tener trabajadores satisfechos.
  3. Reconocimiento por parte de los consumidores como una empresa responsable social, ambiental o económicamente.
  4. Diferenciación positiva de la marca.
  5. Atracción de inversionistas.

La aplicación de un plan de RSE puede ser un arma de doble filo para las empresas. A la hora de gestionarlo se debe ser objetivo y tomar en cuenta el tamaño, la actividad y el compromiso que puede ser contraído por parte de la empresa, para tener efectivos positivos que permitan optimizar las gestiones. El incumplimiento de los deberes puede dañar la imagen empresarial, colocándola en una situación de desventaja ante los competidores y una mala imagen a los consumidores.

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...