Giovanni Badilla Prendas: La tecnología en las cadenas de suministros y su implicacion social

Es entonces que el “big data” se convierte en una la herramienta trascendental para competir en un mundo donde la tecnología elimina la barrera de distancia, cada “like” o me gusta que se da en una red social, o la búsqueda de determinado producto por parte de un usuario puede ser la información que necesita una empresa para predecir sus gustos, saber cuánto tiempo se detuvo para ver la información de un artículo, por citar un ejemplo, una computadora, en donde usted busca sus características físicas, su capacidad, su velocidad, el color, tipo de procesador.

0

Giovanni Badilla Prendas, Docente Universidad Nacional.

Cada día somos más dependientes de la tecnología y sino lo cree así, pues solo basta analizar el día a día de muchas personas en el mundo. Buscamos comunicarnos a través de nuestros teléfonos, hacemos ejercicio y una aplicación nos controla los pasos, nos dice cuantas calorías quemamos o bien podemos saber las calorías de un plantillo gracias a una aplicación, de igual forma nos informamos de las últimas noticias, podemos solicitar un taxi, hacer el pedido para nuestra alacena, ver que nos espera con el clima para las próximas horas, nuestra agenda de trabajo, ver noticias de nuestros amigos, en fin un sinnúmero de actividades de nuestros quehacer diario en el cual cada vez nos hacemos dependientes y las nuevas generaciones ya ven la tecnología como algo natural.

En este artículo  enlazamos tres ideas. La primera es tecnología que el párrafo anterior se mostró como ésta es parte de nuestro vivir, la otra idea es la cadena de distribución que es generada a través de la demanda de artefactos tecnológicos por parte de los países de occidente y por último la implicación social en nuestro mundo hoy en día.

Los que lean este artículo estarán de acuerdo conmigo que la dependencia y las ansias de mejorar cada día la tecnología que tenemos hoy es algo propio de cualquier tema de conversación entre amigos y familiares. Si no sabes algo pues buscamos un tutorial, o bien consultamos a un amigo como puedo utilizar tal aplicación o si existe una forma más fácil de hacer lo que quiero con esta aplicación o bien salió al mercado una nueva aplicación. Lo que está claro es que cada vez somos más dependientes de la tecnología y esta llegó para quedarse.

Esta dependencia se agudizó a un más luego del confinamiento por la pandemia del “Covid-19”, en donde el mundo experimentó que la mejor alternativa para quedarse en casa era el uso de la tecnología, lo cual implicó una demanda de aparatos tecnológicos, servicios en la nube, redes privadas virtuales, software de escritorio, audífonos, cámaras web, plataformas para video llamadas entre otras muchos más artículos y servicios tecnológicos. De acuerdo con el diario El Mundo de España en su versión digital en tal solo las primeras semanas de iniciada la pandemia se incrementó un aumento sostenido de redes y equipos tecnológicos de un 25%, lo cual fue un comportamiento muy similar en todo el mundo en los primeros meses del 2020 y esta demanda continuará ya que en la actualidad trabajamos desde la casa y demandamos un mayor tráfico de datos.

De acuerdo con Foro Económico Mundial en los últimos meses gracias a la emergencia generada por el COVID-19 existen diez tendencias generadas por esta pandemia, la primera de ellas son las compras por internet en donde se busca establecer un sistema logístico solido en donde grandez compañías entregan productos mediante el uso de robots, buscando así el mínimo contacto humano, esta práctica se ha popularizado en China en los últimos meses. Los pagos en línea y el uso de los pagos sin contacto en los locales comerciales, buscando con ello reducir la transmisión del virus.  El trabajo remoto se ha popularizado, lo que años atrás se vía como una alternativa que era poco aceptada en las compañías, si bien es cierto no todos los trabajos se pueden desarrollar en esta vía. De acuerdo con la Oficina de Trabajo de los Estados Unidos entre el 2017 y 2018 el 25% los trabajadores realizaban de forma ocasional sus labores vía remota. Hoy por hoy es fundamental en los tiempos de pandemia, de igual forma muy de la mano es la formación virtual, ya que de acuerdo con el Foro Económico Mundial en los 2020 191 países anunciaron el cierre de escuelas, colegios y universidades transformando la presencialidad a la formación virtual o clases en línea.

De igual forma la visita al doctor se fue convirtiendo en una visita virtual donde los denominados “CHATBOTS”, que es ni más ni menos que aplicaciones que miden presión arterial, niveles de glucosa, entre otros, y permite analizar de forma remota el estado del paciente de forma instantánea durante la consulta médica. Esta forma de acceder al entrenamiento por medio de plataformas virtuales, ver conciertos de música, o bien poder hacer ejercicio físico con su entrenador personal de manera remota es algo habitual en estos días gracias a la tecnología.

Como vemos la tecnología se ha convertido en nuestro aliado y, como muchos expertos argumentan, llegó para quedarse. Con la serie de ejemplos que se indicaron con anterioridad podemos decir que la tecnología es un punto positivo en nuestras vidas y sin su ayuda el incremento de los contagios estaría creciendo de forma abismal, así como las muertes por contagio del virus SRAS-CoV-2 el responsable del Covid – 19. Pero no todo es positivo. La auto dependencia de la tecnología, de acuerdo con la Universidad Internacional de Valencia, de España, del 9 de enero del 2017, los problemas psicológicos y nuevas tecnologías ayudan en nuestra vida enormemente, pero a nivel psicológico han generado problemas que en muchas ocasiones generan adiciones y fobias, desde sentirse angustiado o llegar a sentir miedo al dejar el teléfono celular olvidado y salir de casa, hasta adicción a jugar video juegos sin descanso.

Como sabemos la tecnología está y llegó para quedarse, el uso que le demos va a depender de cada uno y la forma de manejar su información, la forma de manipular los datos que compartimos es parte esencial de esta nueva normalidad tecnológica.

El término  “Cadena de Suministros”, es una definición simple, es el proceso que involucra la búsqueda de las materias primas necesarias para la confección o producción de algún producto de consumo por la población. A manera de un ejemplo simple veamos los que tenemos en la mesa para la cena, por lo general que no lo producimos nosotros mismos, una familia que vive en la cuidad, que lo compra en un supermercado.

Así, el arroz de la cena, por solo mencionar a un producto, fue comprado en un supermercado en una bolsa de un peso determinado. El supermercado recibió ese arroz de una fábrica de producción donde se seleccionó el arroz y se empacó en diferentes presentaciones. A su vez la fábrica recibió el producto en sacos de las zonas productoras, estas zonas productoras recolectan el arroz que sembraron y separan el arroz de acuerdo con el porcentaje de grano entero. Para obtener esa cosecha de arroz se debió preparar la tierra, conseguir las semillas a un proveedor.

De esta manera simple se ve el enlace o eslabón que conforma una cadena de suministros, donde  intervienen muchos actores para poder ofrecer un producto a un mercado en específico. Cada uno de estos actores necesita a su vez proveedores lo que generaría otras “pequeñas cadenas de suministros”, del mismo modo cada actor necesita información para poder desarrollar de manera efectiva y eficiente su trabajo dentro la cadena de suministros.

Es de gran importancia la información para el desarrollo de cualquier actividad, pero en una cadena de suministros predecir el consumo de su producto es lo primordial para poder garantizar los ingresos en el futuro. Es por esto por lo que la información debe ser lo más acertada posible y con ello se puedan hacer las previsiones posibles de las necesidades básicas de cada actor dentro la cadena de suministros, en un mundo digitalizado donde los mercados electrónicos o las denominadas tiendas en línea son un manejo constante de información sobre las necesidades de los clientes y hábitos de consumo.

Esta necesidad de información y su confiabilidad es lo que genera un enlace entre la tecnología para la obtención de la información necesaria, si bien es cierto existen muchos modelos matemáticos para la predicción de la conducta humana y su forma de actuar. La mercadotécnica ha utilizado por muchos años las encuestas para determinar el consumo de los consumidores de determinado producto o bien para predecir el consumo de un nuevo producto.

La era digital ha venido cambiando la forma de cómo se obtiene esta información. La frase “el conocimiento es poder” nos hace ver que entre más conocimiento sobre algún tema se adquiera mayor poder se tendrá. Esta frase se ha dado autoría a varios personajes desde Aristóteles (384-322 A.C.) hasta Francis Bacon (1561-1626), siendo este último al que mayor autoría se la dado. Entonces, para obtener conocimiento la información es fundamental, y la fuente donde provenga esa información como su veracidad es básica para poder acuñar ese poder que el conocimiento nos puede generar.

Precisamente este poder es al que aspiran las grandes corporaciones, en donde la obtención de información es esencial para la obtención de ese anhelado conocimiento que les permita ser los líderes o dueños absolutos de su mercado, marcando la diferencia ante su competencia y de ser posible eliminar la competencia existente.

Entre las grandes corporaciones analizaremos el comportamiento de una en especial que en los últimos años no ha parado de crecer alrededor del mundo como lo es AMAZON, donde las políticas y su estrategia al mando del magnate Jeff Bezos se fundamenta precisamente en la obtención de la información con lo cual se busca ser el líder a nivel mundial.

El conocimiento a través de la información con la ayuda de la tecnología, según el reportaje realizado por la cadena de noticias alemana Deutsche Welle, en su reportaje “Amazon, Jeff Bezos y la colección de datos” en mayo del 2019. Nos da una visión de cómo la información en un mundo tecnológico es el conocimiento que al final da poder a un imperio que va en expansión cada día.

Es aquí donde la tecnología se vuelve el aliado para las corporaciones como AMAZON,   donde la información es lo que se persigue más allá de una venta, para garantizar las compras futuras y no solamente las de un cliente sino la de muchos clientes con gustos similares. La obtención de esta información se basa en capturar cada detalle de la interacción de cada visitante de la página de AMAZON.

Esta captura de interacción de cada visitante es gracias al denominado “Big Data”, que de acuerdo con el glosario de tecnología Gartner,  es “como los datos que contienen una mayor variedad y que se presentan en volúmenes crecientes y una velocidad superior”. Estos tres términos variedad, volumen y velocidad son la base del manejo de los datos, según el glosario de Gartner. El volumen se refiere a la cantidad de información que se ejecuta en una red,  la velocidad es   el ritmo con que ingresan los datos en la red y por último, y no menos importante, la variedad de datos que ingresan a la red.

El “big data” no es en realidad un término nuevo, según se indica en el glosario de tecnología indicado con anterioridad. Esta técnica de acumular información para poder ser analizada inició en los años 1960 y 1970 cuando el mundo de la computación inició, con equipos  muy incipientes para poder operar la información. Para el año 2005, el “big data” se vuelve importante y su factibilidad de uso se vuelve realidad con los nuevos equipos con una velocidad y una capacidad de almacenamiento inimaginable en los inicios de la computación.

Para el 2005, las redes sociales entre ellas Facebook, twitter, YouTube generaban mucha información la cual demandaba un adecuado tratamiento de ella, a medida que los usuarios de las redes sociales crecieron de forma exponencial de igual manera la información. Además de las redes sociales está el mercado electrónico, banca en línea entre otros, donde la información es de gran importancia.

Es entonces que el “big data” se convierte en una la herramienta trascendental para competir en un mundo donde la tecnología elimina la barrera de distancia, cada “like” o me gusta que se da en una red social, o la búsqueda de determinado producto por parte de un usuario puede ser la información que necesita una empresa para predecir sus gustos, saber cuánto tiempo se detuvo para ver la información de un artículo, por citar un ejemplo, una computadora, en donde usted busca sus características físicas, su capacidad, su velocidad, el color, tipo de procesador. Esta información va a permitir que usted como usuario reciba información de productos similares, así como accesorios que pueda necesitar, una vez que usted adquiera el producto el sistema inicia un conteo de la vida útil del producto, para sugerir un nuevo producto similar al adquirido, pero con mejores cualidades.

Este ejemplo se repite millones de veces cada día y esto es parte de lo que hace AMAZON, miles de veces por segundo, con millones de usuarios en todo el mundo, con todas las líneas de productos desde alimentos, vestidos, zapatos, equipos deportivos, entre muchos productos más. No solo es que cada usuario es un mar de información sino de forma fácil cada usuario entrega su información la cual es medida, analizada para realizar una predicción de gustos y necesidades, todo esto se logra en segundos.

Cada día la tecnología nos hace más fácil nuestro día a día o al menos eso es lo que nos dicen, pero en realidad lo que cada persona hace es alimentar de información de empresas que quieren conocer nuestros gustos para generar su negocio. Un ejemplo de esto es cuando queremos salir a un restaurante a comer, pero no sabemos qué comer y dónde, lo más fácil es buscar restaurantes por medio de la plataforma Google o bien buscar su página en Facebook con esto vemos comentarios del restaurante realizado por otras personas para generar criterio sobre el restaurante. Una vez que escogemos el restaurante usamos una plataforma para buscar el servicio de taxi, en donde queda registrado nuestro recorrido, con ello conectamos nuestra cuenta de banco con la aplicación, recibimos un recibo de pago a nuestro correo electrónico. Todo esto con un aparato electrónico denominado teléfono inteligente, el cual en todo momento esta indicando mi ubicación geográfica.

Día a día la tecnología esta en nuestras vidas y cada vez nos hacemos más dependientes de ella, cada vez damos nuestra información de forma fácil y sin pensarlo, cada día somos bombardeados con información, la cual ha sido filtrada según nuestro interés basada en la información que previamente hemos dotado a estas compañías. Esto en el fondo tiene una connotación económica de gran valía, de acuerdo con la economista norteamericana Shoshana Zuboff profesora de la Universidad de Harvard lo que estas corporaciones realizan es un concepto que ella denomina como la “economía de vigilancia”.

El concepto de economía de vigilancia es rastrear a cada persona para que de forma fácil su información se pueda analizar, pronosticar los artículos a consumir, con ello tomar decisiones para el desarrollo de nuevos artículos o bien para la compra de insumos con que se van a confeccionar los artículos que se quieren, así como el desarrollo de campañas publicitarias direccionadas al público que realmente está interesado en determinado artículo.

Esta economía de vigilancia tiene  aristas muy marcadas, una de ellas, para las corporaciones es información muy acertada, de un bajo costo.

La implicación social de la tecnología  es ver como la dependencia tecnológica a los aparatos, servicios, aplicaciones, redes sociales nos vuelven cada vez más que dependientes en  una rica fuente de información para las grandes empresas para promocionar sus productos y servicios.

Es decir, cada día esta dependencia tecnológica esta generando una brecha digital entre ricos y pobres, condenando cada día a personas a ser pobres por su rezago tecnológico, a generar lo que muchos investigadores hablan de los nuevos analfabetos o bien los denominados analfabetas digitales. De acuerdo a la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), los analfabetas digitales no  son los que no pueden utilizar un aparato digital, sino los que no pueden comprender y aplicar el uso de una tecnología para mejorar su vida y   ser más productivos y eficientes en un determinado campo.

De acuerdo al estudio realizado por el Centro Latinoamericano para el Desarrollo de la Competitividad (CLADS), del INCAE Business School, publicado el 29 de setiembre del 2017, Costa Rica ocupa el puesto 69 de 128 países estudiados en cuanto al progreso social y, en cuanto al uso de internet, ocupa el puesto 50. Además, indica este análisis que los mercados tradicionales se están inventado gracias a la tecnología, lo que genera que los trabajadores tengan destrezas tecnológicas, las cuales son fundamentales para el desarrollo laboral.

Según el Foro Económico Mundial, el 65% de los niños que actualmente ingresan a primaria terminaran trabajando en empleos que aún no se han inventado. Además, la inteligencia artificial ha estado afectando los puestos de trabajo en los países industrializados desde el uso de robots en la fabricas y, recientemente, en Japón los computadores inteligentes remplazan analistas de seguros gracias al uso de algoritmos que permiten de forma rápida capturar, analizar y dar una respuesta fiable entre un mar de datos.

De acuerdo con INCAE Business School, el 50% de los jóvenes están aislados del desarrollo tecnológico, lo que va a generar un desplazamiento de los posibles empleos por el uso de la tecnología generando procesos de automatización. De acuerdo con el Banco Mundial, el 40% de los empleos pueden ser automatizados gracias a la tecnología.

Vinculando la tecnología en nuestras vidas, vemos como somos unos simples usuarios de ella, cada día su dependencia nos obliga a actualizarnos y esta tecnología va a ser parte fundamental en nuestro desarrollo profesional y por ende en el desarrollo económico de nuestra sociedad.

La realidad actual nos obliga al desarrollo de habilidades digitales en la población, a establecer las reglas de juego con las grandes corporaciones, con el uso de nuestra información, así como el establecimiento de una estructura legal en cuanto al uso de la tecnología.

La tecnología así puede comprometer los fundamentos de la sociedad actual en cuanto al trabajo, la comunidad, familia y las relaciones interpersonales. De igual manera incrementa una nueva forma de crecer y ser un modelo social más justo.

 

Anexos

https://www.tuenti.es/blog/coltan-moviles/

https://www.elmundo.es/tecnologia/2020/03/15/5e6e1c3afc6c83894d8b4757.html

https://www.cnbc.com/2020/03/18/coronavirus-how-the-crisis-can-lead-to-telemedicine-adoption.html

https://www.universidadviu.com/es/actualidad/nuestros-expertos/problemas-psicologicos-y-nuevas-tecnologias

https://es.semrush.com/blog/alfabetizacion-digital-que-es/

https://mba.americaeconomia.com/articulos/notas/estudio-de-incae-revela-rezago-tecnologico-en-america-latina

https://www.youtube.com/watch?v=UzGemfwaTT8

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box