Gloria Bejarano: La vacuna contra el Covid 19, una esperanza para la humanidad

0

Gloria Bejarano Almada.

En medio de una crisis de salud de dimensión global, la humanidad está en espera de la distribución de una vacuna que nos de esperanza y nos permita volver a la normalidad.  Son varias los laboratorios que han mostrado confianza en la efectividad de las vacunas y prometen empezar su distribución a finales de este mes. Muchos países ya han negociado la compra de millones de dosis para proteger a la población y están en espera de ella, entre ellos Costa Rica.
Ese es el primer paso, vendrá luego la distribución a los centros médicos y por supuesto la decisión de quienes serán los primeros en ser inmunizados.  Estas disposiciones son responsabilidad de las autoridades locales y desde ya es necesaria la planificación que permita llevar las dosis a todos los rincones del país, pero corresponderá a los ciudadanos proceder a su vacunación.
En algunos países se ha levantado una campaña en contra de las vacunas desde hace muchos años y en esta oportunidad las teorías de conspiración no podían faltar, se habla desde mutaciones hasta la posibilidad que serán inoculados “chips”, proporcionados por extraterrestres, para controlar a la humanidad.  No es la primera vez que surgen grupos anti vacunas que se niegan a recurrir a este procedimiento para evitar el contagio de enfermedades como polio o viruela que durante siglos minaron la población mundial matando a millones de seres humanos.
 En Costa Rica contamos con una población educada que ha podido valorar la importancia de la vacunación en la erradicación de enfermedades infecto contagiosas que acabaron con la vida de muchos costarricenses antes que se emprendieran las campañas de vacunación, pero sería importante que se instruya a la población sobre el tema y evitar con ello desinformación e intranquilidad.
La erradicación de estas enfermedades es una aspiración a nivel mundial por parte de los organismos de salud y para ello se necesita lograr un esfuerzo coordinado de todas las naciones.  La viruela, por ejemplo, ha sido la única enfermedad que ha sido eliminada en todo el mundo; en 1980, después de décadas de intentos la humanidad se libró de una enfermedad que alguna vez mató al 35% de sus víctimas y dejó a millones de personas ciegas o con cicatrices.
La erradicación de esta terrible enfermedad fue posible gracias a que se logró un control focalizado en combinación con una rápida identificación de nuevos contagios alrededor del paciente 1, se procedía entonces a una vacunación en “anillo” que implicaba vacunar a toda persona que pudiera haber estado en contacto con el paciente. De esta forma se cortaba el contagio y se aislaba la enfermedad.
La vacuna no es mágica, demanda cooperación de toda la población y de todos los países para que esta pueda lograr su propósito: cortar el contagio y eliminar la enfermedad en forma definitiva.  Ahora bien, cuando se politiza un tema por encima de la recomendación de los científicos, cuando el fanatismo impide ver la realidad y se pone más confianza en las teorías de conspiración que en la ciencia las personas siguen muriendo y la enfermedad sigue representando una amenaza para todos.
La vacuna contra el Covid19, comenzará a ser distribuida en Inglaterra en los próximos días, posiblemente muchos otros países podremos contar con ella a más tardar en enero, pero dependerá de la cooperación y la disposición de los ciudadanos para que podamos llevar a cabo un proceso responsable y ordenado que nos permita la inmunización de la mayor parte de la población y así cortar la trasmisión del virus a nivel mundial.
Mientras esto sucede en nuestro país, es importante que la población siga cumpliendo con las medidas sanitarias que se han implementado: el uso de mascarillas, el distanciamiento social y el lavado de manos, pues el virus sigue circulando, nadie está exento de adquirirlo y menos aún de transmitirlo a terceros.
El reto que tenemos por delante es enorme, mantenernos dentro nuestras burbujas en plena celebración de la Navidad. ¡No va a ser fácil!  Estamos exhaustos y desesperados por abrazar a nuestros seres queridos, pero debemos hacer un último esfuerzo para protegernos y proteger aquellos a los que amamos, un sacrificio más para evitar la saturación de los hospitales y el descalabro de nuestra economía.  Mantenernos dentro de nuestras burbujas, además de ser responsable, es una forma de mostrar respeto y agradecimiento al personal de salud que, durante estos meses de pandemia, no se han dado por vencidos y siguen luchando

 

En Diario Extra


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box