Gonzalo Rodríguez: El COVID-19 en USA golpea nuestra economía

Las consecuencias del covid-19 en la economia de estados unidos, asestara un duro golpe a la economia costarricense

0
Gonzalo Rodríguez Mejías, Economísta,

Adicionalmente a los embates económicos que sufre cada país, en su desempeño doméstico, como consecuencia de la emergencia sanitaria, debe tenerse muy en cuenta las repercusiones atinentes al comercio internacional. En esta perspectiva, es importante determinar, con qué países se tiene el mayor flujo de intercambio de comercio internacional.

Cifras al 06/04/2020 en https://www.covidvisualizer.com/

En este momento, el curso que ha tomado la propagación del virus en los Estados Unidos, al punto que ha superado la cantidad de infectados de China, -se habla de más de 320 mil (en ascenso) afectados– que, aunque mantiene una relativamente baja tasa de mortalidad -a este momento 9.130 muertes–, el ambiente se ha cargado de una gran incertidumbre, sobre el tiempo que durará la emergencia y sobre la capacidad de los sistemas de salud para enfrentar la misma, así como la capacidad de las autoridades económicas para, en primera instancia determinar con mediano éxito las consecuencias económicas de la emergencia y poder desarrollar planes de contención y recuperación.

Se sabe que inicialmente, el gobierno norteamericano ha destinado un plan de ayuda económica que se aproxima al 30% del PIB, entre el paquete de ayudas y la inyección de liquidez a la economía.

Algunos economistas, estiman un crecimiento económico para los Estados Unidos en 2020 de 0.3%.  Otras estimaciones son menos optimistas y hablan de 0% y hasta de un -0.7%. También se ha hablado de la esperanza de que la economía tenga un comportamiento en forma de V, luego de la salida de la emergencia, es decir se espera una caída importante en el segundo trimestre del año y una recuperación rápida, para lo que resta del 2020. Según expertos, los principales efectos negativos sobre la economía norteamericana, provienen de la presencia del coronavirus y la caída de la industria aérea de Boeing.

Muestro a continuación algunos datos de comercio internacional de nuestro país, para luego intentar, hacer un análisis de lo que podemos esperar.

Es relevante indicar, que las principales importaciones de nuestro país, provienen de los Estados Unidos, China, México Guatemala y Japón e históricamente, el porcentaje de exportaciones y el de importaciones, hacia y de los Estados Unidos, han sido muy similares, como fracciones del comercio total de Costa Rica. Tal y como lo observamos, en el cuadro inmediatamente anterior, nuestro comercio con la potencia del norte, es tan significativo que, cualquier disturbio, distorsión o choque externo, repercute muy negativamente en la economía nacional.

Los principales productos de importación de Costa Rica, son por su importancia porcentual del total: maquinaria eléctrica, vehículos y maquinaria industrial.

Teniendo como base la información de datos anteriores, podemos afirmar que el sector externo de nuestra economía se verá, fuerte y negativamente afectado por lo que ocurra en la economía los Estados Unidos.

Se debe partir de la premisa, de que se enfrentará un doble efecto. El primero corresponde al problema general que enfrentan cada una de las economías del mundo, en sus actividades productivas y el segundo, corresponde a la posibilidad de que se pueda mantener el nivel de comercio entre ellos. Es decir, no se trata de un asunto de orden unilateral, sino más bien, que deben mantenerse ciertas condiciones bilaterales o multilaterales.

Así las cosas, un país determinado puede tener la posibilidad de seguir produciendo sus principales productos de exportación, no obstante, aún queda la condición de que haya otro país que constituya demanda de su producto.

Partiendo de las premisas anteriores, se podría predecir, por el lado de las exportaciones de nuestro país, que el sector agrícola, sería el sector más perjudicado, debido a que nuestras exportaciones agrícolas se concentran en los llamados “postres”, –banano, piña y café–, lo cual sería, lo más prudente sustituir en momentos de crisis. Le seguirá el sector pecuario y pesca, talvez con una afectación menor. No obstante, ya vemos el ejemplo de algunos productores de leche en la zona de Upala, que, si bien es destinada al mercado interno, ya muestran las insuficiencias en la demanda.   En tanto que el sector industrial, mantendría sus posibilidades de operación casi normal, principalmente en lo que respecta a la producción y exportación de dispositivos médicos, llantas y cables eléctricos. Uno esperaría, que la oferta por importaciones para nuestro país no sufra cambios importantes, no obstante, el problema estaría en que constituyamos demanda por importaciones, dado que nuestros sectores productivos se verán fuertemente contraídos, ya sea que su producción se destine a la demanda doméstica o a la demanda externa.

Si bien podemos esperar que tanto exportaciones, como importaciones disminuyan en el corto plazo, las segundas siempre mantendrán superioridad en cantidad, con respecto a las primeras, con el agravante, de que la gran contracción de los ingresos por turismo, ayudará a engrandecer el déficit de cuenta corriente de balanza de pagos.  Aun suponiendo, que en el corto plazo no se presentaran abruptos cambios en la cuenta de capital y financiera, la consecuencia inmediata, sería una devaluación del tipo de cambio.

Como conclusión, tenemos que tanto nuestras exportaciones, como importaciones, hacia y desde los Estados Unidos constituyen en promedio, un 40% de las primeras y 41% de las segundas. No hace falta profundizar demasiado en la dependencia que tenemos de las condiciones de la economía estadounidense. Así las cosas, la incertidumbre sobre el rumbo que tome la economía norteamericana, como consecuencia de la pandemia, no se aparta un ápice de la incertidumbre del rumbo y suerte de nuestro comercio exterior.

Si le interesa recibir información diariamente:

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...