Gonzalo Rodríguez: ¿Está Costa Rica llevando el pulso tanto a la situación económica interna como externa, con el fin de diseñar políticas de mitigación de impactos?

Según datos de este estudio de la CEPAL, Costa Rica apenas ha destinado el 0.8% del PIB a la atención de la emergencia. Al mismo tiempo indica que nuestro país no ha implementado ruta alguna de reactivación económica, como si lo han hecho por ejemplo Chile, Perú y Paraguay. Es relevante por ejemplo resaltar que, El Salvador ha destinado el 11.1% del PIB a la atención de la emergencia.

0
Gonzalo Rodríguez Mejías, Economísta,

Esta es una interrogante de la mayor relevancia, que deben plantearse las autoridades de gobierno y la ciudadanía en general, porque en ello va la sobrevivencia de los costarricenses.

Después de casi siete meses de la aparición de la pandemia en el mundo, creo que debe haber suficiente información, datos, hallazgos y evidencias, todo de orden científico, como para sugerir una ruta particular para nuestro país, que indique un plan medianamente diseñado para enfrentar las consecuencias de la emergencia sanitaria en sus dimensiones más apremiantes, desde el punto de vista social y económico y plazos determinados.

La CEPAL en su último informe titulado: “Enfrentar los efectos cada vez mayores del COVID-19 para una reactivación con igualdad: Nuevas proyecciones” actualiza, con no muy halagadoras noticias, indicadores proyectados de crecimiento económico, pobreza general. pobreza extrema, desempleo, etc. en varias regiones del mundo, por supuesto incluyendo la América Latina.

Cuadro 1
REGIONES Y PAISES SELECCIONADOS: TASA DE CRECIMIENTO DEL PIB, 2018, 2019
Y PROYECCIONES PARA EL 2020
REGIONESAÑOS
201820192020
Mundo3,102,40-5,20
Economías Desarrolladas2,301,30-7,00
Estados Unidos2,902,30-6,50
Japón0,800,70-6,10
Reino Unido1,401,40-8,50
Zona del Euro1,901,50-8,70
Economías Emergentes y en Desarrollo4,503,50-1,60
Asia Oriental y Pacífico6,305,900,50
China6,606,101,00
India6,804,10-3,20
Economías Emergentes de Europa3,103,40-3,30
Oriente Medio y Norte de África0,90-0,20-4,20
África Subsahariana3,202,20-3,20

El cuadro 1, con sus datos sobre tasas de crecimiento económico en las diferentes regiones del mundo, es bastante revelador sobre lo que nos espera.

¿Qué es lo primero que nos está diciendo este cuadro? Que la sobrevivencia de países como el nuestro, está muy lejos de depender del comercio internacional, por lo menos en el corto y mediano plazo. Nuestras exportaciones e importaciones están casi concentradas en su totalidad en nuestras relaciones comerciales con los Estados Unidos y los países de la Zona Euro. El primero tendrá un crecimiento de -6.5% y la Zona Euro, un crecimiento de -8.5%. Está de más decir que estos países, volcarán todos sus esfuerzos por ordenar internamente, sus economías e inevitablemente, será también la ruta de economías, sumamente abiertas como la costarricense.

Según datos de este estudio de la CEPAL, Costa Rica apenas ha destinado el 0.8% del PIB a la atención de la emergencia. Al mismo tiempo indica que nuestro país no ha implementado ruta alguna de reactivación económica, como si lo han hecho por ejemplo Chile, Perú y Paraguay. Es relevante por ejemplo resaltar que, El Salvador ha destinado el 11.1% del PIB a la atención de la emergencia.

Es el momento entonces de que nuestras autoridades de gobierno diseñen una ruta de desarrollo económico, encaminada a asegurar la alimentación de los ciudadanos, reforzando los procesos productivos agrícolas y agroindustriales, con preeminencia para el consumo interno. Los medianos y pequeños agricultores, así como los pescadores, hace tiempo claman por políticas de apoyo. Que momento más propicio que este para poner atención a sus demandas insatisfechas.

Lamentablemente ésta ni otra ruta perece estar en la agenda del gobierno de Costa Rica, cuyo enfoque, está en iniciativas que, si bien son necesarias para país, deben ceder su espacio de prioridad a lo más apremiante. Dentro de estas iniciativas, se encuentra el famoso tren metropolitano, que ha amenazado con devenir en obsesión y manías neuróticas.

Otra de las variables que actualiza el informe de la CEPAL es el explosivo aumento de la pobreza extrema y la pobreza, que para nuestro país se toma como línea base los índices del 2019: 3.4% y 16.5% respectivamente, con sus proyecciones para el 2020 de 5.1% y 20.5%. Aquí es importante hacer una aclaración, que más bien constituye un cuestionamiento a la veracidad de la información suministrada a organizaciones internacionales, en este caso, a la CEPAL.

En Julio del 2019 el INEC publica los índices de pobreza y pobreza extrema del país como resultado del estudio hecho en junio del 2019. En ese informe que cualquier ciudadano puede consultar en la internet, el INEC publica el índice de pobreza extrema, que es un 5.8%. Mi pregunta es: Que cosa extraordinaria sucedió entre julio del 2019 y diciembre del mismo año, para que la pobreza extrema pasara de 5.8% a 3.4%? Se supone que las autoridades de gobierno brindan esta información a la CEPAL. ¿Por qué se suministraron datos falsos a dicha organización? Esto nos avisa que el posible índice de pobreza extrema en Costa Rica proyectado para el 2020 sobrepasaría el 6%.

La otra variable preocupante, a nivel particular de Costa Rica es el aumento galopante del desempleo que ya llegó al 21% de la población económicamente activa. Se habla de 468.000 costarricenses que buscan trabajo y no lo encuentran. Todavía resta por añadir el subempleo.

Lo que uno no termina de entender es a qué se debe este desgano y desinterés del gobierno de escuchar el clamor de muchos grupos sociales, económicos y políticos que han manifestado estar dispuestos a sentarse a dialogar, a negociar y proponer una salida al laberinto en que nos encontramos.

Todo pareciera, como si se estuviera gestando una conspiración o venganza en contra de nuestro país, lo cual suena a todas luces absurdo, toda vez que proviene de los mismos gobernantes de Costa Rica.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...