Gonzalo Rodríguez: Impacto de la Deuda Pública en el crecimiento de la producción

En otras palabras, partiendo de la conclusión de la investigadora de hacienda, en el sentido de que hace años nuestro país no realiza gasto de capital de cuantiosa importancia, materializado en un pírrico multiplicador de gasto sobre la demanda agregada, es de esperar que igualmente el crecimiento del nivel de deuda, no ha tenido un impacto importante en el crecimiento por razones obvias; los fondos de deuda no se han destinado al fortalecimiento económico, mediante su uso en gasto de calidad, sino más bien para gasto improductivo.

0
Gonzalo Rodríguez Mejías, Economísta,

En los últimos años a partir del comienzo del siglo XXI, se han venido dando discusiones y debates, sobre el impacto de la deuda, en el crecimiento económico de los países. Esto principalmente porque la mayoría de las economías del mundo han incurrido en altos y recurrentes niveles de endeudamiento, para hacer frente a sus necesidades fiscales y económicas.

Al respecto se han hecho, investigaciones económicas -en realidad muy pocas- que sugieren que se da una correlación positiva, no lineal entre el crecimiento del nivel de deuda y el crecimiento económico, medido por el PIB; pero que dicha relación positiva se sostiene hasta un límite o punto de inflexión, del cual más allá del mismo, dicha relación se vuelve negativa en términos de los aportes marginales del nivel de deuda al crecimiento económico.

Teóricamente, los estudios concuerdan en que la relación entre estas dos variables, se asemeja a una Curva de Laffer o lo que, comúnmente se conoce como una U invertida. En otras palabras, al inicio con niveles bajos de deuda, y su consecuente crecimiento, se muestra una relación positiva, llega un momento en que los aportes marginales de la deuda al crecimiento, aun cuando sean positivos, decrecen, hasta alcanzar un umbral, más allá del cual la relación se vuelve negativa.

Las razones y explicaciones que dan la mayoría de los investigadores, sobre este comportamiento, apuntan hacia, principalmente dos argumentos: 1) Cuando los niveles de endeudamiento comienzan a crecer, aumenta también la desconfianza de los agentes económicos, mercados financieros y de capitales sobre, el cada vez mayor servicio de la deuda, que deben enfrentar las economías y sus posibilidades reales de pago. 2) Estos resultados, dependen, no tanto de la cantidad de factores económicos que se adhieren a la economía, sino más bien de la productividad de los mismos. O sea que, si los fondos de deuda se utilizan para gasto improductivo o de mala calidad, su aporte a la producción, termina por no tener efecto alguno.

Por supuesto los resultados y datos de estos estudios, son en términos promedios, que abarcan una muestra de países, que, dependiendo de los puntos arriba mencionados, así la curva de U invertida de cada uno de ellos, mostraría diferentes pendientes y diferentes umbrales en la relación deuda-crecimiento

Uno de los principales estudios, fue realizado por los investigadores del FMI, Pattillo, Poisson y Ricci en el 2002. La muestra utilizada por estos investigadores, incluyó a 93 países en desarrollo -incluido Costa Rica-, utilizando datos en un periodo de tiempo que va desde 1969 a 1998.

Algunos expertos aseguran que este es el mejor estudio que se ha hecho por su metodología y tamaño de muestra y tiempo de recolección de datos. No obstante, se dice que no tuvo resonancia en los ámbitos políticos y económicos, quizá por haberse hecho en momentos en que la economía mundial se mostraba relativamente robusta. Ya luego, después de la crisis financiera 2007-2008, ha vuelto a ser reconsiderado.

Los resultados arrojados por este estudio determinan que el umbral de la relación entre estas variables se encuentra en un promedio anual entre 160 y 170 por ciento en la relación deuda/exportaciones y entre 35 y 40 por ciento en la relación deuda/PIB.

Es importante destacar que México es uno de los países que se ha dado a la tarea de hacer investigación en esta materia y lo está haciendo inclusive a nivel de los estados de la federación.

En nuestro país, en el ámbito académico, no se menciona sobre este asunto, o por lo menos de algún estudio de esta relación, no obstante, quiero intentar una reflexión relacionando este estudio de los investigadores del FMI, con un estudio hecho en el Ministerio de Hacienda por la economista Gisella Valverde Obando, titulado: Costa Rica, Efectos de la política fiscal en la actividad económica.

En este estudio la investigadora analiza el impacto que pueden tener un shock del gasto público y un shock impositivo en la actividad económica. Lo hace mediante la determinación de multiplicadores del gasto o elasticidades. Es decir, determinar en cuanto cambia la actividad económica ante un aumento en el gasto del gobierno y en cuanto cambia la actividad económica ante cambios en las tasas impositivas.

El estudio se hace con datos del periodo 2006-2017. El resultado arroja que estos multiplicadores, se corresponden con lo que describe la teoría macroeconómica, pero resultan demasiado bajos para el caso de nuestro país.

¿Que concluye la investigadora? Transcribo literalmente algunas de las conclusiones:

´´ En nuestro caso la magnitud de los multiplicadores es relativamente pequeña, debido en primera instancia a que Costa Rica tiene una carga tributaria relativamente baja y a que el porcentaje que se destina a inversión pública también es reducido en comparación al gasto total del presupuesto y alto nivel de deuda pública´´

´´Al contrastar los resultados de este estudio con los de Blanchard y Perotti (1999), se encuentran similitudes en cuanto a los efectos positivos de un shock de gasto fiscal sobre el PIB y de efectos negativos en el PIB ante shock de impuestos. Lo que difieren son las magnitudes, toda vez que nuestra economía es de un país no desarrollado y no como los estudiados por Perotti (2002) que pertenecen a la OECD, Canadá o Estados Unidos´´.

´´El multiplicador esperado es consistente con la política fiscal procíclica que ha experimentado Costa Rica durante el periodo de estudio, motivado por los déficits recurrentes y el crecimiento de la deuda soberana, que imposibilitan expandir el gasto en recesiones –política fiscal anticíclica-, para impulsar impacto positivo y significativo sobre el nivel de actividad´´

La relación que intento hacer con lo expuesto al inicio de este artículo, con el estudio de economista de hacienda se materializa, directamente con lo escrito por la investigadora en la segunda parte del párrafo de la conclusión primera.

Desde hace varios años, nuestra política económica ha estado inclinada, casi exclusivamente hacia la política monetaria, que ha demostrado ser ineficiente para la dinamización de las variables reales.

En este sentido, uno podría atreverse a asegurar que nuestra curva de Laffer, en relación con el nivel de deuda y el crecimiento económico alcanzó el umbral, hace bastante tiempo y con niveles de deuda/PIB relativamente bajos.

En otras palabras, partiendo de la conclusión de la investigadora de hacienda, en el sentido de que hace años nuestro país no realiza gasto de capital de cuantiosa importancia, materializado en un pírrico multiplicador de gasto sobre la demanda agregada, es de esperar que igualmente el crecimiento del nivel de deuda, no ha tenido un impacto importante en el crecimiento por razones obvias; los fondos de deuda no se han destinado al fortalecimiento económico, mediante su uso en gasto de calidad, sino más bien para gasto improductivo.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...