Gonzalo Rodríguez: La aparición de la pandemia ha despertado una serie de fantasmas que creíamos haber desechado hace mucho tiempo

Debo indicar que este gobierno ha demostrado que no estaba preparado, para enfrentar ni los problemas antes de la pandemia y menos aún en el contexto de ella. Principalmente le ha costado entender que los problemas sociales, políticos y económicos que enfrentamos no los soluciona un partido político ni un gobierno de turno.

0
Gonzalo Rodríguez Mejías, Economísta,

Los costarricense somos una familia y no debemos aceptar ni menos propiciar, la entrada en escena de antagonismos, más allá de los que nos ofrece el ¨orden¨ social, que nos catapulte catastróficamente a la destrucción de la comunidad.

En el contexto de la pandemia, es necesario que el análisis de algunos temas álgidos, sean hechos con la debida y prudente profundidad y amplitud.

Ante la forma en que el mundo y particularmente, nuestro país, ha enfrentado el ataque del Covid-19, se han suscitado una serie de reacciones contrapuestas, que lejos de estarnos llevando hacia una solución del problema, pareciera que nos lleva hacia una agravación y agudización del mismo. Este contexto ha estado minado por la intolerancia, los prejuicios, las descalificaciones, las ofensas gratuitas y hasta las agresiones de orden físico. Me atrevo a asegurar que todo esto obedece a la incomprensión e ignorancia de que hacemos gala la mayoría de los costarricenses. Por supuesto aquí no debemos dejar por fuera a expertos en todo tipo de disciplina, científicos, médicos, etc.

A mi juicio, algunos elementos deben considerarse en este análisis, que además tienen implícitamente un orden secuencial:

  • La pandemia tomó al mundo por sorpresa.
  • No todos los países pueden y deben atender de una única y misma forma, la emergencia sanitaria.
  • La emergencia sanitaria, muda a otras dimensiones más allá de la salud de las personas, para afincarse en las dimensiones sociales y económicas, que a la postre llegan a ser más perniciosas, en cuanto a sus consecuencias, que las de la salud misma.
  • La responsabilidad de la formulación de una estrategia que ataque el covid-19 en todas sus dimensiones, es en primer lugar personal y luego social, toda vez que no estamos solos en este mundo, sino que nuestras acciones y actitudes tiene repercusiones sobre el otro.
  • Las consecuencias de la pandemia, desnudan y hacen patente, otros problemas, tanto de orden coyuntural como estructural de las diferentes naciones.

Tratemos de profundizar en cada uno de los puntos.

En el inicio de aparición y propagación del virus, las reacciones son muy diversas y difícilmente en ese momento se puede entrar a valorar la efectividad de las medidas tomadas por cada país. Por razones obvias, a estas alturas, se desconoce la proveniencia, el potencial dañino y la capacidad de contagio del virus. Al inicio tan solo se sabía de su aparición en una región de China. El mundo estaba expectante y principalmente creyendo que, como las anteriores epidemias, no pasarían de ser brotes muy localizados territorialmente.

En cuanto al segundo punto, ya después de cierto tiempo de compañía con el virus, nos damos cuenta que, los diferentes países adoptan formas diversas de atacar la pandemia, que tiene que ver con lo siguiente:

  1. Tamaño de país y cantidad de habitantes.
  2. Ubicación geográfica
  3. Clima
  4. Incidencia de los contagios.
  5. Capacidad de infraestructura y dotación de servicios públicos.
  6. Aglomeraciones poblacionales
  7. Nivel educativo y cultural
  8. Nivel de desarrollo socio-económico del país.
  9. Fortaleza y características de los sistemas de salud

Nunca puede ser igual considerar elementos demográficos de Suecia en comparación con Brasil. Ni se puede considerar el sistema de salud de los Estados Unidos comparado con el de Costa Rica.

En cuanto a los puntos tres y cuatro es importante, sobre todo teniendo en cuenta el hecho de que ya tenemos casi siete meses de la aparición de la pandemia, lo cual ha arrojado una serie de datos e información científica, venida de todas partes del mundo, presta para ser utilizada por los científicos de cada país y el innegable hecho de que el Covid-19 acompañará a la humanidad durante mucho tiempo y en versiones diferentes; hace necesario la formulación de una estrategia que ataque la pandemia de forma multidimensional.

En cuanto a nuestro país, sin miramientos y mezquindades, se debe reconocer un manejo excelente de nuestras autoridades de salud, de la emergencia, no obstante, no debemos perder la perspectiva de la realidad. Se ha tenido un manejo adecuado y se refleja en los índices de mortalidad y en la proporción de recuperados, debido a la fortaleza de nuestro sistema de salud, que no hace más que reafirmar la visión atinada y probo liderazgo político de algunos de nuestros antepasados compatriotas. Desde esta perspectiva se puede concluir que estos resultados, no son el reflejo de un pueblo culto y educado –que medianamente lo es–, sino que es el reflejo de una sociedad muy sana y de robusto fundamento inmunológico. Viene ahora otra etapa o fase de ataque frontal propiamente, a las consecuencias de las restricciones o confinamientos sociales, que atañen más a efectos sociales y económicos que a los de la salud, sin que esto signifique, el abandono de las medidas sanitarias. Todo lo contrario, lo que se propone es tratar de volver poco a poco a la normalización de nuestra vida, cediendo la responsabilidad a las comunidades, que obren de acuerdo a sus particulares condiciones, de clima, costumbres, actividades productivas, incidencia de contagio y enfermedad, etc. y de esta forma elaboren sus propios protocolos de salud. Aquí normalización se refiere a volver a crear nuestros ingresos provenientes del trabajo, tener nuestro tiempo de ocio, de estudio, etc. todo esto mostrando una nueva cultura de prevención de riegos y mitigación de impactos, no solamente en situaciones como ésta, atinente a la salud, sino también, ante los conocidos fenómenos naturales que a menudo nos azotan. La misión, ahora de una comisión nacional de crisis es meramente de mediación y facilitación de la concreción de agendas comunales y el impulso de la ayuda socio-económica a los más necesitados. Los cuerpos de seguridad, ya sean estos de orden nacional o municipal, no deben tener una función de obstaculización y represión, sino de apoyo y colaboración con las agendas diseñadas por las diferentes comunidades.

Por último, el punto 5, desgraciadamente, la pandemia nos alcanza en momentos en que muchas economías y particularmente la nuestra, atravesaban serios problemas fiscales, de aumentos abruptos de deuda pública y decrecimiento económico. Por lo menos en nuestro país lo anterior, puede considerarse como una situación coyuntural, no obstante, entremezclada con algunas deficiencias estructurales que vienen de larga data. Entre las que se pueden citar: el deterioro y debilitamiento de las garantías sociales (estado de bienestar), la necesaria reforma al sector público y la urgente reforma tributaria basada en principios de solidaridad y justicia tributaria.

Como reflexión final debo indicar que este gobierno ha demostrado que no estaba preparado, para enfrentar ni los problemas antes de la pandemia y menos aún en el contexto de ella. Principalmente le ha costado entender que los problemas sociales, políticos y económicos que enfrentamos no los soluciona un partido político ni un gobierno de turno. No es absolutamente de recibo el estribillo de que los problemas fueron causados por gobiernos anteriores. Eso es una verdad de Perogrullo. Lo que hay que pensar seriamente es, que es lo un líder político se propone cuando pone su nombre y persona al escrutinio de los electores de un país.  Es necesario una gran confluencia de fuerzas y conciencias, en otras palabras, se debe involucrar a todos los grupos de toda índole: empresarios, industriales, comerciantes, educadores, sindicatos, trabajadores independientes, etc. Y hay un elemento que no debe pasar desapercibido; la asamblea legislativa ha dejado de ser una representación fiel y confiable de la ciudadanía. Por lo que, es hora de poner atención a los reclamos de los ciudadanos directamente.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...