Gonzalo Rodríguez: Pandemia COVID-19 ofrece una encrucijada civilizatoria

La Secretaria General de la Cepal, instó a una reformulación radical de las relaciones Norte-Sur y a transitar a un nuevo multilateralismo, más democrático, que realmente responda a esta crisis y al escenario post pandemia del COVID-19.

0
Gonzalo Rodríguez Mejías, Economísta,

“La multilateralidad existente es insuficiente porque plantea las soluciones de siempre, ofrece respuestas bilaterales y no una solución verdaderamente colectiva. Mi llamado es, tal como dijo el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, a que haya una paralización de la deuda para todos los países, especialmente los de renta media, porque la mayoría no tiene las espaldas para hacerle frente”
Palabras de Alicia Bárcena, Secretaria General de la CEPAL.

Pocas veces, una emergencia de la magnitud de la que estamos viviendo, ofrece una oportunidad tan atinada, para darle un nuevo rumbo a las relaciones de la humanidad en general en todas las dimensiones posibles.

Esta es una oportunidad de oro para reformular el sistema capitalista de producción, altamente depredador del ambiente y generador de pobreza y desigualdad en el mundo. O regresamos a la globalización concentradora o construimos un futuro diferente.

En estos momentos, la protección de la salud de las personas, es la prioridad, para ello es necesario una multilateralidad distinta, que atienda la magnitud de la crisis que estamos viviendo.

La Secretaria General de la Cepal, instó a una reformulación radical de las relaciones Norte-Sur y a transitar a un nuevo multilateralismo, más democrático, que realmente responda a esta crisis y al escenario post pandemia del COVID-19.

los países de la Región, deben asegurar que la gente tenga un ingreso básico ciudadano universal, cuya equivalencia, con la línea de pobreza, requeriría de un 4.7% del PIB regional, lo cual es inferior a la cifra del 6.3% del PIB, que representa a la evasión fiscal en la Región.

Alicia Bárcena manifestó además su confianza en la integración regional como la gran opción para enfrentar la crisis a través de la creación de redes de producción, la diversificación de los proveedores en términos de países y empresas, privilegiando ubicaciones más cercanas a los mercados de consumo, y relocalizando procesos productivos y tecnológicos estratégicos en la región.

La Región de América Latina y el Caribe, se conforma de 650 millones de habitantes, una conglomeración importante de ser cohesionada e integrada, con el fin de organizarnos para poder hacer frente a las perturbaciones externas que vive la región, viabilizar nuevas industrias, promover redes de producción y de investigación tecnológica entre países y subregiones.

Estamos frente a una gran oportunidad de hacer las cosas de una manera diferente. ¿Por qué tenemos que resignarnos a aceptar un sistema de producción que promueve la destrucción del ser humano, en lugar de reproducirlo de una forma sana, igualitaria, con una distribución democrática de la creación de riqueza?  ¿Es que acaso, en la creación de riqueza no intervienen tanto el capital como la fuerza de trabajo? Es hora de acabar con esa irracional y desigual distribución de la riqueza.

Estamos llamados a reinventar un nuevo modelo de desarrollo, que privilegie la economía doméstica por sobre lo externo. No se trata de volver a las economías cerradas, se trata más bien de un ordenamiento racional del comercio internacional. Que responda de verdad a las exigencias teóricas de la teoría del comercio internacional basada en las ventajas relativas y absolutas. El comercio entre naciones debe volver a la dependencia de los excedentes en cada nación, luego de suplir internamente las necesidades de la población. Una muestra del desorden y el caos en que se han convertido las relaciones comerciales internacionales lo demuestra el hecho de ver a Costa Rica importando café, o ver a la Cooperativa Dos Pinos vendiendo sus productos para el consumo nacional a precios más altos, que los asignados a la exportación. Estamos viviendo un canibalismo a través de la discriminación de precios. Eso es perder la perspectiva de las relaciones sociales y humanas de producción.

No es el Estado ni el Mercado, el objetivo fundamental. Es el ser humano el pedestal más alto y ambos el Mercado y el Estado deben estar al servicio de este último.

En los últimos días, el presidente Alvarado ha estado recibiendo notas y cartas de diferentes actores de la sociedad. Nunca en mi vida, que no es corta, he visto tantas excitativas a un mandatario. Hay un llamado general a la concertación y al diálogo nacional. Me parece que es una oportunidad que el presidente no debe desaprovechar. Este sería el hito de mayor relevancia en la celebración del bicentenario de nuestra democracia.

En esa mesa de diálogo sincero, debe hablarse de prioridades sociales. El reforzamiento de la Caja Costarricense de Seguro Social, no podría dejarse de lado, principalmente en momentos en que vemos como en países tan desarrollados como los Estados Unidos, países de Europa Central y otros, han mostrado debilidades imperdonables en el cuidado de la salud de sus habitantes.

A mi juicio, no es este el momento de discutir sobre el Canal Seco, el Tren Metropolitano u otros proyectos de gran envergadura. La atención ahora debe ponerse sobre el cuidado de la salud y conformar una hoja de ruta para enfrentar las consecuencias y efectos del COVID-19, en las condiciones económicas y sociales de la gente.

Sobre todo, es importante, detener la voracidad del endeudamiento público. No más préstamos.  Hagamos todo lo posible por ser más eficientes en el gasto de las diferentes instituciones públicas. Algunas empresas públicas como el ICE, debieran posponer aquellas licitaciones y contrataciones administrativas, que no son sensibles para el desarrollo de sus actividades y que pueden ser pospuestas. Lo mismo el gasto de las universidades y algunas otras entidades públicas que puedan ceder parte de sus presupuestos a la CCSS para hacer frente a la emergencia.

Los habitantes, para estar vivos, en primera instancia, necesitan medicinas y alimentos. Busquemos entre todos juntos una solución para la satisfacción de estos objetivos.

 

Si le interesa recibir información diariamente:

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...