Gonzalo Rodríguez: Pandemia del COVID-19, propuestas para enfrentar las consecuencias de la crisis

En esta gran negociación nacional, que debe ser una iniciativa del gobierno, debemos entender que todos debemos ceder algo particular, para conseguir el bienestar general.

0
Gonzalo Rodríguez Mejías, Economísta,

Pretendo en este artículo, hacer un recuento de algunas de las propuestas, ofrecidas por algunos especialistas y organizaciones nacionales, en relación a la mitigación de los graves impactos, en general de tipo económico, que amenazan la estabilidad social de nuestro país. También ofrezco algunos comentarios y análisis personales, a partir de dichas propuestas.

Por parte del CINPE, (Centro Internacional de Política Económica) de la UNA, el economista y director Olman Segura, nos propone una política económica, basada en medidas de muy corto plazo, como respuesta inmediata a la crisis, así como otras medidas, que requieren de un plazo mayor. Advierte en primer lugar el CINPE, sobre las graves implicaciones de la pandemia sobre el crecimiento económico a nivel mundial, en donde se han revisado a la baja las tasas de crecimiento en todas las regiones del mundo. Para el caso de América latina, la CEPAL, prevé un crecimiento negativo del 1.8%.  No se menciona la tasa de crecimiento de Costa Rica, la que inevitablemente tendrá que revisarse a la baja. Todas estas disminuciones en la economía inevitablemente tendrán sus repercusiones en el empleo y el nivel de ingresos (ver documentoCINPE: Medidas de política económica para Costa Rica ante la crisis mundial del COVID-19).

Medidas propuestas urgentes:

  • Priorizar las medidas sanitarias, lo que conlleva el reforzamiento de las instituciones de salud, CCSS, Ministerio de salud y otras.
  • Plan de salvamento
  • Creación de Fondo para personas trabajadoras del sector no público, es decir que laboran en sector privado, cooperativo, asociativo, etc.

Estos fondos pueden provenir de: mantenimiento de los precios de los combustibles, ante la baja internacional del precio, impuestos a las bebidas alcohólicas, reservas del fondo FONATEL, uso de una fracción de las ganancias del INS y del ahorro y eficiencia del gasto en diversas instituciones públicas de servicios.

  • Potenciación del Programa de Abastecimiento Institucional (PAI), cuyo fin sea la implementación de una política agro-productiva y de seguridad alimentaria.

Se busca primordialmente, la independización del PAI del CNP, la tecnificación y profesionalización de su estructura y la implementación de alianzas estratégicas con instituciones, tales como las universidades.

  • Cadenas cortas de bienes básicos, durante y después de la emergencia. El fin de esta propuesta es acercar aún más, el productor al consumidor, desde una perspectiva localista y generar encadenamientos de desarrollo comunitario.

Entre otras medidas que propone el CINPE están: búsqueda de la seguridad alimentaria, moratoria para créditos hipotecarios y reducción de tasas de interés, entrega de fondos del FCL, robustecer los mecanismos de defensa comercial, sin que esto signifique implementar políticas proteccionistas, promover la renta básica universal, con el fin de ayudar a subsistir a personas en pobreza general y pobreza extrema, regular los precios en mercados oligopólicos y monopólicos, implementar la práctica del teletrabajo y fijar una tasa de usura.

Medidas para el mediano plazo:

  • Moratoria de deuda internacional. Por lo menos por tres años.
  • Utilizar parte de las reservas internacionales del Banco Central, para inyectar liquidez local. (propuesta de señor William Hayden).
  • Relajar la aplicación de la regla fiscal, para instituciones que están involucradas directamente en la atención de la emergencia.
  • Promover plan para incentivar el turismo tanto nacional como internacional, para aplicarlo una vez que se salga de la emergencia.
  • Garantizar continuidad de operación a las empresas públicas de servicios.
  • Estricto seguimiento y evaluación de resultados por parte de MIDEPLAN.

El sector privado por medio de la UCAAEP ha conformado un grupo de enlace para hacer propuestas de reactivación económica al gobierno. Este grupo está integrado por don Álvaro Sáenz, presidente de la UCCAEP, los tres vicepresidentes de la misma, así como también los presidentes de la cámara de Agricultura, Comercio, Industrias y Cadexco (ver documento de  UCCAEP).

La primera reunión de este grupo con el presidente Alvarado, se realizo el 26 de marzo del 2020 y estas fueron sus principales propuestas:

  • Proponer a la Asamblea Legislativa, al igual que se hizo en el sector privado, cambios en las jornadas laborales en el sector público.
  • Derogatoria de salario escolar.
  • Reducción de tarifas de electricidad y combustible.
  • Plan elaborado por el Sistema Bancario para el rescate financiero de micro, pequeños medianos y grandes empresarios.
  • Tramitar y aprobar con carácter de urgencia la Ley de Flexibilidad Laboral o jornadas excepcionales.
  • Flexibilización del registro de agroquímicos, para la importación de tecnología agrícola.
  • Petición a las municipalidades de medidas de competitividad para ayudar al comercio.
  • Aprobación por parte de CCSS, del reglamento del trabajador independiente, así como el cambio de metodología en el cálculo de las cargas sociales.
  • Regular la situación migratoria.
  • Promover en la agenda legislativa, solo aquellos proyectos que contribuyan con la inversión, la reactivación económica y el empleo.Desde

Desde la UNED, el Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo CICDE-UNED, su director, el economista Luis Paulino Vargas Solís, en publicación reciente (ver documento: Apuntes para un Programa Económico Urgente frente la crisis del COVID-19), propone medidas de mitigación y reactivación económica. Dentro de las principales medidas que propone están:

  • Hacer todo lo posible por mantener el nivel de empleo.
  • Crear un fondo nacional de solidaridad social. El mismo se puede alimentar económicamente por medio de: aprovechamiento de la baja del precio internacional de los combustible, aporte adicional, temporal y solidario de impuesto sobre renta física y empresarial, implementación por parte de gobierno del programa “ Proteger”, que pretende crear un fondo de 1 billón de colones, para ayudar a los más vulnerables en esta crisis, solicitar financiamiento internacional en condiciones favorables, ahorrar en pagos de intereses por parte del gobierno a los diferentes títulos de deuda interna, que actualmente son considerados excesivos. Para ello se requiere la intervención oportuna del Banco Central y sus herramientas de política económica.

Además, propone Luis Paulino Vargas, la implementación de un plan nacional de producción de alimentos, con el fin de lograr la seguridad alimentaria. Para ello es necesario, volver atrás, con respecto a enmendar el error nacional de haber abandonado la producción agrícola nacional.

Por último, propone el economista Vargas Solís, un robusto plan de reactivación económica, en donde debe primar el patriotismo, el consenso mediante el logro de acuerdos nacionales, que den prioridad a las iniciativas de generación de empleo y recuperación económica de los sectores más vulnerables de la sociedad y que consecuentemente han sido los de mayor sufrimiento durante el tiempo de la crisis.

Por su parte la ANEP ha propuesto un plan de 15 medidas para enfrentar la crisis ante la emergencia del coronavirus. Básicamente las ha integrado en cuatro grandes grupos, los cuales son:

  • Medidas para llevar dinero al bolsillo de quienes más sufren la crisis.
  • Medidas para reducir el costo de la vida.
  • Medidas para contar con dinero público, para financiar la emergencia.
  • Medidas para apoyar la acción, frente a la expansión de la pandemia de COVID-19.

Dentro de las primeras propone, legislar en torno a la implementación de un subsidio solidario, para desempleados y personas de muy bajos recursos económicos, acceso a los fondos de pensiones individuales y a los fondos de capitalización laboral.

En las segundas, propone regulación de precios principalmente el de las medicinas, control de precios de bienes de primera necesidad, moratoria en las operaciones de crédito, condonación de deudas al sector agropecuario, techo a las tasas de usura y moratoria en el pago de los servicios públicos.

En las terceras, ANEP propone, impuesto a solidario a la riqueza, impuesto a las grandes transacciones financieras, impuesto a los altos salarios y pensiones, eliminación del secreto bancario y gestión internacional de la deuda pública, con el fin de conseguir la condonación de al menos parte de ella.

Dentro de las últimas se propone la lucha por parte del gobierno en la consecución de vacunas y todo tipo de medicamentos para paliar la emergencia de coronavirus.

A partir de lo expuesto anteriormente, quisiera hacer una pequeña reflexión, como una aportación personal, que obviamente, no va más allá de una mera opinión.

Comienzo, parafraseando lo externado por la UCCAEP en su artículo: “Solo juntos, de la mano, con razonabilidad y solidaridad, se podrán gestionar los ajustes que requiere el país, en estos momentos de emergencia sanitaria y económica, en beneficio de las personas más vulnerables”

Quiero externar con todo respeto, que lo apuntado anteriormente, está totalmente desvinculado con las medidas propuestas por los empresarios. Hay en ellas una profunda defensa de sus intereses particulares, olvidando por completo el dolor y el hambre que ya se vive en los hogares de Costa Rica. De tal manera que yo exigiría una mayor profundidad y amplitud en la explicación de conceptos y palabras tales como: “juntos”, “solidaridad”,             “ razonabilidad” “personas más vulnerables”.

A mi juicio, las medidas atinentes al mercado de trabajo, son de última instancia o recurso finalmente inevitable.

Llama la atención que la UCCAEP pide en uno de sus puntos que la Asamblea Legislativa debe solo aprobar proyectos que contribuyan con la inversión, reactivación económica y empleo. La pregunta necesaria es: ¿Cómo se va a conseguir reactivación económica y empleo, si lo primero que ellos solicitan es que se les permita disminuir el empleo? Yo encuentro contradicción en esto.

Por último, si la UCCAEP, tiene el mismo concepto que yo de la palabra “juntos”, entonces debemos entender que de esta crisis solo podemos salir, si estamos juntos. Me refiero a que no he visto por ningún lado una convocatoria de emergencia por parte del gobierno de todo los grupos sociales, económicos y políticos de Costa Rica, en una mesa de dialogo maduro, solidario, consiente de la gravedad de la situación que nos acecha.

En las otras tres propuestas, hay un marcado propósito, en proponer medidas, las cuales pase lo que pase, no está en mente abandonar a las personas menos favorecidas de la sociedad y además encuentro un balance, sumamente importante y justo, en el sentido de que todos debemos aportar una cuota de sacrificio.

En esta gran negociación nacional, que debe ser una iniciativa del gobierno, debemos entender que todos debemos ceder algo particular, para conseguir el bienestar general.

Duele profundamente, que las cámaras empresariales de este país, solo hacen propuestas que les benefician a ellos. Este es el momento de pensar en una disminución de las expectativas de ganancia en los negocios.

Se escucha, por ejemplo, en las diferentes propuestas, medidas temporales, algunas de dos meses, tres meses o un poco más. Mi pregunta es: ¿No pueden de verdad las empresas más grandes de este país mantener sus actividades y operaciones sin despedir trabajadores por un lapso de tiempo razonable?

De todas formas, al final de cuentas ni los trabajadores sobreviven sin las empresas, ni las empresas sobreviven sin los trabajadores.

 

Si le interesa recibir información diariamente:

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...