Desde pequeño tuvo cercanía al Tecnológico y ese vínculo solo se fortaleció, con su ingreso como estudiante, en el 2004.“Imposible olvidar mi número de carnet, aún lo puedo recitar de memoria”, cuenta Marco López Calderón, quien además recuerda cómo gracias a la proximidad que tenía con el Campus Central Cartago visitaba desde niño las instalaciones para jugar entre sus árboles o bien, jugar su deporte favorito: el fútbol.

El fútbol siempre ha sido protagonista en la vida de Marco. Él formó parte de la selección del TEC entre el 2004 y el 2007. Fotografía cortesía M. López..

Esa pasión, lo llevó inclusive a formar parte de las ligas menores del Club Sport Cartaginés, así como de la selección de fútbol del TEC, durante su época como estudiante de la carrera de Ingeniería en Producción Industrial.

De la mano de estas actividades y poco antes de concluir su carrera, encontró una oportunidad laboral en la empresa de soluciones y dispositivos médicos Boston Scientific.

Ahí, comenzó su aventura profesional, la cual tomaría nuevos rumbos en el 2016, gracias a la posibilidad de trasladarse a Indiana, Estados Unidos. A este lugar llegó para liderar la gerencia de producción en la planta que Boston Scientific tiene en el condado de Owen.

Una forma de ayudar

Este ingeniero observó con preocupación el impacto de la pandemia de Covid-19 ha tenido en migrantes con poco o ningún dominio del idioma inglés, ya que muchos quedaron sin opciones de empleo ante el cierre de restaurantes y otras empresas.Ante esto, López –con 14 años de trayectoria en la empresa– propuso crear un turno en español, que sirviera para reclutar trabajadores de la población latina en el área que necesitaban trabajo, independientemente de su nivel de dominio del inglés.

“Cuando decidimos invertir en este proyecto, no fue para ayudar a las personas una sola vez. Estamos buscando empleados a largo plazo que vayan a estar en nuestra empresa durante muchos años. Este es un pequeño esfuerzo de nuestra parte que está abriendo puertas, pero para los empleados, esto es algo que está cambiando sus vidas”. Ing. Marco López, Boston Scientific
PERSONA EN BOSTON SCIENTIFIC
Marubeni Mcabe, originaria de Venezuela y de 51 años de edad, forma parte de la población beneficiada con el programa. Fotografía: Mykal McEldowney/IndyStar.

La iniciativa, que se enmarcó en el programa de la compañía denominado HOLA (Organización Hispana para el Liderazgo y el Logro, según sus siglas en inglés), también brindó a los empleados participantes la oportunidad de aprender inglés, con clases pagadas.

Desde que inició, en setiembre del 2020, la fábrica de Indiana y el programa de turnos de trabajo en español, ha contratado a unas dos docenas de empleados.

Además, según comunicó Brad Sorenson, vicepresidente senior de fabricación global y cadena de suministro de Boston Scientific en un comunicado al medio IndyStarel programa está siendo considerado para ser replicado en otras plantas de la empresa, en Estados Unidos.

“Cuando Marco sugirió este programa por primera vez, fue un sí fácil de probar. Sabíamos que había una gran oportunidad para involucrar a la población latina local, muchos de los cuales nos dimos cuenta que también estaban luchando como resultado de la pandemia, y continuar formando un equipo trabajador que se dedica a producir cambios de vida y dispositivos de ahorro”, indicó Sorenson.

“El TEC es enseñanza de primer mundo”

Para Marco, su paso por esta casa de estudios le dejó muchas enseñanzas que hoy van más allá de la parte académica.“Sin duda, el TEC tiene una carga que lo ayuda a uno a entender mejor como manejar la presión, así como a priorizar”, destacó López, quien además contó como el deporte como estilo de vida le ayudó con la disciplina y le dio educación gracias a la beca obtenida mediante el equipo de fútbol institucional.

Para el ingeniero, estar en otro país permite entender la diversidad cultural, así como saber que la educación recibida en el TEC es de gran nivel y calidad.

“Costa Rica tiene poco que envidiarle a la educación universitaria en el extranjero (…) El TEC es enseñanza de primer mundo”.

Hoy, a sus 34 años y como padre de un niño de dos meses, López reflexiona recomendaciones para los jóvenes que se encuentran cursando su carrera en el TEC (incluida su hermana de 20 años que estudia también en la Institución);

Marco vive junto a su esposa en Bloomington, Indiana. La pareja tuvo recientemente a su primer hijo. Fotografía cortesía M. López.

“Muchas veces como joven uno quiere comerse el mundo. Mi recomendación es saber balancear el estudio con un trabajo que brinde experiencia, así como aprender o fortalecer un segundo idioma. Ojalá puedan también contactar a un egresado de carrera y conocer perspectivas del campo laboral, que les ayude aún más en la construcción profesional”, acotó.

Marco finalizó indicando que este 2021 concluye además otro de sus retos personales y profesionales, ya que en mayo obtendrá su grado de máster en administración de empresas, por parte de la Escuela de Negocios Kelley, de la Universidad de Indiana.

Kenneth Mora


Publicado originalmente en TEC

Avatar

Por Alonso Cunha

Alonso Cunha Chavarría. Estudiante de Relaciones Internacionales UNA.