Guadalupe Urbina.

Me sorprendió este artículo  de  Arnoldo Mora Rodríguez: “La amenaza del fundamentalismo”, porque pensé que hacía un análisis basado en la historia de Medio Oriente y específicamente sobre Palestina e Israel. En lo único que coincido es en que los fundamentalismos son nefastos. Pero de eso no va la situación entre Palestina e Israel. No se puede decir que ambos tienen el mismo problema y que es el fundamentalismo. Noooo, absolutamente falso, ese es un aspecto mínimo comparado con los afanes expansionistas de Israel que está armado hasta las uñas y los dientes. Lastimosamente no tengo en este momento el tiempo para ampliar mi opinión pero espero poder hacerlo.

Por otro lado es necesario aclarar que no todos los judíos son israelíes ni todos los israelíes son sionistas. Son una diáspora enorme y miles de los que viven en USA son gente progresista que corean por las calles “NO EN NUESTRO NOMBRE”.

También es cierto que familias como Rockefeller y Rothschild son “dueñas de los mas grandes negocios del mundo por ende de los Estados Unidos que es mas una corporación que un país, en USA son intocables y su influencia en la política quita y pone políticos en el parlamento y la presidencia, cruza todas las fronteras.

La toma del territorio Palestino a parte de ser un capricho de orden estratégico militar también es una forma de según ellos recuperar su tierra prometida, no son todos los Judíos de la misma etnia son los Sionistas que son lo mismo que los Nacionalistas radicales, dispuestos según ellos, a recuperar las tierras de Israel, todo con el respaldo de la mayor potencia del siglo XX (porque saben que ya no serán la potencia del Siglo XXI) que le da la potestad de crear una Nación pasando por encima de otra con el financiamiento más grande de la historia moderna, y les dio tiempo por que el mundo después de la II GM quedó devastado, menos USA que más bien se dedicó a prestar dinero a los aliados para su reconstrucción, el mundo ha visto como la ocupación Palestina ha ido creciendo sin mover un dedo, solo los Árabes intentaron en la Guerra de los 6 días detenerlos pero con el apoyo militar con que contaba Israel fue en vano, ahora dicen que fue la mano de dios la que los protegió y el mundo sigue callando. La consigna es clara, lograr un posicionamiento estratégico militar en medio oriente, cueste lo que cueste, y los Palestinos están pagando con su sangre semejante capricho de poder occidental. Al final todo es una guerra por el poder y la dominación de este pobre planeta.” (Cierro comillas de una lectura que hice de Frank Camacho y he añadido aquí.)

Una se asusta porque además y sin justificar a Hamás el ataque fue a un kibutz que estaba en la frontera dentro del territorio de Gaza y decía mi colega músico Balerom, es como si Panamá enviara colonos a Golfito apoyados por su ejército y los costarricenses o más bien un grupo clandestino de la frontera atacara ese asentamiento y entonces Panamá ataca la frontera Sur o sea a Costa Rica bombardeándola con armamento sofisticado durante un mes.

Gaza no es Hamas, y no todos los judíos aman a Nethanyahu. Todo lo que puedo decir como mujer es que el patriarcado es el mismo en todas partes y su fundamentalismo de aspiración expansionista y controlador de bienes de la Madre Tierra nos pone en su geopolítica como “pinches” piezas de tablero en donde las vidas no importan sino los territorios que pueden controlar para controlar su acceso al petróleo.

 

Guadalupe Urbina

Por Guadalupe Urbina

Cantante costarricense, destaca en la escena musical de Costa Rica, América Latina y Europa. Nacida en Guanacaste, de una familia campesina numerosa, su profundo respeto por la naturaleza y la cultura local se refleja en sus composiciones, que combinan música y poesía. Además de su carrera musical, recopila e interpreta melodías y poemas anónimos. También ha creado pinturas inspiradas en sus raíces étnicas. Ha participado en diversos festivales y eventos culturales en varios países, y su voz transmite una intensidad emocional notable a pesar de las diferencias de idioma. Su compromiso con la paz, la justicia social y los derechos humanos se manifiesta en su colaboración con Amnistía Internacional. Ha recibido reconocimientos internacionales tanto por su música como por su contribución a la tradición oral de su provincia.