Guadalupe Urbina.
Gracias por compartir estas reflexiones de Jeannette Amit sobre Tatiana Lobo. Me gusta mucho la poesía de Jeannette Amit, es lo que conozco de su literatura y la verdad no mucho. Pero lo que he leído ha dejado una huella profunda en mi que me invita a adentrarme en su laberinto de emociones y su galería de metáforas que se convierten en espirales infinitas.

Cuando vi el título de esta publicación me quedé impactada y me creé muchas expectativas y preguntas; será que ella es objetiva y no se pone a ensalzar a Tatiana, será que ella no le tiene pánico y puede escribir sobre la persona sin odiarla y temerle… en fin.

Les puedo asegurar que hay que leer esto aunque no les sea de interés o gusto la escritora Tatiana Lobo. Se van a encontrar con el espejo que nos devuelve la imagen nítida, prolija de una mujer que abordó la realidad de forma cruda, sin adornos ni paliativos. Una de las escritoras que más admiro y por quien tuve mucho cariño, por esa manera adusta, sobria y austera que para muchas personas era como cuchillito afilado.

Pero siempre me siento ávida de eso en mi país. La lucidez, los conocimientos y la franqueza, a veces brutal, esa forma de mantenerse en actitud de oposición ante un problema, situación difícil u obligación sin eludirlos, asumiendo el esfuerzo que suponen y luchando y actuando de acuerdo con sus exigencias.

Eso lo transmite este escrito sobre Tatiana, que es más bien como una transcripción fiel a sus palabras. Sus aportes a la literatura costarricense y a la historia son innegables y han dejado una huella indeleble en mi.