Guillermo Zúñiga: Apareció el peine

Pero ya se insiste en que FANAL Y BICSA darían muy poquito. Algunos ya están sugiriendo meter en el combo al BCR y al INS. ¡Qué cancha! Y no se asuste el lector si la lista la siguen engordando

0

Guillermo E. Zúñiga ChavesEconomista.

PRIMER ACTO. En el discurso de toma de posesión el Presidente solicita a los diputados avanzar en la búsqueda de la estabilidad fiscal, pidiéndoles que analicen el proyecto que había presentado la administración Solís Rivera.

SEGUNDO ACTO. En medio de la discusión fiscal se llega a conocer que el Gobierno Solís Rivera había dejado un “hueco” de ₡600 mil millones, lo que confirmaba el problema de liquidez de la Tesorería Nacional. Luego, la situación se complicó aún más, pues el Gobierno debió enviar un presupuesto extraordinario para cubrir otro faltante de ₡300 mil millones adicionales. Problema de liquidez; problema de disponibilidad de plata en la Tesorería; amenaza real de incumplir pagos.

Esto creó una inestabilidad financiera muy grande, pago de “intereses obscenos”, apuró el trámite de aprobación de la reforma, y dio espacio a los condicionamientos de los sectores para dar el sí. En ese marco, el Presidente asumió como propia la aprobación de la famosa “regla fiscal”.   Algunos alertamos que esa regla iba a ser motivo de problemas.  Personalmente se lo dije al señor Presidente.

TERCER ACTO. Durante el trámite de aprobación de la reforma, algunos sugerimos examinar si los fondos que daría alcanzaban para enfrentar la magnitud de la situación. Nos parecían insuficientes. La respuesta del bloque que apoyaba lo que se cocinaba en la Asamblea fue que el Banco Central ya había dado los datos. La opinión del Central se tomó como un acto de fe. ¡Y Dios guarde siquiera preguntar algo! Debe recordarse que esos datos mostraban que casi un 60% de lo que daría la reforma venía del ahorro en remuneraciones y, principalmente, de la aplicación de la regla fiscal.  También señalaba que la deuda seguiría creciendo hasta el 2023 (65,2% del PIB) y a partir de ahí empezaría a bajar.

CUARTO ACTO. Los resultados fiscales del año pasado fueron malos; un déficit de -7% del PIB es alto. El Presidente salió a aclarar que pudieron haber obtenido “un número más bonito” pero “gastos correctos y necesarios” los llevaron al resultado más alto.  La reacción de los aliados políticos no se hizo esperar y empezaron los reclamos. Y le recuerdan al Presidente la obligación de aplicar la regla fiscal, que para el año entrante va a ser mucho más restrictiva.

El Presidente se percata que efectivamente la regla fiscal va a significarle un problema para lo que resta de su administración, pues la deuda ya casi supera el 60% del PIB.

QUINTO ACTO. La cifra de un desempleo de 12,4% dada a conocer por el INEC es muy alta. Frente a este resultado el Gobierno anuncia que hará a una encerrona de emergencia. Muchos pensamos que anunciarían medidas para generar empleos. Pero lo que salió fue el mensaje que el Ministro de Hacienda llevó a la Asamblea, pues había sido convocado. “Traigo malas noticias”, dijo el ministro.

SEXTO ACTO. Y en la Asamblea aparece el peine. Dentro de un conjunto de medidas anunciadas, surgió el nuevo componente de la estrategia fiscal que, “cándidamente”, llaman “bajar la hipoteca”. Para evitar que la deuda llegue al 60% del PIB el Ejecutivo propone vender activos del Estado. Un nuevo componente, nunca mencionado, menos discutido, de gran significado nacional.

COMO CONCLUSIÓN.  Esto ya me lo había olido, y se lo adelanté a don Claudio Alpízar el año pasado, en su programa Café y Palabras. Como la plata no iba a alcanzar, vendrían por las joyas de la corona, le adelanté.  El mal resultado del -7% del PIB y la baja en la calificación de riesgo que dio Moody´s, se convierten en aliados para venir con la nueva idea. Un nuevo mecanismo de presión.

Pero ya se insiste en que FANAL Y BICSA darían muy poquito. Algunos ya están sugiriendo meter en el combo al BCR y al INS. ¡Qué cancha! Y no se asuste el lector si la lista la siguen engordando. Un manejo poco transparente y hasta oportunista. Y después le pedimos confianza a la gente.

 

 

Si le interesa recibir información diariamente:


Guillermo E. Zúñiga Chaves
El autor es Académico, economista, consultor, autor de numerosas publicaciones, ha sido Ex Viceministro y Ministro de Hacienda, Ex Diputado y alto ejecutivo bancario.
Notas al tema

 

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...