Guillermo Zúñiga: Esto es una bomba de tiempo

Haría bien el Gobierno en explicitar cuál es su propuesta. La situación requiere transparencia y liderazgo.  Las reformas que tendremos que acometer demandan de un gran tacto y un gran esfuerzo concertador. Se abre una nueva oportunidad para refundar el Pacto Social. No hacer nada es el peor de los mundos; solo servirá para que las fuerzas políticas que hoy controlan el poder actúen de oficio y con los mismos resultados.

Guillermo E. Zúñiga ChavesEconomista.

Si usted creyó que con la aprobación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas y con este presupuesto, que reduce los gastos, las cosas “se arreglaban”, le tengo malas noticias.

Con la presentación del Proyecto de Presupuesto para el año entrante, el Ministerio de Hacienda llevó a la Asamblea otros documentos, con información valiosísima. Ojalá que los diputados revisen con cuidado esos materiales.

Hacienda explicó que la reducción presupuestaria se debe en gran medida a que los vencimientos de la deuda se lograron posponer; se cambió deuda que vencía en el corto plazo, a deuda con plazos mayores. ¡Bien por la Tesorería y por Crédito Público!  Han hecho su trabajo. Al haber menos vencimientos el año entrante, pues se pueden presupuestar menos recursos por ese rubro. Se tira la pelota para adelante.

SECTOR SOCIAL. Otra cosa a la que se la ha dado menos seguimiento, es que al aplicarse la nueva ley fiscal uno de los  sectores que sale más golpeado son los gastos en Funciones en Servicios Sociales (vivienda, servicios comunitarios, salud, educación, servicios recreativos, protección social, entre otros). El presupuesto de este sector casi no crece para el 2020, respecto al monto que este sector tiene autorizado a agosto de 2019. Y su participación como porcentaje del PIB cae en el 2020 en casi ¾ de 1% respecto al año 2019.

MARCO FISCAL PRESUPUESTARIO DE MEDIANO PLAZOEste es un documento que muestra la visión que tiene el Ministerio de Hacienda sobre el futuro de las finanzas públicas. Viene entre los materiales enviados a la Asamblea. Presenta tres escenarios:uno que llama línea base que toma en cuenta las proyecciones actuales del PIB; en otro simula un mayor crecimiento del PIB y el tercero supone que el PIB crece menos. En cualquiera de los tres escenarios, la relación de este gasto social al PIB cae de manera sostenida hacia el 2023.

DÉFICIT Y DEUDA. Pero no solo la reducción del gasto social es preocupante. Aplicando la ley, controlando el empleo, cambiando la fórmula de cálculo de las remuneraciones, aplicando la regla fiscal, con los nuevos impuestos, con la baja en el costo de los intereses que dice Hacienda, con la aprobación de los Eurobonos este año y otro tanto el año siguiente, con el endeudamiento más barato que está pidiendo Hacienda, con todo eso,  en cualquiera de los escenarios los déficits estimados andan por arriba del 6% del PIB, con lo que el endeudamiento seguirá subiendo.

Ya se sabe que el presupuesto del 2020 lleva un déficit implícito de -7,8% del PIB. (Cuadro 3.5, pág. 55 de la Exposición de Motivos); con lo cual el saldo de la deuda estimada para finales del año entrante será superior al 64% del PIB. (Pág. 70 de la Exposición de Motivos). Como se vuelve mayor al 60% del PIB los recortes en los presupuestos siguientes serán mayores. Sin embargo, a pesar de esto, en cualquiera de los tres escenarios que se consideren, el endeudamiento seguirá subiendo, situándose cerca del 70% del PIB hacia el año 2023.

La situación es, entonces, menos alegre a la que presentó el Banco Central el año pasado, cuando emitió su criterio sobre el proyecto de ley fiscal, que se usó para convencernos que había que aprobar la propuesta.

REFORMAS ESTRUCTURALES. Ahora se entiende por qué las Calificadoras son menos optimistas con el presupuesto presentado. Y a pesar de las mejoras de las que el Gobierno habla, no hay cambios en las calificaciones. La cobija no está alcanzando. Déficits altos, deuda al alza, intereses creciendo estrujando el resto del gasto. Este es el problema que tenemos al frente y al que hay que entrarle; es un asunto urgente. El Gobierno ya habló que se requieren reformas estructurales.

CONCLUYO. Haría bien el Gobierno en explicitar cuál es su propuesta. La situación requiere transparencia y liderazgo.  Las reformas que tendremos que acometer demandan de un gran tacto y un gran esfuerzo concertador. Se abre una nueva oportunidad para refundar el Pacto Social. No hacer nada es el peor de los mundos; solo servirá para que las fuerzas políticas que hoy controlan el poder actúen de oficio y con los mismos resultados.

Si le interesa recibir información diariamente:

 


Guillermo E. Zúñiga Chaves
El autor es Académico, economista, consultor, Ex Ministro de Hacienda y Ex Diputado
Notas al tema

Del mismo autor le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...