Guillermo Zúñiga: Nuevo llamado por un pacto social

Haría bien el Gobierno en explicitar cuál es su propuesta. La situación requiere transparencia y liderazgo.  Las reformas que tendremos que acometer demandan de un gran tacto y un gran esfuerzo concertador. Se abre una nueva oportunidad para refundar el Pacto Social. No hacer nada es el peor de los mundos; solo servirá para que las fuerzas políticas que hoy controlan el poder actúen de oficio y con los mismos resultados.

Guillermo E. Zúñiga ChavesEconomista.

El martes de la semana pasada, el presidente del Banco Mundial llamó la atención sobre la debilidad que observa en el comportamiento de la economía global. En enero de este año el Banco estimaba el crecimiento global en 2,9%;  en junio ya lo había ajustado a la baja a 2,6%. Ahora se señala esta nueva alerta: “dado los acontecimientos recientes,  espero que el crecimiento sea más corto que eso” (Traducción libre, Comunicado de Prensa del Banco Mundial sobre conferencia dictada por el señor David Malpass en el  Peterson Institute). Es el comentario más reciente sobre este tema, de parte de un alto ejecutivo de una organismo financiero internacional.  Por eso lo comparto.

La disputa comercial y de monedas que se traen los Estados Unidos y China tiene un gran impacto. De la ponencia del señor Malpass sabemos estos dos países representan en conjunto casi el 40% de la producción mundial. Y la economía china ha bajado su ritmo de crecimiento; los USA tienen sus problemas. La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, tampoco ayuda. “Algunas partes de Europa están en recesión o cerca de caer en recesión. Alemania y Reino Unido han experimentado un trimestre de recesión e Italia y Suecia han visto trimestres de estancamiento.” (Traducción libre, misma fuente).

OTRA OPINIÓN. Nouriel Roubini, uno de los economistas que vio venir la Gran Recesión de la década pasada, ya había alertado que “… en las condiciones actuales, el gasto de capital de las corporaciones dentro y fuera de los Estados Unidos está muy deprimido”. (Roubini, “La anatomía de la recesión que viene”, 22 de agosto de 2019). Para adicionar algo que me provocó más inquietud: “De hecho, como las empresas en Estados Unidos, Europa, China y otras partes de Asia redujeron el gasto en capital, el sector tecnológico, manufacturero e industrial de todo el mundo ya está en recesión”.

A Roubini lo llaman el “Doctor Catástrofe”, por lo duro de sus comentarios y sus oscuros presagios. Pero ya pegó en una ocasión y en la de menos lleva razón de nuevo. Prefiero conocer lo que anda pensando, y tenerlo presente. Si usted no comparte lo que dicen estas dos fuentes está en su derecho. Yo mismo quisiera que estos temas internacionales pintaran mejor; que no estuvieran tan cuesta arriba. En todo caso, lo que sí señalan estas fuentes, es que la economía internacional se va a complicar aún más. El mismo Banco Central en su Comentario sobre la Economía Nacional del 28 de agosto pasado dice: “continúan las señales negativas en torno al crecimiento global”. ¡Coincide!

Estas cosas resultan importantes para Costa Rica por la integración económica tan alta que tenemos con el mundo. Como somos una economía muy pequeña, necesitamos vender afuera lo más que podamos. Esto nos permite, al mismo tiempo, comprar cosas que se producen allá. Si los asuntos se complican afuera, nos va a costar mucho venderles. Algo de esto ya lo hemos estado experimentando. El Informe Mensual de Coyuntura Económica del Banco Central de agosto pasado (pág. 15), muestra como la tasa de variación año con año de las exportaciones ha venido bajando. Para el  conjunto de las exportaciones desde enero del año pasado; para las exportaciones de Zonas Francas y Perfeccionamiento Activo, desde setiembre del año pasado.

En esta relación internacional merece una mención especial el precio del petróleo. Acabamos de llevarnos una sacudida. El lunes de esta semana el precio subió de manera abrupta, por los ataques a los campos petroleros de Arabia Saudita. El empujón al alza se contuvo cuando el presidente Trump anunció que estaba dispuesto a utilizar las reservas de su país. En todo caso, la tendencia en el precio del petróleo ha sido al alza desde diciembre de 2018.

CONCLUYO.  Con un mercado local deprimido, con escasos márgenes de maniobra  para reactivar la demanda interna,  con una situación fiscal estrecha,  con poca demanda por crédito,  lo peor que puede sucedernos es que caiga la demanda externa. Por eso los índices de confianza de empresarios y consumidores han caído. ¿No es esto evidencia suficiente para empezar cuanto antes a negociar un nuevo  pacto social?

Si le interesa recibir información diariamente:


Guillermo E. Zúñiga Chaves
El autor es Académico, economista, consultor, Ex Ministro de Hacienda y Ex Diputado
Notas al tema

Del mismo autor le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...