Guillermo Zúñiga: ¡Ojo a los resultados!

Las fuerzas políticas y los sectores interesados deben entender que no estamos para análisis  autocomplacientes. Tratar de influenciar a una población sin que el discurso corresponda al movimiento real de la economía, es más bien contraproducente. Cifras como el desempleo, la pobreza, la exclusión social, están ahí, y objetivamente atentan contra la vida en armonía.

Guillermo E. Zúñiga ChavesEconomista.

“En este mundo traidor 
nada es verdad ni mentira, 
todo es según el color 
del cristal con que se mira”  
(Del escritor español Ramón de Campoamor)

Cuando trabajaba la tesis de posgrado, mi querido profesor el Maestro Pedro Paz, siempre me insistió que para analizar la política económica, si bien hay que revisar las propuestas, los documentos, los discursos, lo importante es estudiar y examinar en detalle el “movimiento real de la economía”. Esto se logra a través de los resultados que las estadísticas revelan. “El discurso puede ir por un lado; los resultados te pueden mostrar otra cosa”.

En esta Costa Rica, donde cada vez observamos menos comunicación entre los sectores,  menos diálogo político constructivo, aparecen muchos “análisis interesados” en hacernos creer una determinada verdad. Y esto nos lleva a una gran confusión. Veamos unos ejemplos.

COMPORTAMIENTO RECIENTE DEL IMAE. Como se sabe este índice da una medición mensual del comportamiento de la economía. Esta semana el BCCR anunció el dato a setiembre y dijo que con éste, teníamos el cuarto mes de recuperación que inició en junio. Algunos señalaron que ya se ven signos de reactivación, pequeños pero alentadores. Otros salieron a decir que hablar de reactivación económica es prematuro.

  1. Rodrigo Cubero, con prudencia dijo “… que la economía empieza a dar señales de reactivación, sin embargo duda de su sostenibilidad en el tiempo” ya que  “…se trata de indicadores que pueden ser muy volátiles, cuyo comportamiento depende de muchos factores”. (Diario Extra, miércoles 13 de noviembre de 2019, pág. 15).

Lo cierto es que el IMAE deja de caer, especialmente por la actividad de las empresas de zonas francas. El comercio y la construcción siguen con signos negativos. Es posible que falte tiempo y más fuerza para que hablemos de un cambio claro de tendencia.

RESULTADO FISCAL. En setiembre de este año, hubo superávit primario. (Al momento de escribir esto no están publicadas las cifras de octubre). Se empezó a hablar del éxito de la reforma del año pasado y otros plantearon que empezaba la solución del problema fiscal. Pero resulta que el resultado acumulado en lo que va del año, es decir entre enero y  setiembre, refleja un déficit financiero de -4,7% del PIB, cifra que es mayor a la año pasado y a la del antepasado. En otras palabras falta mucho esfuerzo que hacer.

COLOCACIÓN DE LOS EUROBONOS. Esta semana el Gobierno colocó los US $1.500 millones de los eurobonos.  Las ofertas por esos títulos fueron 5 veces mayores. Unos vieron esto como una “señal de avance”; Hacienda destaca “la venta más grande hecha por el país en mercados internacionales”.

Se pagó un premio alto (la diferencia entre el bono nuestro y el bono del Tesoro estadounidense), entre 4,33% y 4,85% dependiendo del plazo, como corresponde al nivel de riesgo que tenemos. Lo que vemos es que hay apetito en el mercado por bonos riesgosos; siempre y cuando se les pague un adicional por ese riesgo.

ENTONCES, ¿CÓMO ANDAMOS?  Creo que la mejor descripción la da el 25 Informe del Estado de la Nación hecho público esta semana. El país está en una situación frágil por lo que debemos tratarlo con mucho cuidado. “Costa Rica atraviesa una coyuntura crítica cuyo desenlace es, hoy por hoy, de pronóstico reservado” (Resumen Estado de la Nación, pág. 21).  No es una “conclusión derrotista”, dice. Ni es una “autopsia sobre lo mal que estamos ni una profecía de lo mal que estaremos”.  (pág. 21).

De nuevo, el cristal dirá si está oscuro o está claro.

El Estado de la Nación señala otro hecho que me resulta particularmente delicado: observan que hay un “… creciente escepticismo ciudadano hacia la democracia…”. (Pág. 52); esto es que el apoyo al sistema democrático es cada vez menos firme.

CONCLUYO. Las fuerzas políticas y los sectores interesados deben entender que no estamos para análisis  autocomplacientes. Tratar de influenciar a una población sin que el discurso corresponda al movimiento real de la economía, es más bien contraproducente. Cifras como el desempleo, la pobreza, la exclusión social, están ahí, y objetivamente atentan contra la vida en armonía.

 

Si le interesa recibir información diariamente:


Guillermo E. Zúñiga Chaves
El autor es Académico, economista, consultor, Ex Ministro de Hacienda y Ex Diputado
Notas al tema

Del mismo autor le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...