Guillermo Zúñiga: Rápida fotografía del 2019

El optimismo oficial y el de sus aliados políticos, no se refleja en estos resultados. Déficit fiscal enorme, producción floja, alto endeudamiento, desempleo alto, crédito paralizado, pero la inflación es baja. Muestra una política económica fallida. Se debe corregir.

0

Guillermo E. Zúñiga ChavesEconomista.

Salieron los datos del desempeño hacendario del 2019 y el Banco Central presentó el Programa Macroeconómico 2020-2021. El INEC dio los datos de empleo. Estos informes hay que verlos en conjunto. Conviene comparar los resultados con los del año tras anterior. He escogido un grupo de indicadores que me parecen útiles.

HABLA EL PRESIDENTE. Refiriéndose al tamaño del déficit, el Presidente nos aclaró que pudieron haber terminado con  “un número más bonito”, pero que se hubieran atrasado trabajos de CONAVI, o no se hubiera pagado un aporte a la CAF, o  no se hubiera pasado plata a JAPDEVA, o no se le hubiera dado una plata a la Comisión de Emergencias. Él y su gobierno consideraron que era “correcto y necesario” hacer esos gastos y tomaron la decisión política, aunque el número del déficit “no saliera tan bonito”. 

LO FISCAL.  El déficit fiscal del 2019 fue mucho más  alto que en el 2018, a pesar de que la Reforma Fiscal ya entró en vigencia y se están cobrando nuevos impuestos.  La recaudación de impuestos respecto a PIB subió levemente (de 13,1% a 13,5% del PIB en  2019).  Sin duda, la baja actividad económica está pasándole la factura a Hacienda. Los gastos subieron de 20% del PIB en 2018  a 21,7% del PIB en 2019. En mucho pesan los gastos por intereses. Y mucho cuidado con el crecimiento de la deuda, pues aumentó casi 5% del PIB, situándose en 58,5% del PIB, en el umbral de la cifra mágica para la aplicación de la parte más dura de la regla fiscal.

ENSEÑANZAS. Esta acción presidencial nos ilustra algunas cosas.  Primero: a pesar de que este Gobierno quiere disminuir el gasto público (lo ha ofrecido por todos lados), tomar decisiones “por lo correcto”, como dice D. Carlos, a veces obliga a gastar. Segundo: el resultado obtenido fue deliberado; fue una decisión política.  Tercero: la Regla Fiscal que el Gobierno se autoimpuso, va a ser una piedra en el zapato en  los años venideros cuando la Regla se aplique con mayor crudeza. En ese momento “lo correcto” va a tener que esperar. Entonces tendremos, como país, muchos dolores de cabeza.

PRODUCCCIÓN, CRÉDITO, EMPLEO Y PRECIOS. El crecimiento de la producción fue menor en el 2019 que en el 2018 (año presentado por las autoridades como malo, pues había sido afectado por  los movimientos huelguísticos). Disminuimos a 2,1%, desde un 2,6% del año 2018. El desempleo alcanzó un vergonzoso 12,4%. Y el crédito al sector privado prácticamente no creció (0,8%). Y no es que los bancos no están haciendo su tarea; es que no hay demanda por crédito. La inflación fue baja y menor que la meta del Central. ¡Ah contradicción!,  inflación baja pero la economía no jala.

CONCLUYO. El optimismo oficial y el de sus aliados políticos, no se refleja en estos resultados. Déficit fiscal enorme, producción floja, alto endeudamiento, desempleo alto, crédito paralizado, pero la inflación es baja. Muestra una política económica fallida. Se debe corregir.

 

Guillermo E. Zúñiga Chaves
El autor es Académico, economista, consultor, Ex Ministro de Hacienda y Ex Diputado
Notas al tema

 

Si le interesa recibir información diariamente:

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...