Guillermo Zúñiga: Sobre impuestos y avales

La prioridad debe ser la salvación de la actividad productiva nacional, garantizando oportunidades parecidas para todos.

0

Guillermo E. Zúñiga ChavesEconomista.

En estos días se anuncian resultados y/o medidas que afectarán directamente la actividad productiva del país. Veamos.

1. UN BILLÓN DE COLONES es un millón de millones. Esto es ₡1.000.000.000.000.

El FMI publicó en mayo el “Reporte País 20/145” sobre Costa Rica, donde incluye una serie de estimaciones y proyecciones que, a mi entender, orientarían las negociaciones de un posible acuerdo de Stand By.

Con las nuevas estimaciones que dieron el Banco Central y el Ministerio de Hacienda, a raíz de la Revisión del Programa Macroeconómico, algunas de las cifras de ese reporte se cambian. Me voy a referir a lo que tiene que ver con los impuestos.

Debo recordar que ese reporte del FMI incluye una carta de intenciones firmada por D. Rodrigo Cubero y por D. Rodrigo Chaves que en lo que interesa dice: “Estamos comprometidos, una vez que la crisis sanitaria inmediata se haya disipado, a la adopción de medidas adicionales de ingresos y gastos para reanudar la consolidación fiscal …”. En el documento del FMI se establece que en el 2022 el resultado primario será cero (equilibrio entre ingresos y gastos sin intereses) para darle sostenibilidad a la deuda.

El nuevo cálculo de recaudación de impuestos hecho por Hacienda (12,5% del PIB en 2020 y 13,2% del PIB en 2021) es sustancialmente menor al que tiene el documento del FMI (13,9 % en el 2020 y 15,1% del PIB en 2021).

Si para llegar a un resultado primario de cero en el 2022, se necesita que los impuestos lleguen al 15,5% del PIB, como dice el documento del FMI, entonces se va a necesitar poner impuestos nuevos por un poco más de UN BILLÓN DE COLONES entre el 2021 y el 2022.

Extraerle esta cantidad de dinero a las personas y a las empresas, en ese lapso, es prácticamente “ahorcar la economía”. Sobretodo si se considera que la caída en la producción hoy se estima en -5% frente al -3,3% del documento del FMI para el 2020, y de feria, para el año entrante se calcula que creceremos sólo 2,3% frente al 3% que esperaba el Fondo.

Sugerencia 1. El apoyo a la producción debe ser la prioridad para tener una recuperación más rápida y el ajuste fiscal se puede hacer en un plazo mayor. Es más, si la producción crece más rápido, el ajuste fiscal será más llevadero.

Sugerencia 2. Con la incertidumbre que tienen estos números por lo cambiante de la situación, ir a comprometer cifras (y por tanto estrategias y medidas) definitivas con el FMI es muy riesgoso. El escenario puede cambiar mucho como ya hemos visto. Esto lo entiende hasta el Fondo. ¡Despacio, que tengo prisa!

2. EL FONDO DE AVALES. Esta es una buena iniciativa; servirá para mitigar los riesgos de crédito de las empresas que necesitan renegociar deudas, o buscan plata para capital de trabajo.

De lo que se sabe, está pensado para ayudar a las empresas que cumplían con los requisitos crediticios antes de la pandemia y cumplían con la normativa de la SUGEF. Con esta restricción, se está dejando por fuera una gran cantidad de emprendimientos productivos que no eran sujetos de crédito, pero merecen apoyo financiero.

El aval se aplicará a las operaciones del sistema financiero regulado; esto es bancos, mutuales, cooperativas, entre otros. Con esta restricción se está dejando por fuera la posibilidad de avalar operaciones que puedan venir de financiamiento obtenido por medio de la Bolsa Nacional de Valores.

Pienso, por ejemplo, en recursos que tienen los fondos de pensiones o los fondos de inversión, que se pueden canalizar hacia las necesidades empresariales a través de vehículos de propósito especial. Este esquema posiblemente haga más flexible el financiamiento de proyectos y empresas viables, que hoy en día ya tienen comprometidas sus garantías. Y sería un complemento al esfuerzo bancario.

Sugerencia 3. Se debe considerar extender la cobertura del fondo de avales a otras operaciones de apoyo crediticio, más allá de las operaciones bancarias reguladas. Haría posible movilizar más recursos, abriría opciones distintas y permitiría usar productivamente el ahorro nacional en manos de los fondos.

CONCLUYO. La prioridad debe ser la salvación de la actividad productiva nacional, garantizando oportunidades parecidas para todos. Si hay crecimiento robusto, los ajustes serán menos dolorosos.

 


Guillermo E. Zúñiga Chaves
El autor es Académico, economista, consultor, Ex Ministro de Hacienda y Ex Diputado
Notas al tema

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...