Ucrania y Rusia comparten una gran cantidad de historia y cultura; de hecho, durante largos periodos, los países vecinos formaron parte de imperios más grandes que abarcaban ambos territorios.

Pero esa historia – especialmente durante el periodo soviético de 1922 a 1991, en el que Ucrania fue absorbida por el bloque comunista – también ha generado resentimiento. Las opiniones sobre los méritos de la Unión Soviética y sus líderes son divergentes, y los ucranianos son mucho menos propensos a ver ese periodo de forma favorable que los rusos.

Sin embargo, el presidente ruso Vladimir Putin sigue reivindicando los fundamentos soviéticos de lo que él considera la “Rusia histórica”, una entidad que incluye a Ucrania.

Como estudiosos de esa historia, creemos que un examen de las políticas de la época soviética en Ucrania puede ofrecer una lente útil para entender por qué tantos ucranianos albergan un profundo resentimiento hacia Rusia.

La hambruna de Stalin

A lo largo del siglo XIX y principios del XX, Ucrania era conocida como el granero de Europa y posteriormente de la Unión Soviética. Su rico suelo y sus amplios campos la convertían en un lugar ideal para cultivar el grano que ayudaba a alimentar a todo el continente.

Después de que Ucrania fuera absorbida por la Unión Soviética a partir de 1922, su agricultura fue sometida a políticas de colectivización, en las que los soviéticos se apoderaban de las tierras privadas para trabajarlas en común. Todo lo que se produjera en esas tierras se redistribuiría en toda la unión.

En 1932 y 1933, una hambruna devastó la Unión Soviética como resultado de la agresiva colectivización unida a las malas cosechas.

Dead and dying horses near a collective farm in the Ukraine.
¿Una hambruna deliberada?
Daily Express/Hulton Archive/Getty Images

Millones de personas murieron de hambre en toda la Unión Soviética, pero Ucrania se llevó la peor parte de este horror. Las investigaciones estiman que entre 3 y 4 millones de ucranianos murieron a causa de la hambruna, alrededor del 13% de la población, aunque la cifra real es imposible de establecer debido a los esfuerzos soviéticos por ocultar la hambruna y sus consecuencias.

Los expertos académicos señalan que muchas de las decisiones políticas del régimen soviético de Joseph Stalin – como impedir que los agricultores ucranianos viajaran en busca de alimentos y castigar severamente a quienes sacaran productos de las granjas colectivas – agravaron mucho la hambruna para los ucranianos. Estas políticas eran específicas para los ucranianos dentro de Ucrania, así como para los ucranianos que vivían en otras partes de la Unión Soviética.

Algunos historiadores afirman que las medidas de Stalin se llevaron a cabo para sofocar un movimiento independentista ucraniano y se dirigieron específicamente a los ucranianos étnicos. Por ello, algunos estudiosos califican la hambruna de genocidio. En ucraniano, el suceso se conoce como “Holodomor”, que significa “muerte por hambre”.

El reconocimiento de toda la magnitud del Holodomor y la implicación de los dirigentes soviéticos en las muertes sigue siendo una cuestión importante en Ucrania hasta el día de hoy, y los dirigentes del país luchan desde hace tiempo por el reconocimiento mundial del Holodomor y su impacto en la Ucrania moderna.

Países como Estados Unidos y Canadá han hecho declaraciones oficiales calificándolo de genocidio.

Pero este no es el caso en gran parte del resto del mundo.

Al igual que el gobierno soviético de la época negó que hubiera decisiones que privaran explícitamente a Ucrania de alimentos – señalando que la hambruna afectó a todo el país – también los líderes rusos actuales se niegan a reconocer la culpabilidad.

La negativa de Rusia a admitir que la hambruna afectó de forma desproporcionada a los ucranianos ha sido interpretada por muchos en Ucrania como un intento de restar importancia a la historia y la identidad nacional ucranianas.

La anexión soviética de Ucrania occidental

Este intento de suprimir la identidad nacional ucraniana continuó durante y después de la Segunda Guerra Mundial. En los primeros años de la Unión Soviética, el movimiento nacional ucraniano se concentraba en las zonas occidentales de la actual Ucrania, que formaba parte de Polonia hasta la invasión nazi en 1939.

Antes de la invasión, la Unión Soviética y la Alemania nazi firmaron un acuerdo secreto, bajo la apariencia del pacto de no agresión Molotov-Ribbentrop, que delimitaba las esferas de influencia alemana y soviética sobre partes de Europa central y oriental.

Cartoon shows Adolf Hitler greeting Joseph Stalin with the words 'The scum of the Earth, I believe?' with Stalin replying, 'Bloody assassin of the workers, I presume?'
Una caricatura famosa del artista David Low, que representa el acuerdo sobre Polonia entre Stalin y Hitler.
David Low/British Cartoon Archive at the University of Kent

Después de que Alemania invadiera Polonia, el Ejército Rojo se trasladó a la parte oriental del país con el pretexto de estabilizar la nación en decadencia. En realidad, la Unión Soviética estaba aprovechando las disposiciones establecidas en el protocolo secreto. Los territorios polacos que ahora conforman la Ucrania occidental también fueron incorporados a la Ucrania soviética y a Bielorrusia, subsumiéndolos en el amplio mundo cultural ruso.

Al final de la guerra, los territorios siguieron formando parte de la Unión Soviética.

Stalin se dedicó a suprimir la cultura ucraniana en estas tierras recién anexionadas en favor de una mayor cultura rusa. Por ejemplo, los soviéticos reprimieron a los intelectuales ucranianos que promovían la lengua y la cultura ucranianas mediante la censura y el encarcelamiento.

Esta supresión también incluyó la liquidación de la Iglesia greco-católica ucraniana, una iglesia autónoma con lealtad al Papa y que era una de las instituciones culturales más destacadas en la promoción de la lengua y la cultura ucranianas en estos antiguos territorios polacos.

Sus propiedades fueron transferidas a la Iglesia Ortodoxa Rusa, y muchos de sus sacerdotes y obispos fueron encarcelados o exiliados. La destrucción de la Iglesia greco-católica ucraniana sigue siendo una fuente de resentimiento para muchos ucranianos. Creemos que es un ejemplo claro de los esfuerzos intencionados de los soviéticos por destruir las instituciones culturales ucranianas.

El legado de Chernóbil en Ucrania

Al igual que el desastre marcó los primeros años de Ucrania como república soviética, también lo hicieron sus últimos años.

En 1986, un reactor nuclear de la central nuclear soviética de Chernóbil, en el norte de Ucrania, entró en fusión parcial. Sigue siendo la peor catástrofe nuclear en tiempos de paz que ha visto el mundo.

Fue necesario evacuar a cerca de 200.000 personas en los alrededores de la central. Y a día de hoy, aproximadamente 1.000 millas cuadradas de Ucrania forman parte de la Zona de Exclusión de Chernóbil, donde la lluvia radiactiva sigue siendo alta y el acceso está restringido.

Las mentiras soviéticas para ocultar el alcance del desastre – y los errores que habrían limitado la lluvia radiactiva – no hicieron sino agravar el problema. El personal de emergencia no recibió el equipo ni la formación adecuados para tratar el material nuclear.

El resultado fue una gran cantidad de muertes y una incidencia más alta de lo normal de enfermedades y complicaciones inducidas por la radiación, como cáncer y defectos de nacimiento, tanto entre los antiguos residentes de la región como entre los trabajadores enviados para hacer frente al desastre.

Otras repúblicas soviéticas y países europeos se enfrentaron a las consecuencias de Chernóbil, pero fueron las autoridades de Ucrania las encargadas de organizar las evacuaciones a Kiev mientras Moscú intentaba ocultar el alcance del desastre.

Todo esto llevó a que, hoy en día, la Ucrania independiente se ocupa de miles de ciudadanos con enfermedades crónicas y discapacidades causados por el accidente.

A derelict swing boat in an abandoned fun fair in front of a Ferris wheel.
Una feria abandonada, a dos kilómetros de la central nuclear Chernóbil.
Martin Godwin/Getty Images

El legado de Chernóbil se cierne sobre el pasado reciente de Ucrania y sigue definiendo la memoria de muchas personas sobre su vida en la era soviética.

Recuerdos de un pasado doloroso

Esta dolorosa historia de la vida bajo el régimen soviético constituye el telón de fondo del resentimiento que existe hoy en Ucrania hacia Rusia. Para muchos ucranianos, no se trata de meras historias de los libros de texto, sino de partes centrales de la vida de la gente: muchos ucranianos siguen viviendo con las consecuencias sanitarias y medioambientales de Chernóbil, por ejemplo.

La presencia de soldados rusos en terreno de Ucrania sirve como recordatorio de los esfuerzos anteriores, hechos por el país vecino, de destrozar la independencia ucraniana.

Este artículo fue traducido por Infobae.

The Conversation

Emily Channell-Justice no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

Jacob Lassin recibe fondos de the National Council for Russian and East European Research.

Publicado originalmente en The Conversation

Avatar

Por The Conversation

The Conversation US surgió de preocupaciones profundamente arraigadas por la calidad cada vez menor de nuestro discurso público, y del reconocimiento del papel vital que los expertos académicos pueden desempeñar en la arena pública. Independiente y sin fines de lucro, es parte de una red global de redacciones que se lanzó por primera vez en Australia en 2011. The Conversation comenzó sus operaciones en EE. UU. En 2014 y ahora también publica en Canadá, Reino Unido, Francia, Indonesia, África y España. así como Australia.