Héctor Blanco González: Un proceso electoral – segunda elección popular

“Una papeleta de voto es más fuerte que una bala de fusil” Abraham Lincoln

Héctor Blanco González, Abogado.

El pasado domingo 6 de febrero, conforme lo ordena nuestra Constitución Política y fue convocado por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), se realizó la votación nacional para elegir a quienes dirigirán los destinos del país desde los Poderes Legislativo y Ejecutivo en los próximos cuatro años, a partir del 1° y del 8 de mayo respectivamente. Ninguna de las nóminas propuestas para la Presidencia y Vicepresidencias obtuvo más del 40% de los votos válidos emitidos (no cuentan los votos nulos y en blanco) lo que nos lleva a una segunda vuelta electoral (balotaje) a celebrarse el primer domingo de abril. Debe subrayarse que estamos en un único proceso electoral que, en razón de lo dicho, tiene una “segunda elección popular” en la que, según la norma constitucional, se deberá escoger entre “las dos nóminas que hubieren recibido más votos” en la primera (138 constitucional).

El TSE, como máximo órgano electoral e intérprete exclusivo de la normativa de la materia (artículos 99 y 102 inciso 3 constitucionales), ha expresado que: “Conforme se aprecia, en caso de que ninguno de los candidatos supere en la primera vuelta el umbral establecido constitucionalmente, dicha votación no produce la elección, sino la selección de los candidatos que participarán en las segundas votaciones. Es decir, la segunda vuelta se configura como una etapa eventual del proceso electoral general y, en tal condición, se rige por las mismas normas que disciplinan la primera vuelta, las cuales resultan de aplicación extensiva a la eventualidad que se analiza.” (135-E-2002, de las 16:30 horas del 30 de enero de 2002)

De lo dicho se colige que esta nueva fase del proceso electoral en que hemos entrado se debe regir por las mismas reglas jurídicas que lo han venido regulando, no faltan temas que de una u otra forma provocan dudas y que conviene comentar.

¿Nueva convocatoria a elecciones? Si se trata de un único proceso electoral, en el que no se ha dado la elección, entonces, ha dicho el TSE, no se requiere nueva convocatoria, “…pues la segunda… se configura como una etapa eventual del proceso electivo general, a la que los ciudadanos acudirían sin necesidad de una nueva convocatoria electoral, porque ya están llamados para elegir Presidente y Vicepresidentes de la República… Es decir, el decreto de convocatoria a elecciones comprende la posibilidad de una segunda votación, que el Tribunal se limitaría a ordenarla, conforme lo establece el artículo 140 del Código Electoral, una vez constatado el supuesto fáctico previsto constitucionalmente, al momento de concluir el escrutinio definitivo de los sufragios emitidos…” en la primera vuelta. (Ver resolución 0304-E-2002 de las 14:45 horas del 1 de marzo de 2002).

Miembros de mesa. Otra cuestión que generalmente surge es si se deben nombrar nuevos miembros de mesa o si en esa segunda vuelta fungirán los mismos. El artículo 39 del Código Electoral (CE) señala que en cada distrito electoral existirán tantas juntas electorales como “lleguen a establecerse para cada elección”; lo que, en relación con el 41, que conceptúa ese cargo como honorífico y con inmunidad “desde el nombramiento hasta la declaratoria de elección correspondiente”, ha permitido interpretar al máximo órgano electoral que, por tratarse de un mismo proceso, con dos actos, en el que aún no se ha dado la declaratoria de elección, los miembros de las juntas electorales (órganos electorales imparciales) deberán continuar en el ejercicio de sus cargos con los mismos derechos y deberes. El TSE en la resolución 0289-E-2002, de las 14:30 horas del 26 de febrero de 2002 confirmó lo dicho en la 135-E-2002, de las 16:30 horas del 30 de enero de 2002, respecto a la unicidad del proceso y que la integración de las juntas (cantonales y receptoras de votos) sería la misma “…para una segunda vuelta electoral… de suerte que el mandato de las actualmente integradas se extiende a todas las fases del proceso electoral. Como se dijo, el nombramiento de sus integrantes se entiende prorrogado de pleno derecho y sin necesidad de una nueva juramentación, porque el encargo que constitucionalmente se les ha hecho comprende el proceso electoral globalmente considerado.”, y, agregó: “…la necesidad de celebrar una segunda vuelta de votaciones evidencia que aún no se ha dado esa elección -no hay un presidente electo- y es precisamente la designación de un presidente y sus vicepresidentes el objetivo final del proceso eleccionario. En igual sentido, el artículo 41 señala que el cargo de miembro de las Juntas Electorales se ejerce desde el nombramiento hasta la declaratoria de elección. La declaratoria de elección definitiva se hará cuando haya presidente electo, esto es, luego de celebrada la segunda vuelta electoral. Mientras tanto, el proceso aún no concluye y el nombramiento en el cargo continúa vigente.” (0304-E-2002).

Debe acotarse que sí resulta procedente la sustitución de miembros de mesa en los términos del 55 CE, “…cuando el delegado designado originalmente no pueda ejercer el cargo por muerte o cualquier otra causa justificada, a juicio del Tribunal Supremo de Elecciones o de la Junta Cantonal, según el caso.”

Fiscalización del proceso. El derecho a la fiscalización del proceso electoral por parte de los partidos políticos, recogido en el numeral 89 y siguientes del CE, se materializa mediante la acreditación de fiscales ante los organismos electorales; siendo discrecional por parte del partido enviarlos o no. Ese derecho se le ha reconocido a los partidos inscritos a escala nacional aunque no haya inscrito candidaturas. Igualmente se ha reconocido a los partidos que participaron en la primera ronda electoral. (Al respecto puede verse la resolución 135-E-2002).

En esa misma resolución se estableció que los partidos políticos pueden solicitar en cualquier momento la sustitución de sus fiscales o la acreditación de los que no hubiere nombrado antes. El TSE mediante el Reglamento para la Fiscalización de los Procesos Electivos y Consultivos, Decreto TSE n°. 9, de 11/07/2017, recogió en el artículo 16 esa facultad general de los partidos, con la limitación de que la solicitud debe ser “…presentada hasta quince días naturales antes de la elección”. Para el caso de la segunda vuelta, de manera específica señala en su artículo 27 que los fiscales acreditados mantendrán su investidura, “salvo que el respectivo partido político solicite su sustitución”; agrega que, en todo caso, los partidos interesados en fiscalizar el proceso deberán solicitar la entrega de los brazaletes de fiscales generales y de junta receptora de votos. Dicha sustitución queda sometida, expresamente, a las disposiciones legales y de ese reglamento “…en cuanto a tiempo y forma.”, consecuentemente, debe gestionarse hasta quince días naturales antes de la elección.

Padrón electoral. Igualmente surge la duda sobre cuál es el padrón electoral que se deberá utilizar para esa segunda elección. La respuesta también se deduce de lo ya dicho de que estamos en presencia de un mismo proceso electoral, consecuentemente, el padrón electoral o listado de sufragantes, debe ser el mismo utilizado para la primera votación (que de conformidad con el ordinal 24 del CE debió estar listo un mes antes de la elección); quienes adquirieron la mayoría de edad con posterioridad a la fecha de cierre para la inscripción en ese padrón –o antes de la segunda ronda-, no ingresarían en el mismo. De esto también se ha ocupado el TSE, al resolver un amparo electoral, sentencia 0304-E-2002, ratificó lo dicho al respecto en la 135-E-2002, al estipular que “la lista de electores debe ser la misma… La lista de electores a que hace referencia la norma citada, fija en forma definitiva para un proceso electoral y no solamente para una de su etapas, cuáles ciudadanos podrán emitir su voto para designar los distintos cargos de elección popular que se encuentran en disputa. Por ello y al formar parte del mismo proceso electoral, serán los electores designados en esa lista quienes participen en la segunda vuelta electoral. Un universo de electores que ha sido designado con la finalidad de elegir a sus gobernantes dentro de un determinado proceso electoral, no puede variarse mientras se desarrolle el mismo.” (Lo subrayado es del original). La única variación admitida por el TSE es en lo correspondiente a las personas fallecidas.

Financiamiento público: El TSE, resolución 135-E-2002, manifestó que el monto global de contribución pública a los partidos no podrá variarse en caso de una segunda vuelta, pues el artículo 96 constitucional no lo permite. Tampoco resulta procedente el aumento del monto máximo que corresponda a cada partido dado que al realizarse la segunda votación ya se ha efectuado la distribución por parte de ese Tribunal (que deberá hacer en proporción a los votos recibidos por cada partido en los comicios presidenciales y diputadiles, tan pronto declare la elección de diputados -187 CE-, -dentro los cincuenta días siguientes a la fecha de votación, 132 CE-.

Lo que sí ha autorizado el TSE es que los partidos intervinientes en la segunda votación “invoquen y demuestren gastos ocasionados durante esa etapa del proceso electoral, en orden a justificar el monto preestablecido a que tienen derecho a título de contribución estatal.”; para lo que deberán tramitar una modificación del presupuesto ya presentado en el plazo que fije ese alto órgano. (Ídem).

Permisos para reuniones públicas. El plazo para la gestión será el regulado por el TSE vía reglamentaria y lo dispuesto en los artículos 79 a 84 del CE. Debe tenerse en cuenta que los gastos justificables por los partidos para obtener la contribución estatal son los establecidos en el artículo 177 CE, que no contempla el “embanderamiento” y limita el reconocimiento de hasta 25 plazas públicas para todo el proceso electoral, las restantes deberá cubrirlas el partido. Esta materia también está regulada por el Decreto n°. 7-2013 TSE y sus reformas, del 02/07/2013, que es el Reglamento para autorizar actividades de los Partidos Políticos en sitios públicos

Aplicación y divulgación de encuestas de carácter político-electoral. Solamente podrán realizar estas tareas aquellas empresas ya registradas ante el TSE para este proceso electoral (85 ter CE). Asimismo, tal cual lo dispone el referido artículo, está prohibida “…la difusión o publicación, parcial o total, por cualquier medio, de sondeos de opinión pública o encuestas relativas a procesos eleccionarios, durante los dos días inmediatos anteriores al de las elecciones y el propio día.” (Puede verse además el Reglamento sobre la Inscripción para la Realización de Encuestas y Sondeos de Opinión de Carácter Político Electoral, decreto n°. 18-2009 y sus reformas).

Empate en la elección: Este es un supuesto al que se le podría dar poca importancia, sin embargo, resulta indispensable que el ordenamiento jurídico resuelva esta eventual situación. El artículo 138 constitucional lo regula de la siguiente manera: “Si en cualquiera de las elecciones dos nóminas resultaren con igual número de sufragios suficientes, se tendrá por elegido para Presidente al candidato de mayor edad, y para Vicepresidentes a los respectivos candidatos de la misma nómina.” Desde luego que la referencia a cualquiera de las elecciones es a la primera o segunda (de ser necesario) en el mismo proceso electoral, tal cual sucede en el presente.

No he pretendido agotar las posibles dudas o cuestiones que surgen ante el desarrollo del proceso electoral, sin embargo, espero que las comentadas puedan orientar a quienes colaboran con los partidos políticos o se interesan por esta materia.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...