Hernán Esquivel Salas, Abogado e historiador.

 

El 15 de septiembre del año 2021, los costarricenses celebramos el Bicentenario de la Independencia de España; país al cual Costa Rica estuvo subordinado por más de 300 años, al igual que los demás países que conforman actualmente Centroamérica. Un movimiento que se inicia en la ciudad de Guatemala, específicamente en el Cabildo de dicha ciudad, culmina con la firma de un documento denominado Acta de Guatemala el 15 de setiembre de 1821, y que da base para que las demás ciudades centroamericanas, con gran espíritu de solidaridad y civismo, sus habitantes siguiendo los pasos de Guatemala, ratifiquen los acontecimientos que dieron lugar a dicha independencia. La Independencia de Centroamérica queda sellada con los hechos ocurridos en la Ciudad de Guatemala el 15 de setiembre de 1821.

En Costa Rica, la noticia de lo sucedido en Guatemala, llega a la ciudad de Cartago, capital de la provincia de Costa Rica, y sede de las autoridades españolas en el mes de octubre de 1821. Después de algunas vacilaciones, causadas por la actitud expectante de la provincia de León, que al principio había resuelto mantenerse fiel a la monarquía, los pueblos y las autoridades costarricenses, acuerdan no solo apoyar la independencia, sino también, destituir al gobernador español, don Juan Manuel de Cañas, y  el Ayuntamiento de San José, recomienda  la formación de una Junta Provisional de Gobierno, para que se haga cargo de los diferentes asuntos públicos militares, etc,  mientras se toman las resoluciones correspondientes y,  posteriormente, mediante elección popular se constituye la  Junta de Delegados de los Pueblos que el 1 de diciembre de 1821 emitirá la Primera Constitución en Costa Rica: Pacto  Social Fundamental Interino de Costa Rica, o Pacto de Concordia.

Con esta Constitución se inicia en Costa Rica, una idea diáfana y clara de darse una organización propia, lo que significa que desde un principio los costarricenses trabajaron en serio y deseaban aprovechar las circunstancias para nombrar un gobierno, soberano, democrático y republicano.  Así, a los pocos meses de haberse escuchado en las plazas de los diferentes pueblos la lectura del Acta de la Independencia, los costarricenses tuvieron la satisfacción de contar con una Carta Fundamental en la cual se declaraban los derechos y las libertades correspondientes al mencionado régimen político A pesar de la incierta situación por la que se atravesaba, el país dio un paso firme hacia adelante al decidirse a organizar su vida política como lo creyó conveniente, con absoluta independencia, sin que, para ello existieran presiones o fuerzas extrañas ajenas al territorio nacional.

Este sistema de convivencia establecido por nuestros ancestros, nos deja un pensamiento agradable desde el punto de vista de ser como personas que se sacrificaron con el fin de lograr la felicidad de una mayoría y libre participación sociopolítica de quienes se proyectan a través de este sistema, que se pretende perfeccionar dentro de la comunidad costarricense. No ha sido fácil el perfeccionar este sistema de participación, incluso desde los primeros años de vida de la sociedad costarricense se produjeron conflictos entre los distintos grupos socio económicos que han tratado de moldearlo según sus intereses.

Desde la época de la colonia, se cuenta que existieron hondas diferencias sociales entre el Peninsular o noble que era el que obtenía los mayores favores y beneficios, mientras las otras clases: criollo, mestizo, mulato, indio, negro, vivía en desfavorables condiciones incluso de explotación. Lo anterior, dio lugar a una diferenciación social durante parte de la época colonial. En el Valle Central se dice que existía la denominada Chacrá, que fortaleció el individualismo y libre determinación de voluntades, dándose una vida familiar y paternal, con una economía de subsistencia con limitaciones de tipo económico y social, pero formándose al final dos grupos de interés: un grupo  con fuerte influencia de las autoridades españolas que veían perder su poder político, sobre todo en las  ciudades de Cartago, Capital de la provincia, y Heredia, y otro originado en la ciudad de San José, dado su incipiente desarrollo económico y apoyado por la ciudad de Alajuela. Esto va a traer como consecuencia la aparición de varios conflictos durante los primeros años de independencia, que suscitaron enfrentamientos entre hermanos, pero, lo importante es que fueron superados y el pueblo costarricense siguió manteniendo el sistema democrático como modo de convivencia social.

Resulta interesante acotar lo siguiente: la democracia para el costarricense, no es una fórmula más para implantar una determinada forma de gobierno, sino que este sistema político demócrata ha permanecido vivo y palpitante a través de nuestra historia, desde el año de 1821, a pesar que nuestro sistema democrático a partir de la independencia se ha visto amenazado en ciertos momentos, el pensamiento civilista del pueblo costarricense y los distintos gobernantes han logrado preservar su estructura política, la que podemos afirmar se destaca como una excepción en el ámbito político latinoamericano, donde predominan los Golpes de Estado y el Militarismo.

Costa Rica después de la independencia, transformada en Estado, escogió vivir en un Estado de Derecho, reconociendo y amparando las libertades políticas tradicionales, mientras que otros pueblos de América, casi siempre han estado sometidos al caos o a la dictadura política militar.

Entre los primeros gobernantes que defendieron la soberanía, e independencia del país, observamos que en 1836 emigrados costarricenses invadieron Guanacaste con fuerzas nicaragüenses, capitaneados por Manuel Quijano, con el fin de apoderarse de dicho territorio, siendo rechazados con energía por los guanacastecos, posteriormente don Braulio Carrillo con una fuerza armada los hizo pasar la frontera. El Jefe de Estado, Braulio Carrillo, el 14 de noviembre de 1838, declaró que Costa Rica asumía la plenitud de su soberanía, haciendo que el territorio costarricense recobrara su independencia, como Estado Libre, ya que todavía estaba ligado a la denominada República Federal de Centroamérica. Concluyó la obra de Carrillo el Doctor José María Castro Madriz, quien decretó a Costa Rica nación soberana e independiente de cualquier otro Estado el 31 de agosto de 1848.

Siguiendo los pasos para la defensa de la democracia y la soberanía nacional, don Juan Rafael Mora Porras, expulsa de tierras centroamericanas a los filibusteros que querían convertir los estados centroamericanos en un Estado esclavista, de los estados del sur de los Estados Unidos. Esta gesta de 1856, denominada la Campaña Nacional, significa la verdadera lucha a favor de la independencia y soberanía nacional, no sólo de Costa Rica, sino también del territorio centroamericano, pretendido por unos aventureros cuyos objetivos y fines eran contrarios a la creencias e ideología de nuestros pueblos.

También no debemos olvidar la lucha por el fortalecimiento de la democracia y participación del pueblo en la toma de las decisiones políticas y de organización del país, comenzando con la promulgación de la primera constitución mediante el voto popular, lo que se convierte en una costumbre electoral a través de las distintas constituciones posteriores,  culminando con la Constitución de 1844, que establece el voto directo, y en 1913 se restablece nuevamente  el voto directo que había sido eliminado con anterioridad, hasta llegar a la Constitución de 1949, que lo hace universal   reconociendo el voto a la mujer que les estaba vedado anteriormente, logrando posteriormente importantes participaciones igualitarias en puestos de elección popular por medio de los partidos políticos e instituciones del Estado.

La lucha por la pureza del sufragio, pilar fundamental de todo sistema democrático, presenta en Costa Rica, momentos importantes dignos de mencionar: los acontecimientos del 7 de noviembre de 1889. Cuando el gobierno de don Bernardo Soto, no reconoce el triunfo electoral de la oposición y ante la presión de más de 7 mil ciudadanos armados, que sitiaron la ciudad de San José, el Presidente don Bernardo Soto, para evitar una guerra civil entrega el poder.

Tenemos también, la guerra civil de 1948, al anularse por parte de la Asamblea Legislativa, el triunfo electoral presidencial en las elecciones de ese año del candidato opositor al gobierno, don Otilio Ulate Blanco. Un grupo de costarricense a la cabeza de José Figueres, triunfa en la lucha armada, y después de período de transición, durante el cual, el poder lo tiene una Junta Revolucionaria, se reconoce como presidente al señor Ulate, verdadero ganador de las elecciones del año de 1948.

A partir de estos hechos, los procesos electorales se han fortalecido sobre todo en cuanto a la pureza de sus resultados hasta la actualidad en que el Tribunal Supremo de Elecciones da un ejemplo a nivel nacional y mundial de la libertad y responsabilidad de un pueblo al elegir a sus autoridades políticas, actitud que es respetada y apoyada por los gobernantes y ciudadanía en general

Para lograr una mayor participación del pueblo en la toma de decisiones políticas, se reforma la constitución actual y se establece el Referéndum, mediante el cual el pueblo (al cumplir ciertos requisitos) ejerce la facultad de aprobar o derogar leyes y hacer reformas parciales de la constitución. Además, otro instrumento de participación democrática es la denominada Ley de Iniciativa Popular, donde los ciudadanos pueden elaborar y presentar proyectos de ley a la Asamblea Legislativa, mediante la intervención de los diputados. Estos instrumentos refuerzan considerablemente la participación de los ciudadanos y refuerzan el régimen democrático en cuanto a lograr una democracia más participativa y no solo representativa.

Otro aspecto en la participación y fortalecimiento de la democracia, que viene incluso desde los años de la colonia, es la participación de los ciudadanos, en los denominados, Ayuntamientos y posteriormente municipalidades, para defender y organizar los intereses locales de cada comunidad, con el cual  se otorga a los vecinos la posibilidad de atender y velar por el desarrollo económico social y cultural de cada uno de las comunidades involucradas, y de escoger, independientemente de las elecciones nacionales, a los integrantes de dichas instituciones locales denominados: regidores y síndicos.

Así, el sistema democrático costarricense se ha convertido en un modo de vida para los ciudadanos, como una forma de convivencia diaria, que debe de ser defendida y garantizada día a día por todos los ciudadanos costarricenses, pues se trata de todo un proceso histórico de muchos años de formación. Supone igualdad entre todos sus habitantes, el reconocimiento del derecho básico a la participación en la toma de las decisiones que afectan los aspectos más sobresalientes de la vida social ya sea en forma directa o indirecta.

Aún así, no basta dictar  la igualdad jurídicamente, no es suficiente el decirla. La teoría tiene que hacerse realidad efectiva. Por ello, la democracia solo puede ser posible donde exista una forma de convivencia que cultive el respeto diario y efectivo de los individuos, de unos hacia otros, reconociendo la existencia de diferencia sociales. Pero, si esas no se acentúan en forma extrema y cada uno mantiene una solidaridad a pesar de sus diferencias, la vida democrática tiene una importante base para su desarrollo.

El sentimiento del propio valor que hace que los hombres no se sientan obligados a humillar ni humillarse ante nadie, es otra característica básica de la convivencia democrática, que debe de fortalecerse con el quehacer diario de los ciudadanos en el ejercicio democrático de sus derechos y obligaciones que le competen como individuos y como componentes de la sociedad en general. Así de esta forma, será la posible la participación y un sentimiento amplio de libertad, porque esta convivencia igualitaria es todo lo contrario del sometimiento y significa la base del respeto mutuo, además de la consideración recíproca y espontánea entre los hombres, producto de la convivencia y de ese quehacer diario en beneficio de todos.