Ideas a considerar para  enfrentar la mega crisis

La crisis que tenemos no es una calamidad. Es una oportunidad. Pero no le pongamos cofal ni zepol.  Es la hora del parto y también del pacto.  Su tratamiento debe ser holístico, holográfico y absolutamente democrático.

0

Walter Coto Molina, Abogado (Dr.).

Con el ánimo de unir y de  construir en  momentos en que la tendencia nacional ciertamente  parece decantarse por la división, el caos y la destrucción, sugiero  algunas ideas de abordaje, que pudieran servir de insumos para debatir acerca de lo que podría ser una posición nacional,  para enfrentar la realidad complicada que vive el país.

PRIMERO Hay que partir de una primera constatación. Estamos frente a una mega-crisis. La situación externa que se observa es la de una crisis sistémica de carácter integral. A diferencia del pasado no se trata de una crisis localizada. La crisis que tenemos es de nuestra democracia total. Hemos venido comprando  todos los números de la lotería, y ya nos sacamos el  “premio “.   Padecemos la acumulación de malas gestiones de política pública de todos los colores, de envejecimiento y disfuncionalidades institucionales, de un engorde de privilegios en sectores empresariales y gremiales, de una pérdida del alma nacional, de políticas fiscales desacertadas, de corrupciones rampantes, de infraestructuras deterioradas, de  cierto periodismo  mediocre y asociado, de partidos y dirigentes sin liderazgo, de un abandono del campo donde está la gran reserva moral de nuestra patria,  y lo más grave,  de una pobreza y de una desigualdad  vergonzosa que se profundiza a diario.  Si aceptamos esto como cierto, la primera idea  es que para atender la mega-crisis  general y total que padecemos, la medicina tiene que ser global e integral, lo cual implica que la visión política para su atención no puede ser de remiendos, ni atomizada, ni parcelada. Tiene que tratarse con una visión holística. Nada o poco se va a resolver con quitar Ministros, porque el problema es más grande. Tampoco nada se va a resolver con disolver sindicatos o no contratar camioneros porque la crisis es mucho más que eso. Ni siquiera con leyes de maquila, o con reformas parciales. El tamaño del problema es mucho más grande. Es la hora de pensar en serio. El país requiere de  una nueva organización  estructural democrática,  sin miedos y sin fantasmas. Organizar el país de manera diferente es una necesidad imperiosa, porque con la organización actual que tenemos no hay manera, no  vamos a salir. Nuestros dirigentes públicos, privados y sociales tienen que  pensar en soluciones grandes, concatenadas e integrales.  Muchas de las necesidades que se reclaman podrán atenderse cuando el todo sea refrendado, pues a la visión global hay que hacerla acompañar de la holográfica, en la cual, en el todo están las partes, y en las partes está el todo. Cuando vemos un joven que deja el Colegio, deberíamos ver también una institucionalidad que lo excluye. En fin,  la mega-crisis no se resuelve con una ley por aquí y otra por allá, o con meras negociaciones bilaterales, o con algunas medidas administrativas, o con imposiciones y garrote, o con meros acuerdos de cúpulas partidarias. La crisis ya llegó y está en todo el cuerpo social, político, cultural y económico, y para enfrentarla la medicina tiene que ser también integral.

SEGUNDO  Otra constatación  es que la mega-crisis revela componentes internos en la ciudadanía que son muy graves, y que no se puede atender solamente con instrumentos tradicionales, legislativos o institucionales. La mega-crisis está generando en el inconsciente colectivo una enorme separación de la población con la institucionalidad, con la autoridad y en especial con las  dirigencias, las cuales no solamente son más cuestionadas, lo cual es un avance,  sino odiadas, irrespetadas y percibidas con desprecio. Para muchos costarricenses la política es hoy la actividad más perversa.  En el cuerpo social hay grandes turbulencias psíquicas  que los dirigentes desprecian en su justa valoración. Si esto es  también cierto, la medicina pasa por  realizar actos y toma de decisiones de alto valor agregado, que recuperen la confianza y la legitimidad del sistema y de sus autoridades, pero sin shows.  Eso solo es posible con el mejoramiento sostenido del servicio público,  y con el ejemplo de las autoridades públicas y privadas, dentro de  un proceso de cambio cultural consciente que acompañe esas nuevas formas de gestionar lo público,  las empresas y las organizaciones. La crisis que vivimos no exime a la sociedad.  Muchas veces los ciudadanos exigimos a los demás,   conductas honestas que no practicamos en nuestra vida diaria. Por ello es urgente desarrollar herramientas y una estrategia, para incorporar y consolidar una nueva cultura de responsabilidad, de solidaridad y de participación activa seria en la sociedad. Pero el Poder tiene que ser ejemplarizante y edificante a la vez.

TERCERO: Otra constatación es que el país está dividido como nunca antes. Los empresarios halan para su lado, los sindicatos también, los que están en el Poder son rehenes de poderes fácticos, algunos medios de comunicación atizan el odio entre grupos y personajes, las redes explotan con una mezcla de odio y de noticias falsas y verdaderas, los partidos políticos divididos a lo interno, y a veces unidos, pero sin estudio riguroso de la realidad,  y el país a merced de los organismos internacionales que “sugieren leyes” y cambios culturales sin procesamiento social. El mosaico es ese. Hasta el revanchismo  ya llegó por diferentes vías.  El país está hecho de retazos, sin rumbo, sin un proyecto político esperanzador de bienestar, y completamente dividido en un esquema de  “sálvese quien pueda”.  Si eso es cierto, entonces es la hora de superar la división con una convocatoria nacional impecablemente democrática,  de la representación  de la institucionalidad y  de todas las fuerzas y sectores, para consolidar una estrategia de unión y de rumbo. Si no nos unimos,  nos hundimos. Si no nos unimos,  vamos a perder el país. Desde el año 2000 vengo abogando por un pacto social, pero no solamente entre los partidos y las cúpulas, sino como una estrategia inclusiva que contemple la voz de la representación social organizada, es decir,  también al soberano. La crisis que tenemos no es una calamidad. Es una oportunidad. Pero no le pongamos cofal ni zepol.  Es la hora del pacto y también del parto.  Su tratamiento debe ser holístico, holográfico y absolutamente democrático.

CUARTO: Finalmente hay que enfrentar la mega crisis con el talento, la generosidad y la solidaridad de los costarricenses. Hay que evitar a toda costa que en esta crisis intervengan factores externos, los cuales pueden tener interés en fomentar un caos de grandes proporciones en Costa Rica, porque bien que mal, nuestro país es un trofeo apetecido en el concierto de las naciones por su tradicional estabilidad política y  régimen democrático. Los problemas de orden político  que tenemos  los debemos resolver nosotros los costarricenses sin intervenciones ni asesorías extranjeras.  Tanto el Gobierno como los sectores organizados de la sociedad deben evitar infiltraciones externas en un proceso que es muy nuestro. Sería criminal permitir injerencias foráneas en la atención y solución de la mega crisis que nos agobia.

 Estas son algunas ideas que se me ocurren para abordar la crisis. Enfrentarla con una visión holística y holográfica, impulsar herramientas de cambio cultural y de hechos ejemplarizantes y concretos que conmuevan positivamente la psiquis colectiva, consolidar un pacto político, social, cultural y económico inclusivo,  que sirva para romper la negatividad y la separación que hoy tenemos y finalmente construir la solución con nuestro compromiso de costarricenses sin injerencias externas de ningún color.  Este es un marco de abordaje. Los contenidos de la solución podrían ser luego  el resultado de un abordaje de esta naturaleza.

 

Walter Coto Molina
Es Abogado, catedrático, ha sido Secretario General del PLN así como Diputado y Presidente de la Asamblea Legislativa.

Del mismo autor le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...