Inés Revuelta Sánchez, Académica e Investigadora Universitaria

En la Ley 10,427 de Presupuesto Ordinario y Extraordinario de la República para el Ejercicio Económico 2024, se incluyó vía moción No. 67, un monto de 855 millones de colones para el Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ). Estos recursos están destinados a importantes programas de atención a la juventud de nuestro país como son: Centros Cívicos, 150 millones; Museo de Arte Costarricense, 50 millones; Casa de la Cultura de Puntarenas, 45 millones; Sistema Nacional de Bibliotecas (SINABI), 100 millones; y Consejo de la Persona Joven, 510 millones.  En este momento y casi al cumplirse la mitad del periodo económico en ejecución, dichos recursos están en espera de ser trasladados, debido al criterio subjetivo del Ministro de Hacienda.

Como ciudadana, estoy a favor de una ejecución responsable de recursos y una minuciosa contención del gasto. Es necesario. Sin embargo, también es necesario y por demás urgente, que los programas destinados a la atención de las personas jóvenes en materia de seguridad, cuenten con los contenidos presupuestarios que coadyuven a mantenerles alejados de la drogadicción, la delincuencia y el crimen organizado.

Lo anterior, reafirmando que hoy más que nunca, se debe invertir en la prevención y la promoción de actividades culturales para la sana convivencia y el desarrollo humano integral de la niñez y las juventudes.

Aunado a lo expuesto, es imperativo el cumplimiento tanto de los preceptos Constitucionales como de los contenidos de la Ley 10.427, considerando en particular, que los recursos fueron asignados y aprobados en la Asamblea Legislativa a la luz de recortes que previamente fueron establecidos por el mismo Ministerio de Cultura y Juventud, no en detrimento de uno de sus sectores, ¡sino de ambos!, y  sin dejar de mencionar que estos ya habían sido afectados en el pasado, por una reducción sensible –  por demás insensible- en inversión social.

La Cultura debe ser eje transversal en todas las políticas públicas en el ámbito social y en este momento, de manera específica, debe serlo en materia de seguridad, educación y salud. Lo anterior, porque las acciones emprendidas en el ámbito cultural de manera transversal, garantizan una infancia y juventud con arraigo en valores y principios de sana convivencia, y además sin lugar a dudas, generan la promoción de la creatividad y el espíritu competitivo para su desarrollo personal y profesional.

Bajo un clima de inseguridad social como el actual, no es de recibo que los recursos destinados a la juventud se sopesen bajo criterios subjetivos para su traslado al MCJ y más aún, correr el riesgo de caer en la sub ejecución por falta de voluntad política de las autoridades ministeriales para destinarlos a un uso efectivo en pro de actividades culturales que incidan en hábitos de vida cívica.

Hago un vehemente llamado a la ciudadanía, al sector Cultura y al de Juventud, a la Asamblea Legislativa y a las autoridades gubernamentales para que la inversión social se mantenga en los más altos niveles. Cada colón invertido en nuestra niñez y juventudes será sin duda un paso en la dirección correcta. Cada céntimo será un paso más lejos de la deserción escolar, de las redes del crimen organizado, de la violencia contra las mujeres jóvenes, las niñas y niños así como otros flagelos que necesitan recursos destinados a acciones urgentes ahora. El único criterio que debe prevalecer para considerar el traslado de los recursos a los programas presupuestarios del MCJ, debe ser el costo de oportunidad que como país asumimos cuando nos direccionamos al pleno desarrollo, ese desarrollo humano, integral e inclusivo que debemos procurar pero que en este momento está en el vilo de la navaja. Por eso, los recursos para Cultura y Juventud no pueden y no deben esperar.

Inés Revuelta Sánchez  es Académica e Investigadora Universitaria y Consultora en Política Social.
Ex-Directora General del Teatro Nacional, Ex-Directora Ejecutiva del Teatro Popular Melico Salazar
Administración, Gestión Pública, Cultura, Educación y Arte (inesrevuelta@gmail.com)