Inseguridad Ciudadana y Cultura Política Democrática

En los dos primeros años de Gobierno de Luis Guillermo Solís no solo crecen problemas como la inseguridad, el desempleo y la desigualdad, sino que además se deteriora la confianza y la democracia en nuestra Costa Rica.

0

La seguridad ciudadana y la convivencia pacífica siguen siendo una de las principales preocupaciones de los costarricenses. Luego de recuperar niveles aceptables para nuestro país durante el Gobierno de Chinchilla Miranda, lo cierto es que durante esta Administración Solís la situación se ha deteriorado de una manera importante.

Esto por supuesto tiene efectos sobre la salud y las vidas de muchas personas, al punto que la cantidad de homicidios este año probablemente llegará a más de 600. Tienen también consecuencias de tipo social, económico y hasta político. En este último campo, el incremento en el sentimiento de inseguridad (y en la inseguridad misma) deteriora la confianza de los ciudadanos en las instituciones y en el mismo sistema democrático.

  • Aumenta la criminalidad.

Durante la Administración Solís Rivera se identifica una crisis en materia de seguridad ciudadana. En el siguiente cuadro podemos analizar la cantidad de homicidios que se reportan ante el Organismo de Investigación Judicial.

Como puede notarse con claridad, la cantidad de homicidios tiene una tendencia al crecimiento, al punto que los años 2015, 2016 y 2017, han roto cada vez todos los “records” en la materia.  El problema no han sido solo los homicidios, también en el 2016 los asaltos crecieron un 9.4%, el robo de vehículos un 7.3% y el asalto a vivienda un 2%. Ese año prácticamente hubo un aumento en todos los delitos que registra el Organismo de Investigación Judicial.

  • Aumenta la victimización.

La seguridad ciudadana no solo se mide mediante el registro objetivo de delitos, sino que también se utiliza la denominada “victimización”. Mediante encuestas de opinión pública se consulta a las personas sobre si han sido víctimas de la delincuencia en el último año.

El Programa “LAPOP” de la Universidad de Vanderbilt realiza encuestas de opinión cada dos años para determinar la Cultura Política en todos los países de América Latina. Al mantener las mismas preguntas y metodologías de las encuestas, permite dar seguimiento al comportamiento de las variables a través de los años. Los datos de la encuesta del 2016 acaban de ponerse a disposición de la comunidad científica, por lo que es posible comparar ya los resultados del 2014 con los del 2016.

Frente a la pregunta ¿Ha sido víctima de algún acto de delincuencia en los últimos doce meses?, aumentó considerablemente el porcentaje de personas que respondió de manera afirmativa.

Es decir, la victimización en el país aumentó alrededor de 10 puntos en los dos primeros años de la Administración Solís, lo que es coincidente con el aumento general de la criminalidad objetiva que estudiamos con anterioridad. Por cualquier lado que se vea, han sido dos años difíciles en materia de seguridad ciudadana.

  • Aumentan las actitudes autoritarias y represivas.

En las encuestas de LAPOP se pueden identificar además muchos datos interesantes para medir la Cultura Política en América Latina. Costa Rica siempre había sobresalido como uno de los países con mayor apoyo popular a la democracia, a la paz, y a las formas no violentas de resolver los conflictos. En todos los estudios anteriores, el país se mencionaba como ejemplo para los países de la región en estos temas.

Sin embargo, en esta encuesta del 2016 se aprecia alguna información contraria a esta característica, que nos hace pensar que una de las consecuencias del crecimiento de la delincuencia, es también el crecimiento de valores autoritarios, represivos y contrarios a la democracia costarricense.

Por ejemplo, encontramos un aumento importante del porcentaje de personas que dice apoyar un Golpe de Estado por la Fuerza Pública en determinados casos. La pregunta que se formuló fue la siguiente: “En su opinión: ¿Se justificaría que hubiera un Golpe de Estado por parte de la Fuerza Pública frente a las siguientes circunstancias?… frente a mucha corrupción… frente a mucha delincuencia”.

Especialmente en el caso de que existiera mucha corrupción, los costarricenses justificarían un Golpe de Estado por parte de la Fuerza Pública. En ambos casos (mucha corrupción o mucha delincuencia) el porcentaje de personas que apoyaría este hecho aumenta considerablemente en los últimos dos años.

Además, la encuesta LAPOP consultó sobre el nivel de satisfacción con el funcionamiento de la democracia en el país. La pregunta fue: “¿Usted diría que está muy satisfecho, satisfecho, insatisfecho o muy insatisfecho con la forma en que la democracia funciona en Costa Rica?

Evidentemente hay un deterioro importante con el nivel de satisfacción con el funcionamiento democrático, que puede también deberse a ese incremento en la violencia y la criminalidad que vive el país.

Viendo las respuestas que los costarricenses brindan a estas dos preguntas en particular, nos preocupa el deterioro de los valores democráticos en el país, así como el aumento a conductas autoritarias y represivas para solucionar los problemas que se identifican.

Conclusión: Más violencia y menos democracia.

Por diversas razones no explicadas en este breve artículo, la verdad es que en Costa Rica crece la criminalidad y la delincuencia desde el año 2014. Esto llevará a tener en el 2016 alrededor de 600 homicidios, cantidad nunca vista en la historia costarricense. Las consecuencias de esto son varias e importantes. Además de las vidas humanas perdidas y del costo económico y social asociado, esto produce un fuerte deterioro de los valores democráticos de los costarricenses.

En los dos primeros años de Gobierno de Luis Guillermo Solís no solo crecen problemas como la inseguridad, el desempleo y la desigualdad, sino que además se deteriora la confianza y la democracia en nuestra Costa Rica.

 

Comentarios

Cargando...