Jacek Rostowski: Lecciones de la oposición polaca

After years of misrule under Poland's Law and Justice party, a candidate representing the mainstream opposition almost managed to wrest back control of the presidency. In fact, anti-populists everywhere should see Rafał Trzaskowski's near-miss campaign as a model for their own efforts.

0
by Jacek Rostowski

LONDRES – Si bien el alcalde de Varsovia, Rafal Trzaskowski, no salió victorioso en la elección presidencial de Polonia, el resultado representa un punto de inflexión en la política europea. La ola nacionalista-populista ha llegado a un pico. Para parafrasear la famosa ocurrencia de Winston Churchill luego de la Segunda Batalla de El Alamein en 1942, éste tal vez no sea el comienzo del fin del nacionalismo autoritario contemporáneo, pero al menos es el fin del comienzo.
Sin duda, el partido gobernante de Polonia, Ley y Justicia (PiS), seguirá su conflicto con la Unión Europea por sus intentos por minar la independencia judicial y el estado de derecho en el país. Y el presidente del PiS, Jarosław Kaczyński, seguramente intentará llevar a cabo una toma de control de los medios independientes que quedan en Polonia –el próximo punto relevante en su agenda autoritaria-. Asimismo, sin la necesidad de tener que involucrarse en una guerra de trincheras política con un nuevo presidente hostil, el gobierno del PiS podrá seguir frustrando el proyecto europeo desde adentro.
De todos modos, a los antipopulistas tal vez les sirva de consuelo el hecho de que el presidente polaco, Andrzej Duda, logró ganar la reelección sólo por un estrecho margen, a pesar de tener de su lado toda la fuerza de los medios estatales financiados con dinero de los contribuyentes. En verdad, el desempeño sorprendentemente sólido de la oposición polaca ofrece varias lecciones para todos los que todavía crean en la democracia constitucional y el estado de derecho, no importa dónde vivan.
Primero, al desafiar a un gobierno populista, es fundamental construir la coalición más amplia posible. Los populistas autoritarios en países como Turquía y Hungría siguen ganando elecciones porque sus opositores están siempre sumidos en conflictos internos. Los antipopulistas deben dejar de lado los desacuerdos de larga data sobre cuestiones de cultura (los derechos del colectivo LGBTQ y cosas por el estilo) y de política económica (como el proteccionismo y la redistribución del ingreso) para poder concentrarse en la tarea esencial: eyectar a los populistas del poder. La incapacidad de unirse es lo que condenó la causa “Quedarse” en Gran Bretaña el año pasado.
Los antipopulistas también deben aprender a consolidar su base de la manera más rápida y efectiva posible como hacen los populistas. La polarización, la táctica política populista por excelencia, desafortunadamente se ha convertido en una parte intrínseca de la política moderna en términos más generales. Entender esto es particularmente importante inmediatamente después de que los populistas llegan o regresan al poder. En ese momento, las fuerzas antipopulistas enfrentarán años de difamaciones por parte del gobierno y corren el riesgo de ser desmovilizados por la derrota.
Los últimos años han demostrado que cuando “ellos” golpean bajo, no hay mucho más por hacer que golpear aún más bajo. El impresionante anuncio “Mourning in America” (Amanece Estados Unidos de luto) divulgado por el Proyecto Lincoln (republicanos “Nunca Trump”) en Estados Unidos es un buen ejemplo de cómo propinar un golpe efectivo. (Por supuesto, contrarrestar los mensajes populistas es más fácil cuando los populistas en el poder han demostrado ser más corruptos, incompetentes y egoístas que las llamadas elites a las que desplazaron).
La realidad es que para quienes buscan expulsar a los populistas del poder, los “mensajes positivos” son cosa de necios. También lo son los esfuerzos por crear un partido completamente nuevo o “central” en el movimiento antipopulista. La oposición democrática en Polonia malgastó varios años intentando crear tres nuevos partidos que, en todos los casos, supuestamente representaban una alternativa novedosa, no desprestigiada y “positiva” para el PiS. Sin embargo, al final, fue Plataforma Cívica (PO) –el partido de Donald Tusk, ex primer ministro polaco y presidente del Consejo Europeo- el que casi le arrebata la presidencia al PiS de Kaczyński.
Dicho esto, un mensaje positivo durante el último tramo de una campaña electoral, cuando el poder todavía está disponible, puede ser útil para ampliar el atractivo antipopulista y llegar a los votantes independientes. Muchas veces, como sucedió en Polonia, una estrategia de estas características implica poner al frente a una nueva generación de políticos. Esto es especialmente necesario cuando el principal partido opositor antipopulista está tan bien establecido como el PO.
Finalmente, es importante recordar que como los populistas naturalmente prosperan cuando son oposición, normalmente tienen dificultades para gobernar de manera efectiva. No es casual que el presidente norteamericano, Donald Trump, el primer ministro británico, Boris Johnson, y el presidente ruso, Vladimir Putin, hayan respondido de manera desastrosa a la crisis del COVID-19. Cuando los políticos se concentran en dominar el ciclo de noticias a cada hora y a regodearse en el teatro político, les queda poco tiempo para trazar soluciones efectivas para los problemas del mundo real.
El resultado es que mientras las instituciones de la democracia basada en reglas se puedan mantener (especialmente en el caso de una prensa libre e independiente), los gobiernos populistas serán transitorios. Es más, en Polonia, el gobierno del PiS enfrentará un problema estructural profundo en los próximos años. Mientras que Duda ganó decisivamente entre los votantes de más de 50 años, Trzaskowski tuvo una ventaja de 22 puntos entre los votantes más jóvenes.
La única defensa que tiene el PiS contra el paso del tiempo es inclinarse aún más hacia el autoritarismo, y luego hacia una dictadura lisa y llana. Eso lo colocará en conflicto directo con las democracias de Europa occidental, la UE y potencialmente Estados Unidos después de su propia elección presidencial en noviembre, siempre que los opositores de Trump adapten las lecciones de la derrota por un margen mínimo de Trzaskowski.


Jacek Rostowski

Jacek Rostowski is a former minister of finance and deputy prime minister of Poland.

Copyright: Project Syndicate, 2019.
www.project-syndicate.org

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...