Jack D. Torres Leandro: Ahora o Nunca, La Innovación Abierta en el Sector Público

Algunas reflexiones finales, la innovación en el sector público puede suceder si las personas con sus ideas, habilidades y competencias son tomadas en cuenta,  partiendo de una heterogeneidad de saberes que permitan construir una estrategia de innovación, con su debida estructura organizacional, acercando a las instituciones del estado al futuro.

0

Jack D. Torres Leandro, Académico

En los últimos días, los medios de comunicación escrita han venido informando a los costarricenses sobre las pérdidas financieras de algunas instituciones del estado; siendo un tema que debiera ocuparnos a todos, ya que éstas contribuyen en gran medida a la competitividad del país.

Por tal motivo, presentó algunas líneas propositivas para instar a los jerarcas de las instituciones del estado ya sea se encuentre o no en competencia, a que le brinden una oportunidad real a sus instituciones a desarrollar acciones contundentes en materia de gestión de la innovación.

Bajo la coyuntura actual, es AHORA O NUNCA, de ahí la gala del título en cuestión.

Al momento de pensar en procesos de gestión de la innovación en el sector público, nos rememora algunas situaciones merecedoras de subrayar entre ellas: a) un aparato institucional demasiado grande, b) atomización de actividades y la falta de flexibilidad para tolerar el error, c) carencia de claridad y rumbo especialmente en los procesos de transformación estratégica.

Lo anterior lo sustento, a excepción del Instituto Nacional de Seguros entidad que ha realizado un esfuerzo real para la introducción de las tecnologías de frontera para eficientizar sus procesos, no existe otra centralizado o descentralizada en Costa Rica (respondiendo al Poder Ejecutivo) que logre acercar la dinámica organizacional a la cuarta revolución industrial, misma que con el pasar de los días se acelera.

El sector público no puede, ni debe, eximirse de incursionar en un proceso de gestión de la innovación, para ello debe privar una orientación estratégica que puntualice los aspectos a trascender en el corto, mediano y largo plazo.

Es así como la innovación en este sector puede significar nuevas formas de interrelacionarse entre las empresas, ya sean alianzas público – privado (por citar algunos ejemplos), recompensas de cara al cumplimiento de objetivos establecidos para los colaboradores en sus diferentes niveles, formas de comunicar, entre otros.

Llegado a este punto, ¿qué es la innovación?

Considerando lo planteado en el Manual de Oslo, publicado por la OCDE, la define como la implementación de nuevo o significativo producto mejorado (bien o servicio) o proceso, un nuevo método de mercadeo, prácticas administrativas, organización del trabajo o las relaciones externas.

Partiendo del mejor estado del arte y la práctica, se ha consensuado que la definición más simple puede relacionarse a la siguiente partitura “… la innovación surge a partir de la generación de nuevas ideas que logran implementarse para crear valor público…”

En este tenor, preocupa que muchas instituciones,  ha optado por preferir la aplicación del concepto de innovación cerrada, sin ningún precepto o consistencia más allá de sus propias fronteras organizacionales, es decir seguir con el pensamiento lineal (victorias del pasado), garantizando más de lo mismo.

Apréciese el contraste con el modelo de innovación abierta considera las ideas externas como internas importantes, buscando mejorar los accesos a conocimiento novedoso y heterogéneo que proviene de las necesidades del entorno, soluciones técnicas y la búsqueda constante de resolución de problemas.

Con esto en mente, considero necesario grafilar dos precisiones, entre muchas que puedan darse, para la adopción del proceso de innovación abierta en las organizaciones:

  1. Adquieren conocimiento desde fuera de sus fronteras al establecer colaboraciones con proveedores externos, tales como centros de investigación, universidades, suplidores y clientes.
  2. Deciden proveer conocimiento interno a actores externos, buscando identificar afinidad de acuerdo con sus modelos de negocios para comercializar algún producto o servicio.

Agregando a lo anterior, una empresa del sector público que desee orquestar un proceso de innovación debe considerar los siguientes elementos:

Liderazgo y cultura: los líderes políticos pueden establecer una cultura donde la innovación sea reconocida inherentemente en su dinámica organizacional.

Motivación: empuje requerido dentro de las organizaciones para trascender, pueden provenir desde un liderazgo político que sienta la necesidad de hacer las cosas diferente, no es lo mismo que “resetear una organización”.

Creatividad: si el empuje crea la presión necesaria, la creatividad apertura el rango de posibilidades y oportunidades disponibles.

Pruebas pilotos: la innovación depende de la creatividad, requiriendo formas de pensar distintas, estructuras organizacionales que permitan darle vida a las ideas y con ello ajustarlas a la realidad.

Difusión: si la prueba piloto funciona, el reto es lanzar la innovación a mayor escala, importante que el gobierno de turno destine los recursos necesarios para difundir las buenas ideas y capitalizar los aprendizajes según corresponda.

Gestión de riesgos: La justificación más habitual para bloquear la innovación, un hecho y un acto que genere valor, parte de la presuposición de ser muy riesgosa, interpretándose socialmente como una forma tendenciosa de algún gobierno para generar política. Por consiguiente, si la misma fracasa, los jerarcas serán llamados a cuentas por la pérdida de dinero; la convicción en estos momentos es la prevalencia para construir un mejor país.

Algunas reflexiones finales, la innovación en el sector público puede suceder si las personas con sus ideas, habilidades y competencias son tomadas en cuenta,  partiendo de una heterogeneidad de saberes que permitan construir una estrategia de innovación, con su debida estructura organizacional, acercando a las instituciones del estado al futuro.

Costa Rica lo demanda, es ahora o nunca.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box