Jack D. Torres Leandro: Alianzas Estratégicas, la Globalización y el Rol de la Academia

El fenómeno de las alianzas estratégicas ha generado cada vez más una interdependencia, la cual ha incrementado una mayor necesidad de cooperación en todos los niveles:

0

Jack D. Torres Leandro, Académico

Las alianzas estratégicas son un fenómeno, durante el pasar de los años, ha crecido en importancia dada la multiplicación de acuerdos cooperativos en diferentes sectores y espacios del orbe.

En sintonía con lo anterior, mucho del acontecer empresarial ha venido señalando que la intensa evolución del entorno ha direccionado a las empresas en el sentido de materializar las alianzas estratégicas para garantizar su permanencia dentro de los mercados tanto actuales como futuros. ¿se ha puesto a pensar en el metaverso? se la dejo picando… ¿existirá la posibilidad de tener alianzas estratégicas?

Retomando, nuestra conversación original, el fenómeno de las alianzas estratégicas ha generado cada vez más una interdependencia, la cual ha incrementado una mayor necesidad de cooperación en todos los niveles: gobierno, sociedad y empresa a partir de aspectos económicos, sociales, políticos e indudablemente tecnológicos.

A este tenor, es menester resaltar que uno de los elementos de mayor interés en el desarrollo de acuerdos de cooperación es el desempeño de la alianza y su efecto sobre el desempeño de su socio definido para los efectos, en este sentido una ideología que persigue la generación de posibles fuentes de ventajas tanto competitivas como comparativas en el tiempo.

Hoy día, el interés del tejido empresarial mundial ha venido utilizando las alianzas estratégicas (según sus recursos y capacidades) motivadas por la disgregación vertical en la reducción de los ciclos de vida de los productos o servicios para el crecimiento de las necesidades de inversión de capital, el deseo de aumentar la competitividad a través del aprendizaje organizacional y la reducción de costos asociados a investigación y desarrollo, por citar algunos aspectos.

Por consiguiente, dicha figura de cooperación empresarial ha venido permitiendo la interacción de las partes, en función de la intensidad de conocimiento bidireccional, que logre generar un aprendizaje organizacional y su subsecuente generación de valor agregado tanto para la empresa como el cliente.

Con el devenir de los años, cada vez más la cooperación inter-empresarial ha permitido ha permitido la difusión de ventajas competitivas, en función de modelos de negocios que propicien la generación de micro servicios, especialmente en aquellas que basen su giro de negocio en tecnologías emergentes.

Prosigamos ahora a la parte humana del proceso, los heurísticos y sesgos cognitivos son necesarios para la toma de decisiones al momento de materializar una alianza estratégica, por cuanto el entorno de hoy nos presenta variables asociadas a: incertidumbre, ambigüedad y complejidad mismas inciden tanto en el desempeño como en la orquestación de las condiciones empresariales.

Considerando lo expuesto hasta este punto, surge la inquietud ¿cuál debiera ser el rol de la academia de la administración estratégica? Sin el ánimo de presentar una verdad absoluta, refiero a la importancia que ésta logre contribuir a la solución de las principales necesidades que afecten a una nación en determinados momentos, entiéndase sociales, económicos, políticos, entre otros.

Tras esta digresión, es claro que nos encontramos en un punto de inflexión importante en la historia, donde la academia debe tener un rol protagónico en cuanto a la generación de alianzas estratégicas y los acuerdos de cooperación entre las organizaciones a partir del conocimiento y herramientas que puedan dotarse a los estudiantes en el tiempo.

La presente era, para las universidades representa quizás uno de los momentos donde la sociedad clama por un liderazgo más protagónico, específicamente en investigaciones dirigidas hacia la resolución de necesidades país (visión macro y micro). De igual modo, la necesaria vinculación y cercanía con el entorno fuera del GAM, interesándose en garantizar la calidad y pertinencia social de sus programas y servicios.

Para concluir, entre más logremos como nación retomar la senda del bienestar, el entorno inmediato poco a poco retomará su equilibrio; resultando en decisiones estratégicas, a todo nivel,  que nos beneficien sin exclusión alguna, por ello, cual es la principal barrera ¿el ego individual?

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...