Jack D. Torres Leandro: El Gobierno Local como Emprendedor Social

Por el efecto de la globalización, de ahora en adelante los gobiernos locales en su contexto organizativo deben propiciar la creatividad, la generación de nuevas ideas y la innovación

0

Jack D. Torres Leandro, Académico

Henry David Thoreau, en su libro Walden, deja unas palabras que creo convenientes compartir como marco introductorio de la presente conversación “… estamos orgullosos de vivir en el presente siglo, pero considerad lo poco que esta ciudad por su propia cultura, no quiero elogiar a mis conciudadanos, ni ser elogiados por ellos, ya que eso no nos hará avanzar, necesitamos que nos aguijoneen para ponernos al trote, es hora que las demografías creen las condiciones para que logremos la anhelada prosperidad.” 

Con lo anterior, se nos hace un claro llamado a trabajar la tierra tanto que hemos heredado; pero también donde residimos actualmente. Es así como el estudio del liderazgo ha venido avanzando con el pasar de los años, de la cual las sociedades han creado mitos para proveer explicaciones de la dominancia de cada uno de los líderes y la sumisión de sus subordinados, sin importar el contexto en el cual se desarrollen (Paige ,1977).

Existen muchas formas para definir el liderazgo; sin embargo, lo anterior dependerá en los propósitos bajo los cuales será servido. Por ende, para la presente conversación se utilizará el tipo de liderazgo transformacional, el cual fue concebido por Burns (1978) como un tipo de liderazgo en el cual los líderes motivan a sus colaboradores elevando sus preocupaciones a la seguridad de pertenencia dentro de la organización teniendo como enfoque la autorrealización de cada miembro del equipo.

Bass y Bass (2009) plantearon que el liderazgo es una interacción entre dos o más miembros de un grupo que comúnmente involucra una estructuración o restructuración de una situación, la percepción y expectativas de sus miembros. Es así como los líderes toman un papel de agentes de cambio, cuyas acciones afectan a otras personas.

Concedido todo eso, la alta inequidad socioeconómica de los espacios demográficos en todo el orbe, particularmente en el caso de Costa Rica, ha implicado que muchas personas se queden por fuera de generar y disfrutar las ventajas del desarrollo económico local.

En este sentido, se ha tornado imperativo promulgar y adoptar más aproximaciones para el desarrollo económico local desde diferentes aristas,  enfocada desde los gobiernos locales como un ente denominado líder transformacional; pensando en crear oportunidades para todos los segmentos de la población de participar en la economía.

De lo anterior, sin duda alguna, las ciudades son los lugares donde el nexo entre la productividad y la inequidad son los temas más importantes dentro de los gobiernos locales. En la medida en que las ciudades crezcan en términos económicos se convierten en productores y atraen trabajadores altamente educados e innovadores.

En esta tesitura, las ciudades se convierten en laboratorios únicos para comprender las múltiples interacciones entre el crecimiento económico y las inequidades para la implementación de políticas que puedan repartir bienestar sin reducir la capacidad para generar la misma.

Consecuentemente, con la entrada de la presente normalidad, aunado a factores macroeconómicos y microeconómicos es necesario impulsar la  atracción de inversión extranjera directa focalizada a los recursos y capacidades regionales, buscando coadyuvar al país en brindar nuevas oportunidades de empleo y con ello activar la economía del país.

Todo esto nos revela el necesario surgimiento de estilos de liderazgo que dejen de lado agendas comunes para buscar bienestar de las comunidades; para ello el liderazgo transformacional como uno de los elementos claves para poder brindar nuevas y mejores oportunidades a localidades dentro de demografías específicas.

Retomando lo anotado por el efecto de la globalización, de ahora en adelante los gobiernos locales en su contexto organizativo deben propiciar la creatividad, la generación de nuevas ideas y la innovación. Las transiciones de estas ideas en acción han sido vistas como un elemento fundamental de muchas organizaciones y un potencial poder de influencia en el desempeño organizacional (Mumford et al., 2002).

Des et al. 2001 ha acotado que el rol principal de cualquier administración es la creación de un ambiente en el cual los trabajadores puedan alcanzar su potencial y así ayuden a la organización hacia el logro de los resultados esperados.

Los líderes han caído en el discernimiento que los resultados en ambientes basados en confianza y control cultural son superiores que aquellos alcanzados a partir de un sistema de reglas, regulaciones y jerarquía.

Entre los factores que influencian a los empleados, los comportamientos creativos y de desempeño, el liderazgo transformacional ha sido identificado por muchos investigadores como uno de los más importantes, sino el más importante según Jung et al., (2003).

Así las cosas, los gobiernos locales (a todo nivel) regidos por líderes en todos sus niveles organizacionales son equivalentes a ser llamados emprendedores, en el entendido del cumplimiento de un objetivo, iniciativa o proyecto por alcanzar. En este sentido, tal y como lo afirma Carraher et al. 2016, una perspectiva de misión del emprendedor, debe versar sobre crear bienestar y crecimiento económico en aras de mejorar la sociedad.

De añadidura, tal y como lo plantean la definición que han elaborado, -misma que ha sido adaptada para la presente conversación-, parte de lo siguiente: “…proceso que involucra el uso innovador y la combinación de recursos para perseguir oportunidades para catalizar el cambio social y/o atender necesidades sociales…” (Carraher et al., 2016)

Esta somera revisión subraya que los emprendedores sociales buscan metas y objetivos que se relacionan en resolver problemas específicos dentro de una economía social; sin embargo, poseen características similares a emprendedores convencionales, que están más preocupados con satisfacer las necesidades personales en vez de las necesidades sociales. Similar a los emprendedores convencionales, los emprendedores sociales deben ser innovadores, creativos y motivados para alcanzar su emprendimiento.

Mientras que el emprendedor convencional se encuentra preocupado con hacer dinero y crecer sus negocios, el emprendedor social se encuentra preocupado con satisfacer una necesidad social y ayudar a la sociedad ser mejor día con día. El preocuparse por las personas y proveerles oportunidades que son componentes críticos hacia la progresión de un mundo mejor.

Sea como fuere, cuando se relaciona el emprendedurismo social con el liderazgo transformacional es importante destacar que los líderes transformacionales van más allá de enaltecer los acuerdos contractuales para alcanzar el desempeño deseado, vinculando a los seguidores dentro de sus sistemas personales de valores.

Con base en lo anterior, los seguidores encuadran su propio éxito con el de las organizaciones y se identifican con los valores y los objetivos de las mismas; se tornan más afables a cooperar en orden de realizar una contribución positiva al contexto del trabajo (Piccolo et al., 2006). Congruente con lo anotado, Mair et al. 2006, señala que el emprendedurismo social puede tomar lugar igualmente en organizaciones sin fines de lucro o con fines de lucro, partiendo del respectivo modelo de negocio a seguir.

Desde esta perspectiva, la principal diferencia entre el emprendedurismo en el sector de negocios y el social radica en la prioridad relativa hacia la creación social de bienestar versus la creación económica y como lo complementan según Peredo et al., 2006.

Llegado a este punto, los emprendedores sociales y sus proyectos son conducidos por los objetivos sociales, esto es el deseo de beneficiar a la sociedad en una o varias formas por lo cual el liderazgo transformacional se torna fundamental para el logro de objetivos planteados.

En este contexto, como breves conclusiones se presentan las siguientes:

  1. Considerando el caminar del entorno económico durante las últimas décadas, el modelo actual parte de la competencia y de la introducción de nueva tecnología para sustituir las labores del ser humano, el concepto de emprendedurismo social ha venido tomando cada vez más fuerza tanto a nivel gubernamental como empresarial en cada uno de los países del orbe (Tolentino, 2015).

 

  1. Dacin, Dacin y Matear (2010) consideran que el emprendedurismo social en su generalidad hace referencia a las actividades que se gestionen desde las organizaciones como sus colaboradores partiendo de la capacidad necesaria para movilizar los recursos requeridos; en el cual se logren atender los problemas sociales del área demográfica en el cual tengan las respectivas operaciones.

 

  1. Por lo cual, dentro de las principales características del emprendedurismo social es menester resaltar parten de un emprendedor con una alta motivación intrínseca para reconocer oportunidades y promulgar el cambio a través de habilidades de liderazgo transformacional en aras de generar un bienestar social según corresponda (Austin, Stevenson y Wei-Skillern, 2006).

 

Referencias Bibliográficas:

Austin, J., Stevenson, H., & Wei-Skillern, J. (2006). Social and commercial entrepreneurship: same, different, or both?. Entrepreneurship theory and practice, 30(1), 122.

Bass, B. M., & Bass, R. (2009). The Bass handbook of leadership: Theory, research, and managerial applications. Simon and Schuster.

Burns, J, M. (1978) Leadership, New York: Harper Press.

Carraher, S. M., Welsh, D. H., & Svilokos, A. (2016). Validation of a measure of social entrepreneurship. European Journal of International Management, 10(4), 386-402.

Dacin, P. A., Dacin, M. T., & Matear, M. (2010). Social entrepreneurship: Why we don’t need a new theory and how we move forward from here. The academy of management perspectives, 24(3), 37-57.

Dess, G. G., & Picken, J. C. (2001). Changing roles: Leadership in the 21st century. Organizational dynamics, 28(3), 18-34.

Jung, D. I., Chow, C., & Wu, A. (2003). The role of transformational leadership in enhancing organizational innovation: Hypotheses and some preliminary findings. The Leadership Quarterly, 14(4), 525-544.

Mair, J., & Marti, I. (2006). Social entrepreneurship research: A source of explanation, prediction, and delight. Journal of world business, 41(1), 36-44.

Mumford, M. D., Scott, G. M., Gaddis, B., & Strange, J. M. (2002). Leading creative people: Orchestrating expertise and relationships. The leadership quarterly, 13(6), 705-750. Paige, G, D. (1977). The scientific study of political leadership. New York: Free Press.

Peredo, A. M., & McLean, M. (2006). Social entrepreneurship: A critical review of the concept. Journal of world business, 41(1), 56-65.

Piccolo, R. F., & Colquitt, J. A. (2006). Transformational leadership and job   behaviors: The mediating role of core job characteristics. Academy of Management journal, 49(2), 327-340.

Tolentino, F. B. (2015) La importancia del emprendedimiento social frente al proceso de globalización de la economía y los mercados.Gestión en el Tercer Milenio, 18(35), 39-49.


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box