Jacobo Schifter: El miedo al paro

María, una falofóbica lo explica muy bien: “Cuando Carlos, mi marido, me dice que quiere acción en la cama, lo único que pienso es que pronto lo echarán de la maquila”. Juana comparte el miedo: “No puedo evitarlo. Veo a José que se excita y no dejo de pensar que mañana sube el precio de la gasolina”.

0

Jacobo Schifter SikoraHistoriador (Ph.D).

Cada día surge en Costa Rica nuevos casos de una nueva enfermedad: la falofobia. Para entendernos, es un miedo irracional a los penes erectos, que impide una vida sexual adecuada. “No me podría acostar con alguien que tuviera un falo erecto, me echa muy para atrás», cuenta Pamela  ante la atónita mirada de su pretendiente. El pene es una barrera que no estaba dispuesta a cruzar: «Soy falofóbica”.  «La palabra que más repiten en mi consulta es asquito. No saben por qué, pero los genitales erectos les dan asquito», abunda la sexóloga María Escaplez.  «No saben si es el olor, el sabor, la apariencia… Incluso la educación o las creencias religiosas pueden influir. Es como preguntarle a alguien por qué le dan asco las cucarachas. No saben explicártelo», agrega. (Aunque ella no toma en cuenta que, como en todo, existen cucarachas feas y otras que son horribles). El meollo del asunto es que existe menos gusto por los penes en erección y nadie sabe por qué. Y ante este rechazo, los ticos, para evitar el rechazo, tenemos  miedo de excitarnos.

La realidad es que nunca un pene erecto ha sido una obra de arte. La  estructura es tan fea como el edificio de la nueva Asamblea Legislativa. ¿Qué artista uniría las funciones llamadas una y dos? Las mujeres tienen que hacerse las locas con que el órgano masculino sirva también para mear y los gays hacerse aún más los tontos acerca del lugar donde lo invitan a la fiesta. Casi nadie, la primera vez que lo ve, le parece atractivo. Para que lleguemos a aceptarlo, debemos ser entrenados por medio de los libros de anatomía, el cine, las pinturas, los videos pornográficos a verlo con otros ojos. Los libros de anatomía son mendaces. Nunca nos muestran penes torcidos, arrugados, con granos, descoloridos y deformados. Siempre nos dan la versión de Hollywood de los genitales. Es como si todos fueran Brad Pitt y nunca el gordo Porcel. Los únicos sinceros son los sátiros: ellos saben que al abrir la capa y hacernos ver lo que hay por dentro, salimos tan asustados como cuando Albino nos promete otra huelga.

¿Qué hace que la falofobia se está haciendo más común? Para entenderlo, debemos leer a Lacan. Para él, las palabras o los significantes tienen relaciones propias que van más allá de su significado. En español, paro tiene el significado doble de desempleo y de erección. Como llamamos al desempleo “paro” y le tenemos terror, los penes erectos nos lo recuerdan. O sea, no queremos más paro, ya sea económico o sexual. Albino, las pensiones millonarias, los pluses salariales y Carlitos que sabe de economía menos que una chancha de aviación, son los responsables.

María, una falofóbica lo explica muy bien: “Cuando Carlos, mi marido, me dice que quiere acción en la cama, lo único que pienso es que pronto lo echarán de la maquila”. Juana comparte el miedo: “No puedo evitarlo. Veo a José que se excita y no dejo de pensar que mañana sube el precio de la gasolina”.

Tan común se está haciendo la falofobia que este 15 de Setiembre muchos no van a pararse cuando toquen el himno nacional.

 


El autor es Historiador, profesor universitario, fundador del Instituto Latinoamericano de Prevención y Educación en Salud (ILPES), autor de numerosas publicaciones sobre sexualidad, Premio Aquileo J. Echeverría en Ensayo.

 

Del mismo autor le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...