Jacobo Schifter: Matosas, el entrenador cuántico

Esto nos viene a la mente porque nuestro hasta ahora entrenador Gustavo Matosas, que tanto fascinó por su look y por su bien vestir y que conquistó a mujeres y locutores deportivos (¿Es que ya no nos quedan, con la excepción de doña Merry,  heterosexuales en este campo?) renunció a dirigir la selección al asegurar que no le gustaba hacer nada "No me siento productivo, a veces parece que estoy de vacaciones, recibo los jugadores cada dos meses", se quejó el técnico.

0

Jacobo Schifter SikoraHistoriador (Ph.D).

Mi amigo Ricardo Lizano, cuando suele perder su equipo de fútbol El Saprissa, suele, con tal de tener más suerte la próxima,  ir a rezar a otras congregaciones. Me cuenta que en una sinagoga reformista en La Sabana, donde suelen asistir muchas nicaragüenses, oyó la lamentarse de su suerte al rabino. Este lamento le recordaba un chiste que le fascinaba a Derrida, en el que un grupo de judíos que está en una sinagoga admite públicamente su nulidad a los ojos de Dios. Primero, un rabino se pone en pie y dice: “Dios mío, sé que no valgo nada. ¡No soy nada!”. Cuando ha terminado, un rico hombre de negocios se pone en pie y dice, dándose golpes en el pecho: “¡Dios mío, yo tampoco valgo nada, siempre obsesionado con la riqueza material! ¡No soy nada!”. Tras este espectáculo, un judío pobre, común y corriente, se pone en pie y proclama: “Dios mío, no soy nada”. El rico hombre de negocios le da una patadita al rabino y le susurra al oído con desdén: “¡Mirá qué insolencia! ¿Quién es este comecaca que se atreve a compararse con nosotros y decir que él tampoco es nada?”. La filosofía de este lamento que oyó Lizano  no es superficial: viene de la teoría cuántica. Esta nos dice que para no valer nada, tiene que valer algo. O sea, no existe la nada sin que haya un mínimo de valor.

Esto nos viene a la mente porque nuestro hasta ahora entrenador Gustavo Matosas, que tanto fascinó por su look y por su bien vestir y que conquistó a mujeres y locutores deportivos (¿Es que ya no nos quedan, con la excepción de doña Merry,  heterosexuales en este campo?) renunció a dirigir la selección al asegurar que no le gustaba hacer nada «No me siento productivo, a veces parece que estoy de vacaciones, recibo los jugadores cada dos meses», se quejó el técnico.

La física cuántica propone que el universo funciona de la misma manera que Matosas. De un momento a otro, surgen partículas nuevas que toman energía de otras y que como se auto destruyen en un corto tiempo, no quedan registradas. O sea, igual que el viajero del caso anterior, viajan gratis en el universo. Lo más sorprendente es que solamente cuando nos fijamos, nos damos cuenta del robo. Si nos hiciéramos los tontos, este nunca sería registrado. Un electrón, por ejemplo, puede crear un protón y violar el principio de la energía constante siempre y cuando lo reabsorba y el medio no tome nota de ello. Pero, ¿quién sería «el medio» que lo registre? Pues en este caso Dios que es el creador. Y si Dios no se da cuenta por ser un asunto tan pequeño, Él será omnipotente pero no omnisciente ya que existen cosas que ni él mismo se entera. Einstein estaba en lo correcto cuando dijo que Dios no hace trampa. Pero en lo que falló es darse cuenta que al mismo Dios, las partículas, se la hacen. Y si Dios mismo puede no darse por enterado, ¿por qué se va a enterar la Federación de que Matosas no hacía nada? Lo que el entrenador nos hizo saber es que vivimos en un país cuántico. Los pensionados reciben sus pensiones millonarias, los rectores ganan ocho millones, los alcaldes reciben más que el presidente, el ICE seguirá perdiendo plata y Albino cobra su buenísima pensión. Matosas ganaba 50.000 mil dólares e igual que todos, no hacía nada.

Mi amigo Ricardo, aprendió una lección en la sinagoga: uno puede valer nada y ganarse 50.000 dólares al mes.


El autor es Historiador, profesor universitario, fundador del Instituto Latinoamericano de Prevención y Educación en Salud (ILPES), autor de numerosas publicaciones sobre sexualidad, Premio Aquileo J. Echeverría en Ensayo.

 

Del mismo autor le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...