Jeanette Amit: Principios Elementales

Jeanette Amit.

 

I.  TIERRA

Masa que sostiene y golpea el firmamento

peso vivo

corazón de piedra fría

Primer barro libre de alfarero

arcilla y vasija

donde cargar los reinos de este mundo

Superficie firme

limpia de caminos

que a veces se rompe y salta en el desierto

como grano que se pierde en el ojo

y lo ilumina

Torre que se eleva y se desploma

se aplana o arruga

como una piel cualquiera

Músculo que se hincha y tiembla cuando danza

Esponja donde trepa la vida

Mortero elemental que nos devuelve al polvo

Víscera entrañable

como lecho de las resurrecciones

o tumba que los demonios se disputan

II. FUEGO

Alquimia de la fragua

que revela el humor de la materia

sus parentescos

sus compañías predilectas

sus juegos y hambres más urgentes

Incandescencia atávica

que calienta, cocina, seca, funde, asfixia

Hechizo que agrieta las sombras

encendiendo los ojos de las bestias

con miedo o valentía

Lumbre convertida en corona

cuando toma las armas

Rayo que devela con amor o violencia

el andamiaje del mundo

Noria temperamental

que también encara el frío

la gelidez prehistórica

impávida

que conserva del odio

su risa endurecida

fuera del tiempo

su imperio de la nada

Combustión en la chispa agazapada

Partícula del deseo

explotando infatigable en los motores

Química que transforma los cuerpos

los oxida y consume

inmortal como un dios de la muerte

 

 III. AGUA

Sangre compartida sin cáliz

por las estirpes del diluvio

Abriéndose camino

violenta o calma

Desvistiendo la vida

Músculo que se precipita

choca y se desborda

Tejido sin orillas

amortajando la muerte

El tiempo encerrado en una gota

profunda

dormida

anidando en la piedra

sin risa ni llanto

Iceberg madurando bajo el sol

ronroneando

resquebrajándose

esperando la rebelión de los pobres

la extinción de los osos

la última gran guerra

Horizonte que amarra lo poco que tenemos

células, islas y ciudades

Lazo que también ahoga y ciega

por amor o tristeza

Corte vertical que amarra el cielo

lo despeña a la tierra

Viaje circular

del eterno retorno hacia la nada

donde solo los dioses caminan sin hundirse

IV. AIRE

Gritos, susurros y secretos

Soplo que nos encumbra

con la promesa de un sol entre las manos

Viento que entrega lo que pesa al vacío

sin fingir una lágrima

Alianza que aviva el fuego

extravía odiseas

Fantasma que congela los dedos y los quiebra

Atmósfera

Puesta en escena donde se juega la vida

Ritmo con que danzan los dados

del azar que llamamos destino

del drama enunciado en tu nombre

cuando alguien te llama

con bondad o vileza

Teatro de las emociones que acaba siempre en asfixia

Ritual temperamental

para comunicar el adentro y el afuera

el pulmón con los labios

el sueño con la historia

a los techos con el huracán que los revienta

Movimiento al margen del tiempo

Fuerza que desaloja los cuerpos

Rebelión de lo idéntico

de las distancias

de las superficies dormidas

hasta confundir espíritus y polvo

Aire

Su ausencia simplemente mata

deja todo inmóvil

sin nombre

sin uso

sin cuenta regresiva

y sumerge en lo eterno la huella de los astronautas

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...