Jennifer Méndez: Hoy todos somos guerreros

0

Jennifer Méndez Solano, Periodista.

Hablar con poco contexto es quizá uno de los peores errores que podemos cometer, aplica esto para cualquiera que sea el tema. Sin embargo, hoy quiero hablar con poco contexto, pero con gran felicidad, con alegría de nacer en un país sin armas, sin ejército, un país que no conoce la guerra, un lugar donde nacen miles de niños al año y ni siquiera un soldado.

Ya casi se asomaban los años 2000 cuando nací, crecí con los videojuegos en línea, con la tecnología avanzada y pensando en qué quería estudiar cuando grande, ¿cómo podría tener conocimiento para hablar de guerra, de armas o de algún hermano guerrillero?, esto para mi es prácticamente imposible.

Pese a ello hoy me atrevo a hablar porque tengo historias de mis abuelos y familiares, cuentan que antes de1948 teníamos ejército, por momentos se vuelve impensable para mi creer que estaríamos en el siglo XXI dedicando recursos para defendernos de una manera algo extrema, que estaría en este momento pensando en si mi sobrino que acaba de nacer sería el siguiente en luchar por su patria, en si me gustaría salir y estar rodeada de armas.

Lo anterior es ya para mí complicado de analizar, incluso acepto que sería doloroso. Pero peor sería imaginar y dudar de si mi vida sería tal cual es en este momento, si podría haber asistido a una escuela pública donde conocí un segundo idioma, si el colegio San Luis Gonzaga hubiese tenido la misma capacidad de estudiantes, si tendría los mismos recursos para brindar alimento en los recreos.

Imaginando un país así, no sabría si hoy tendría mi título como profesional en comunicación, o en un ámbito más amplio, ¿cómo estaría la economía en este momento?, si ya está algo desgastada no quiero imaginar dedicando dinero a algo más, son muchos los mundos paralelos que puedo visualizar si mi país tuviera fuerzas armadas, pero desde ningún ángulo encuentro la parte positiva.

Qué sería de la Caja Costarricense del Seguro Social que, aunque con facilidad podemos hablar de muchas falencias no deja de ser un beneficio con el que no todos los países cuentan y por el cual somos bastante envidiados.

Si en el año 1948 bajo la iniciativa de don José Figueres Ferrer no se hubiera abolido el ejército todos los escenarios serían una tentativa para nuestro país, porque, aunque no vivimos en un país totalmente feliz, podemos asegurar que nuestro escudo es la paz, el trabajo y el progreso.

Con satisfacción puedo decir ¡gracias don Pepe!, porque hoy nuestros mayores guerreros son los médicos, los agricultores, los docentes y cada costarricense que lucha día a día para tener alimento en su casa.

Hoy los que luchamos somos todos, con una base firme y grandes herramientas: educación, salud y libertad.

 


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box