Jesús Guzmán: El componente valorativo de las elecciones en Estados Unidos

En conclusión, el papel de los valores estadounidense será vital de cara a las siguientes elecciones generales. Dos elementos que compartieron ambas convenciones fue el papel de las creencias religiosas, tanto en el plano personal como en la toma de decisiones, y la importancia de la defender los valores norteamericanos.

0

Jesús Guzmán Castillo, Investigador Observatorio de los Estados Unidos UCR.

Más allá del manejo de la pandemia causada por el COVID-19, la creación de empleos, el cambio climático, las estrategias económicas o la conducción de las relaciones exteriores, las convenciones de los partidos Demócrata y Republicano denotaron un aspecto que se vuelve trascendental en la sociedad norteamericana, como lo es el componente valorativo. Presente de forma trasversal, la lucha por el alma de los Estados Unido, la preservación del sueño americano o la recuperación de la dignidad de la Presidencia, los discursos con contenido idealista mostraron una fuerte presencia en ambas convenciones, llevadas a cabo de forma virtual en su mayoría.

Esta presencia tan arraigada de los valores en los discursos políticos en la nación norteamericana no es algo nuevo. Durante la colonia, los puritanos fueron el grupo religioso más importante, trayendo desde Inglaterra fuertes preceptos morales y religiosos, además de ejercer una importante influencia hasta el siglo XVIII. Los puritanos como entidad política desaparecieron en gran medida, pero las actitudes y la ética puritanas continuaron ejercer una influencia en la sociedad estadounidense (Kang, 2009).

Esta ética puritana sigue presente hoy en día en los principales valores en los que se fundó la nación estadounidense, como lo es el individualismo y el igualitarismo, unida al liberalismo ilustrado europeo presentes al momento de la independencia, se constituyen como los ideales de la sociedad norteamericana. Esta dimensión valorativa estadounidense combinada con el patriotismo como contrapeso al excesivo individualismo para la búsqueda de pertenencia social, tienen un papel fundamental en la política norteamericana.

La Estrategia Nacional de Seguridad 2002-2009 del presidente George Bush inicia con una declaración de los valores de la sociedad norteamericana, y que deben ser rectores en el mundo moderno, no solo en Estados Unidos:

“los Estados Unidos debe defender la libertad y la justicia porque estos son los principios correctos y verdaderos para todas las personas en todo el mundo. Ninguna nación posee estas aspiraciones, y ninguna nación está exenta de ellas. Padres y madres en todas las sociedades quieren que sus hijos sean educados y vivir libre de pobreza y violencia. Ninguna persona en la tierra anhela ser oprimida, aspira a servidumbre, o esperar ansiosamente el golpe de medianoche de la policía secreta. Estados Unidos debe defender firmemente las demandas no negociables de la dignidad humana: el imperio de la ley; límites al poder absoluto del estado; gratis habla; libertad de cultos; justicia igualitaria; el respeto para mujeres; tolerancia religiosa y étnica; y respeto por la propiedad privada” (2002-)

De igual forma, el expresidente Obama, afirmó que la defensa de los valores americanos no solo es lo correcto, si no que fortalece la seguridad del país. Así, el presidente afirmó que “La fidelidad a nuestros valores es la razón por la cual los Estados Unidos de América crecieron desde una pequeña cadena de colonias bajo el mandato de un imperio a la nación más fuerte del mundo.” (Estrategia Nacional de Seguridad 2009, pp.35).

En común, se puede establecer que los principios básicos que identifican a la nación estadounidense son “la libertad de un individuo para decir lo que piensa, reunirse sin miedo, adorar como le plazca, y elegir a sus propios líderes; también incluyen la dignidad, la tolerancia y la igualdad entre todas las personas, y la administración de justicia justa y equitativa” (Estrategia Nacional de Seguridad 2009, pp.35). Dichos valores pueden considerarse como ideales, pero son una parte de la narrativa política de este país.

La posición de la población norteamericana se puede ver reflejada en algunos temas relacionados con la dimensión valorativa. En 2018, de cara a las elecciones de medio periodo, el Pew Research Center incluyó en la Encuesta de conducta de los adultos de los Estados Unidos algunos de los principios, como lo es el papel del estado en la vida privada, la igualdad, la distribución de riqueza y la pobreza, entre otros; notando como entre los votantes registrados, existe una mayor apertura hacia el progresismo en los votantes demócratas, mientras que los republicanos continúan con una visión aún más conservadora. (Ver gráfico adjunto)

Este resultado no es nuevo, pero si demuestra como los elementos valorativos continúan como un elemento diferenciador político en la sociedad estadounidense. Y precisamente, ante este factor que podría resultar decisivo ante las próximas elecciones, los discursos de ambos candidatos y de sus partidarios resultó un elemento distintivo en ambas convenciones.

La desigualdad social, el rol de Estados Unidos como líder moral en el mundo, el cambio climático más allá de un asunto meramente científico si no como un tema ético, el papel del estado, entre otros son temas que polarizan la ciudadanía, y jugaron un rol protagónico en las convenciones. Acusaciones mutuas de querer acabar con el sueño americano, generar división entre la población y de carecer de una altura moral para dirigir a la potencia norteamericana fueron algunos de los elementos más importantes tratados por ambos partidos, que dispusieron de mucho tiempo para atacar al contrincante, al mismo tiempo de posicionar a su candidato como el correcto para liderar el país en los próximos cuatro años.

Figura 1. División de votantes registrados según temas valorativos. 2018.

Fuente: Pew Research Center.

La unión frente a la amenaza: la estrategia demócrata

Durante la convención demócrata, resaltó de sobre manera en todos los discursos la necesidad de la recuperar la unión de Estados Unidos, luego de acusar al presidente Trump de generar una gran división entre la población.  En una misma línea de la campaña de expresidente Obama, quien realizó llamados en el año 2008 para superar las divisiones partidarias, la unión de Estados Unidos, uno de los valores distintivos de este país, fue enmarcado como uno de los elementos más importantes en los discursos presentados. Como se observa en la figura 2, una de las palabras más repetidas en estos fue together.

Figura 2. Palabras más repetidas en discursos de la convención del Partido Demócrata.

Fuente: Transcripciones de los discursos en la Convención del Partido Demócrata. Disponible en https://www.rev.com/blog/transcripts/

En este contexto, conseguir la unión de los Estados Unidos es recuperar el alma de Norteamérica. En el final del discurso de aceptación de su candidatura, el exvicepresidente Biden afirmó que “el final de este capítulo de la oscuridad estadounidense comenzó aquí esta noche cuando el amor, la esperanza y la luz se unieron en la batalla por el alma de la nación”. Pero no solo el candidato demócrata afirmó que esta elección se trataba sobre recuperar el alma américa, sino que fue un elemento que se repitió en los discursos de diversas figuras, por ejemplo, la representante Gwen Moore, el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo, Jill Biden, Josh Casish,

Para Cuomo, la crisis generada por el coronavirus no es la enfermedad, únicamente es un síntoma de una enfermedad que padece la sociedad norteamericana, como es la división. Esta enfermedad, en palabras de Cuomo, se ve reflejada en las tensiones raciales, los movimientos anticiencia y el negacionismo, entre otros. Por ende, en el marco de esta crisis de división social, es requerido un liderazgo que una, y no que divida.

Por esto, se destacó la imagen del candidato John Biden como una persona decente, con experiencia que lograría superar la crisis, y que devolvería la dignidad a la figura de la presidencia. Asimismo, figuras como Michelle Obama, John Kerry y Hillary Clinton resaltaron que tiene la autoridad moral, no solo para lograr la unidad de Estados Unidos, si no para devolverle la posición de líder a Estados Unidos en el mundo.

Proteger del “radical left”: el posicionamiento republicano.

La convención del partido Republicano estuvo enfocada en dos grandes ejes. El primero fue la exaltación del presidente Trump y la labor desarrollada en los últimos cuatro años, principalmente en el plano económico, la recuperación del empleo, y el manejo de las relaciones exteriores, entre otros temas.

El segundo estuvo asociado con los valores conservadores de la nación estadounidense. La libertad de expresión, religión, de pensamiento, entre otras, fueron ejes clave en las disertaciones de personas cercanas al presidente Trump. Pero, esta dimensión valorativa de la convención republicana no fue pensada para posicionar al candidato propio como la alternativa que mejor representaba esos valores, si no que se enfocaron en describir un escenario sombrío en el caso que los demócratas ganaran la elección.

Algunas frases identificaron al presidente Trump como el que más había hecho por la población afroamericana en la historia de Estados Unidos desde Abraham Lincoln, el que más había defendido a los no nacidos o el presidente que protegía los valores americanos frente al peligro de los comunistas. Además, en palabras de la exembajadora Nikky Halley, en Estados Unidos no existe racismo sistemático, como se ha dicho en los últimos meses a raíz de los recientes casos de brutalidad policiaca, si no que parte de una “moda”.

Sin embargo, el foco de atención fue el ataque al partido Demócrata, definiéndolo como un partido que se había convertido en socialista e incluso que se trataba de un partido de izquierda radical. En casi todos los discursos pronunciados (Ivanka Trump, Donald Trump Jr, Mike Pence, entre otros) se definió al candidato Biden como un peligro a la democracia estadounidense y a los más altos valores asociados a la libertad.

Cómo es posible observar en la figura 3, en los discursos del partido Republicano destacaron palabras como freedom, family, faith, children, identificadas precisamente con los valores conservadores previamente mencionados.  También destacan las palabras American First, el lema de la campaña que llevó a Trump a la presidencia hace 4 años, y también destacan las palabras radical left, en clara alusión al partido Demócrata.

Figura 3. Palabras más repetidas en discursos de la convención del Partido Republicano.

Fuente: Transcripciones de los discursos en la Convención del Partido Demócrata. Disponible en https://www.rev.com/blog/transcripts/

En conclusión, el papel de los valores estadounidense será vital de cara a las siguientes elecciones generales. Dos elementos que compartieron ambas convenciones fue el papel de las creencias religiosas, tanto en el plano personal como en la toma de decisiones, y la importancia de la defender los valores norteamericanos. Si bien, existen visiones diferentes sobre la forma en que se debe llevar a cabo, estos tienen y tendrán en los meses venideros un papel fundamental en la narrativa de las campañas.

Es de esperar también, como se ha visto en las últimas semanas, que los constantes ataques contra el adversario, teniendo como base elementos valorativos se mantengan en incluso se incrementen. Incluso, la creación de mundos distópicos mediante discursos del miedo, como lo es la inminente caída de la democracia y la pérdida de la libertad, serán la tónica y se intensificarán conforme se acerque el 03 de noviembre.

COVID-19
Suscribase COVID-19

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box