Jorge Gamboa León: Balance preliminar de las economías – CEPAL

Para adentrarse en ese análisis de la política económica desde el poder es necesario un “chapuzón” en las tendencias de crecimiento de las economías nacionales respecto a la economía global, el comportamiento de los bancos centrales y el comportamiento de las deudas soberanas.

Jorge Gamboa León, Politólogo

Comentario Inicial

Dentro del sinfín de áreas en que analíticamente las Ciencias Políticas han dividido a la política (cultura política, políticas públicas, política internacional, partidos políticos, etc.) ninguna parece percibirse entre la población y entre el mismo gremio más lejana que la política económica. En ese “espacio gris” entre la economía y la ciencia política compuesto por la política fiscal y la política monetaria abundan los indicadores y conceptos técnicos como tasa de interés, inflación y crecimiento, entre otros. Esos elementos pueden ser distractores de su dinámica interna y nuclear: el poder. De ahí lo verdaderamente interesante, las decisiones de política económica son políticas y tienen alcances y consecuencias políticas por más legitimidad técnica con la que se les quiera revestir.

Para adentrarse en ese análisis de la política económica desde el poder es necesario un “chapuzón” en las tendencias de crecimiento de las economías nacionales respecto a la economía global, el comportamiento de los bancos centrales y el comportamiento de las deudas soberanas.

De ahí que el insumo de la CEPAL “Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2023” sea una herramienta más que útil para quienes deseen empezar el estudio o bien actualizarse respecto a la situación de la política económica de la región.

Introducción del documento

De acuerdo con los datos presentados en el Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe, 2023, la actividad económica de América Latina y el Caribe continúa exhibiendo una trayectoria de bajo crecimiento. Todas las subregiones registrarán un crecimiento menor en 2023 respecto del de 2022. Para 2024, se espera una tasa de crecimiento inferior a la observada en 2023, lo que acentuará la dinámica de desaceleración del crecimiento del PIB y de la creación de empleo.

La economía mundial, por su parte, sigue presentando escaso dinamismo en lo que respecta a la tasa de crecimiento del PIB y del comercio. Aunque la inflación ha disminuido a nivel mundial, las tasas de interés de las principales economías desarrolladas no se han reducido, por lo que los costos de financiamiento se han mantenido en niveles elevados todo el año y se espera que continúen así durante los próximos años.

Los espacios de política fiscal y monetaria continúan siendo limitados en los países de la región. Los niveles de deuda soberana, si bien se han reducido, son aún muy elevados, lo que, sumado al aumento del costo del financiamiento externo e interno, restringe el espacio fiscal. En el ámbito monetario, la inflación continúa a la baja, pero la política monetaria mantiene todavía un sesgo restrictivo, debido a los efectos que la reducción de tasas podría tener sobre los flujos de capital y el tipo de cambio, considerando que, en los países desarrollados, se mantienen todavía vigentes las altas tasas de interés.

Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2023

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...