Jorge J. Porras. Redes Sociales vs Donald Trump: “Control o anarquia”

El papel preponderante de las redes sociales hace que en este momento reflexionemos sobre la capacidad de censura de las redes sociales, ante la sola posibilidad de que ellas decidan tomar o no partido en los procesos electorales.

0

Jorge J. Porras C.

En las puertas de las elecciones presidenciales en Estados Unidos se ha desatado en los últimos meses un intenso pulso entre el Presidente Donald Trump y los gigantes de las redes sociales Facebook, Google y Twitter, donde mensajes varios del mandatario han sido censurados por estas redes, alegando infracciones de sus políticas de comportamiento abusivo, lo que ha llevado a Trump a cuestionar abiertamente la imparcialidad de estas plataformas, quien incluso ha firmado en días anteriores una orden ejecutiva dirigida a empresas de redes sociales que, tal y como ha explicado, tiene como objetivo: «defender la libertad de expresión de uno de los mayores peligros a los que se ha enfrentado nunca Estados Unidos».

Según ha asegurado el mandatario, Twitter está tomando «decisiones editoriales» y ha dejado de ser «una plataforma pública neutral»; añadiendo incluso que la «cerraría», «si eso fuera legal», e incluso la red social Twitter desactivó la cuenta personal de Trump por 11 minutos, lo cual también fue denunciado por el mandatario, a lo que alegaron posteriormente: Se había tratado de un acto independiente de un empleado que estaba en su último día de trabajo y se encuentra en investigación. El decreto firmado por Trump solicita al Gobierno estadounidense revisar y posiblemente eliminar las protecciones legales de las que disfrutan las grandes plataformas de Internet bajo la sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996. Esa sección indica que las grandes compañías de Internet están exentas de casi cualquier consecuencia legal resultante de los contenidos publicados en su plataforma e incluso de sus propias decisiones de eliminar contenidos, porque se supone que son meros intermediarios o canales.

Difícilmente podemos pensar que no existan móviles políticos en ambas partes, durante una campaña electoral de este nivel nada sucede por casualidad.

Ya la campaña de Trump a recibido ataques por medio de redes sociales con el propósito de engañar a sus seguidores y boicotear eventos de la campaña republicana por medio de sitios de FakeNews y redes sociales invitando a la reserva masiva de entradas a las actividades; ahora en vista de ello: ¿Fueron censuradas las invitaciones boicotear a Trump por parte de las redes sociales? No.

El papel preponderante de las redes sociales hace que en este momento reflexionemos sobre la capacidad de censura de las redes sociales, ante la sola posibilidad de que ellas decidan tomar o no partido en los procesos electorales.

La situación desde 1996, con la “Ley de Decencia en las Comunicaciones” de USA, es muy cómoda para los medios sociales; poder censurar, sin tener responsabilidad de lo que no censuran es una contradicción legal en si misma, pues al decidir sobre lo que se censura, y lo que no, toman efectivamente el papel de editores y por tanto deberían tener corresponsabilidad sobre las publicaciones que permiten, en sus plataformas.

¿Cuáles serían entonces las opciones para el futuro de los Medios Sociales?

Dejar todo por la libre parece ser una opción y así permitir que cada usuario difunda el contenido que mejor le parezca, sin poner ningún tipo de restricción, limitando, quizás, contenidos de corte sexual, difusión de información personal de otros usuarios, violencia gráfica y otros pocos, permitiendo el flujo de toda la demás información donde cada usuario es responsable por si mismo y la plataforma es solo eso; más bajo la bandera de la Libertad de Expresión se llevaría así a estas plataformas digitales a la auténtica anarquía; por su parte aceptar la corresponsabilidad sobre las publicaciones delimitando con claridad el tipo de publicaciones que prohibirían y el mecanismo que usarían, llevaría a estos gigantes a aceptar que se tiene, en pro o en contra, una posición sobre ciertos temas o ideologías; ninguna de las 2 opciones es viable.

El pulso de Trump con los gigantes de las redes sociales llevará a un cambio en la forma en que estas gestionan los contenidos que en ellas se comparten. ¿Cuál será? No lo sabremos aún, dependerá mucho de quien gane las elecciones en Estados Unidos; pero si hay algo en lo que creo todos, o al menos la inmensa mayoría, estamos de acuerdo, es de que hay una cosa que falta en las redes sociales y es: “Un responsable”.

Saludos y bendiciones.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...