Jorge Luis Prado Mora: Lo malo que se lee de Rolando Araya

En definitiva la política electoral tiende a llegar a ser muy ácida y hiere sensibilidades, pero más que eso, me entristece que las propuestas y visiones de los candidatos pasen a segundo plano por controversias o ataques personales, sin embargo y ya que yo realmente considero que Costa Rica Justa debería ser el partido de gobierno a partir del próximo mes de Mayo, sentí la necesidad de apuntar a cosas que puede que resulten obvias o puede que no, pero que ciertamente pueden traerse abajo toda la esperanza del movimiento detrás de don Rolando Araya Monge.

0

Jorge Luis Prado Mora.

Como votante de 33 años de edad, verdaderamente estoy cansado de hacer elecciones referentes al destino de mi país por descarte en escenarios de “elija cómo quiere sufrir” y en el presente proceso con miras al 2022 estoy muy entusiasmado con la figura de don Rolando Araya y la noción de un nuevo semillero de ideas y líderes en su nueva agrupación, el Partido Costa Rica Justa (PCRJ), sin embargo, como observador externo veo que su comando de campaña no está tomando decisiones buenas ni tampoco malas, si no que parece estar moviéndose por inercia del impulso tan grande que dimos hace unos pocos meses aquellos que encontramos un nicho agradable luego de la segunda partida de don Rolando de Liberación Nacional.

Si bien es cierto que un buen número de jóvenes entre 18 y 35 años vemos de buena manera a don Rolando eso no es garantía de nada ya que sería ingenuo pensar que todas las personas en ese rango de edad, dentro de Costa Rica, piensa igual o siquiera de forma similar, y también se dice que somos los más volátiles a la hora de elegir tiendas en una campaña electoral, con pocas excepciones claro está. De igual manera y si el círculo de don Rolando estuviera apostando en la fuerza que da la tajada del pastel verdiblanco que rechaza a José María Figueres o sus allegados, sería bueno que reconsideraran qué tan grande es ese pedazo de pastel en un inicio, además de cuántos de esos votantes consideran al PCRJ como un simple Plan B u opción alternativa para la segura segunda ronda que tendremos que afrontar. Principalmente por estos dos factores y debido a que no tengo contacto directo con nadie en la trinchera cían, amarillo y magenta, aprovecharé este comentario para señalar cinco ataques frecuentes y fáciles para cualquier opositor y para los cuales la tendencia Arayista debería buscar estrategias de cómo contrarrestar inmediatamente si es que desean reposicionarse entre las fuerzas con oportunidad real de llegar a Zapote a partir de Enero, en la etapa más crítica de la primera ronda.

Primero.

Algo que me decepciona tener que mencionar por la mezquindad que revela entre nuestra población: la percepción de que la edad de don Rolando hace mella de su capacidad mental, o que es una persona poco preparada desde un principio. Para mí resulta ridículo leer ese tipo de comentarios en redes sociales, en especial cuando provienen de personas que superan los 50 años de edad por más irónico que eso sea, no obstante, han habido ocasiones en que las formas sí han afectado el mensaje de Costa Rica Justa como por ejemplo el pasado 2 de Noviembre a la hora de revelar el plan de gobierno del partido, ¿nadie revisó el micrófono y el sonido de la sala antes de iniciar el evento o la transmisión del mismo por Facebook? Con lo delicado que es el votante indeciso esos segundos incómodos donde no podíamos escuchar a don Rolando con claridad por una novatada pudieron ser suficientes para cerrar la pestaña del navegador y considerar otra opción; les apuesto que nunca verán algo así en un evento oficial organizado por el PLN, PUSC o hasta el PAC que es tan pequeño que duró semanas contando unos 16000 votos aproximadamente.

Hablando del plan de gobierno y en vista de que don Rolando en persona criticó las iniciativas e ideas con nombres rimbombantes; entiendo por qué incluir el derecho a la felicidad con esa denominación, pero para el gran sector de la población que no lee más que los titulares de algún medio impreso o digital, suena incluso a burla en tiempos de tanto desempleo y descontento con la clase política; aquí felicito a Rodrigo Chaves y casi todos los liberales del país porque si bien no tienen ni son la solución a los problemas de nuestra realidad, ellos sí saben apelar al bolsillo y los oídos de la gente con algunas pocas propuestas que van directo al punto, muy al estilo de una reunión en cualquier empresa privada. En contraste y dentro de Costa Rica Justa, destaco al candidato a diputado por Alajuela, don Jorge Vargas que siempre es muy elocuente a la hora de hablar en público y pudiera ser un líder en cuanto a traer nuevos votantes, pero el comando de campaña tiende a enfocarse excesivamente en don Rolando cuando podrían innovar y aprovechar el equipo que se ha reunido junto a él.

Segundo.

Un objeción en cuanto a la propuesta de don Rolando por parte de un sector grande de la población es su apertura a la exploración petrolera. Para mí es un factor positivo, empero existe un cierto fanatismo ambientalista en Costa Rica y de hecho se leen publicaciones de organizaciones no gubernamentales específicamente aconsejando no votar por el PCRJ ni ningún partido que siquiera mencione esta posibilidad. Aquí recomiendo explicar de forma muy clara y resumida qué intenciones hay, si solo certificar, explorar o de lleno explotar los recursos naturales que tenemos. Es un punto incómodo para discutir por la pasión desmedida que genera, pero ciertamente hay que justificarlo muy bien y aclarar cómo se haría, por cuales empresas, de qué nacionalidad, por cuánto tiempo y con qué objetivos puntuales.

Tercero.

Un recurso muy utilizado por los trolles pagados de otras agrupaciones es asociar a don Rolando con el uso incorrecto de compuestos tipo Clorito de Sodio. Si bien los que sabemos que don Rolando es ingeniero químico de profesión además de tener un doctorado en educación podemos justificar una postura de estudiar qué tan efectivas son o no estas opciones, aquél sector de la población tan grande que no lee más que titulares y no profundiza, al que ya hice referencia anteriormente, es muy fácil de espantar implicando que don Rolando es un “antivaxxer” o recomienda beber cloro como se leen algunos pocos comentarios. Estas jugadas son muy sucias, pero habiendo fungido como troll en redes sociales créanme que son fáciles y efectivas en la misma medida que son desagradables. Es difícil pensar en una buena defensa para algo que se puede tergiversar tan fácilmente, pero supongo que apoyar pública y contundentemente en espacios televisivos y en videos para redes sociales el proceso de vacunación, sin negar la posibilidad de explorar otras posibilidades desde una vista científica, sería la mejor táctica.

Cuarto.

Una advertencia se refiere a las generaciones más tradicionalistas que aún recuerdan o hasta profesan asociaciones partidarias duras. Recientemente se publicó una encuesta de opinión pública hecha por la casa española Naveler que destacaba cómo don Rolando es quien tiene las mejores soluciones a los problemas del país y si bien quienes seguimos al PCRJ éramos responsables de 90% de los comentarios que por supuesto eran positivos, había al menos un 5% de comentarios de tono muy resentido por parte de claros partidarios del señor Figueres Olsen por la partida de don Rolando de Liberación una vez más, y hablaban de Alianza Patriótica mientras que trataban de oportunista a don Rolando. Así como con los puntos anteriores, quienes hemos puesto atención a esta saga sabemos que sus intenciones de dejar un mejor país para sus nietos son honestas además que don Rolando necesitaba un espacio real para ayudar a Costa Rica que el comando de campaña de José María Figueres desafortunadamente le negó, y de forma bastante grosera por cierto; el problema radica en convencer a quienes creen que se debe ser ciegamente fiel y se deben sacrificar las metas y los principios antes de parecer desleal. Nuevamente sugiero los espacios televisivos y de video para este fin, ya que aunque don Rolando ha explicado esto decenas de veces en entrevistas, esa masa poblacional que no invierte tiempo en investigar la política muy probablemente no conoce el trasfondo de una decisión tan compleja.

Quinto y final.

Finalmente, el peligro, en una de esas coincidencias judiciales que solo suceden en épocas electorales, el que el caso Diamante reventara a pocas semanas de Febrero de 2022 es una movida contra varias agrupaciones, muy sucia y que debe manejarse con mucho cuidado porque la inmensa mayoría de ticos detestamos la corrupción más que casi cualquier otra cosa. Si bien don Rolando no tiene de qué preocuparse en cuanto a su persona, el escuchar el nombre de su hermano menor y un amigo y partidario mencionados en uno de estos escándalos tiene que ser muy doloroso. Para mí es sencillo defender al PCRJ sabiendo que Johnny Araya de hecho era parte del comando de campaña de Figueres hasta el día que fue arrestado, y llevaba años de tener diferencias importantes con don Rolando al punto en que ni siquiera lo apoyó en la elección interna del PLN cuando don Rolando aún era pre-candidato verdiblanco, igualmente, el señor Daniel Cruz es simpatizante y amigo de don Rolando pero de acuerdo a la fecha que se menciona en la transcripción de una supuesta conversación telefónica entre él y Johnny Araya, de haber habido cualquier donación de dinero a don Rolando, esto tendría que haber pasado durante la campaña liberacionista y ello no tendría sentido por las raciones mencionadas en este mismo párrafo; lo malo es que aquella gran oleada de gente que no ve más que las letras grandes de una noticia solo va a saber que el PCRJ es “otro de los mismos” como ya se leen las publicaciones. Siendo esta una situación tan delicada y personal, solo puedo aconsejar que lo peor que se podría hacer es tratar de ignorar o menospreciar este nuevo caso, seguido muy de cerca por renegar de o desconocer a las personas involucradas en el mismo. Afortunadamente don Rolando no cometió ninguno de esos dos errores, y aprovechó su lado humano para ofrecer apoyo tanto a su hermano como a su amigo en estos momentos, aunque yo hubiera hecho mucho más énfasis en siempre respetar la ley y el deseo de que cualquier sombra de enriquecimiento ilícito se esclarezca, aunque me temo que aún eso podría no ser suficiente frente al cinismo y decepción de los desencantados e indecisos en estas elecciones.

En definitiva la política electoral tiende a llegar a ser muy ácida y hiere sensibilidades, pero más que eso, me entristece que las propuestas y visiones de los candidatos pasen a segundo plano por controversias o ataques personales, sin embargo y ya que yo realmente considero que Costa Rica Justa debería ser el partido de gobierno a partir del próximo mes de Mayo, sentí la necesidad de apuntar a cosas que puede que resulten obvias o puede que no, pero que ciertamente pueden traerse abajo toda la esperanza del movimiento detrás de don Rolando Araya Monge. Yo traté de ayudar dentro de mis posibilidades y espero que los responsables de la campaña del PCRJ estén pensando muy cuidadosamente en sus próximos movimientos. La mejor de las suertes, su trabajo no es nada fácil ni agradable cuando pasan este tipo de cosas.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box