José Joaquín Chaverri Sievert: El diálogo fortalece la convivencia

Construir puentes, no dinamitar amistades.

0

José Joaquín Chaverri Sievert.

La elegancia es la gracia, la conveniencia en la mirada, en la voz, en las palabras, en los movimientos, en los gestos ,en toda la actitud que hace que  triunfe en el mundo y que da tranquilidad, al mismo tiempo  que encanta  a las personas con que conversamos . Es por así decirlo, el lenguaje , por el cual se expresan los sentimientos de sociabilidad, que nacen y se desarrollan en el corazón.(Pensamientos sobre educación J.Locke p.198, filosofo británico)

Son aspectos, actitudes fundamentales, para  cuidar la paz en el país, la sociedad,  la familia o simplemente  el grupo de amigos. Cada detalle,  hemos de cuidarlo, aunque sea  para omitir la palabra  innecesaria, que no salga de nuestra boca.

El perfume del espíritu.

La  convivencia da inicio con la escucha.No basta oír.Es necesario interesarse en el otro. Saber colocarse en su posición y entenderlo.Todo esto forma parte  del buen comportamiento. Existen algunos, que si no opinan, parece que no existen.Pero  con frecuencia, la mejor  manera ,es saber es escuchar en silencio  ,meditar  que se dice, y ser prudente en la respuesta.Todo esto forma parte de la convivencia. La elegancia es el perfume del espíritu,  decía un autor. La  respuesta al diálogo, con frecuencia  requiere pensar, lo que se va a responder, para que sea  apropiada la respuesta.

Una  contestación violenta,  en el diálogo, no es correcta. La serenidad es mejor consejo. Cuando quiera escribir una carta  violenta, hágala, escríbala, y la coloca debajo  de algún libro y la retoma al día siguiente, y verá que muchos de los términos que  usó, no son adecuados. Piénsela de nuevo.Hay cosas que ocurren al calor del momento, y que es necesario evaluar  lo escrito,  para mantener las correctas relaciones  entre empresas , personas e instituciones.

Para cuidar  las relaciones humanas, siempre es importante también tener las atenciones adecuadas y optimas  con el visitante.Eso solo se prepara con inteligencia.
Sea turista, empresarios, familiar o amigo o simplemente un visitante, siempre, es necesario el respeto, la adecuada preparación y el saber  dejar siempre la conversación en un punto positivo.Construir puentes no dinamitar amistades. Y ser  generosos en cordialidad .

No arroyar con intervenciones abruptas, no ser el dueño absoluto de la conversación.Es valioso dejar siempre  espacio a los otros, para que se expresen, y darle el espacio para sus propios éxitos. Es el diálogo sereno, dejar oportunidades  de manera ,   que la confianza permita a quien habla, que se sienta con las puertas  abiertas, a las preocupaciones de su alma.

Cuidar la armonía

La  elegancia  debe estar presente  en el día a día. A la hora de iniciar lecciones, en momento  de saludar al vecino , pero también en el  duelo,  la enfermedad o de la simple conversación junto a un a taza de café,  que es un encuentro que hay que cuidar, pues todo confluye hacia una mejor convivencia, si lo atendemos adecuadamente.

Las  costumbre, la manera de enfocar las cuestiones en diversidad de opiniones , requiere mantener  el espíritu de  diálogo, de paz, pero también la inteligencia de saber conversar con criterios.

Prepararnos para el diálogo.

Muchas  de las conversaciones  a las  que he asistido, con Presidentes ,primeros ministros , empresarios  o personas que han ejercido cargos importante, me ha sorprendido como se  han preparado  bien , para recibir a nuestras  visitantes  .Saben del país, conocen nuestra cultural ,historia, cifras económicas, hasta saben nuestro gusto por el futbol y conocen  nuestra diversidad biológica.

¿Qué me ha enseñado esto?  Que cuando nos vamos a encontrar con alguna contraparte, hemos de estar preparados, no solo para hablar del negocios , sino de conocer la persona, su entorno, conocer sus intereses, en resumen interesarnos por la persona y conocer la historia  reciente de  su país.

El dominio de la mesa

No hay aspecto más importante, a pesar de las velocidades  que queremos imprimirle a la vida,  es  saber preparar bien los momentos, en que  nos sentamos a la mesa, en el desayuno, en la cena, o a  la hora de convivir,  simplemente  tomando una cerveza o un café.
Muchos de mis amigos se quejan de la falta de tiempo, y de la poca uniformidad de los horarios familiares. La solución ha sido convivir, los  desayunos y momento de  familia con intensidad, cuidando las conversaciones, eliminando las interrupciones de la televisión y los teléfonos para interesarnos en el otro.

Son espacios vitales para la familia,  que  permiten la calidad de vida. No es el lujo lo necesario. Es saber prepara el ambiente  con elegancia, aunque el tiempo sea breves. “Un hombre elegante, una mujer  elegante  tienen un estilo propio de saber  disponer  las cosas con distinción, crea a su alrededor un ámbito cuidadoso y agradable, embelleciendo por el adorno, pero al mismo tiempo deja traslucir un buen gusto caracterizado a través de lo que hacen“.(Ricardo Yepes, filósofo español) Lo importante es que en  la modestia de nuestros hogares sepamos  colocarle detalle a la convivencia, que al final todos nos llevamos a la calle y genera armonía en la vida diaria.

El dominio  de la mesa , va unido no solo a la conversación, sino al saber manejar los utensilios  ubicados en ella , el rito de la cena y almuerzo , o el desayuno, el saber vestir  y conocer las normas de protocolo del país , de la institución en donde trabajamos forma parte de la convivencia.

Cuidar lo pequeño.

La etiqueta y el protocolo siempre esta en los pequeños detalles  que cuando fallan se convierten el problemas.Hace muy pocas semanas, el Rey de España fue invitado Nápoles a una  gran Opera, Antes de iniciar, uno coro seguramente muy lindo, inicio el canto al Himno español  con una letra  que no correspondía.El Presidente de Italiano que estaba a la par  del Rey de España y de su Padre el antiguo jefe de Estado Español, don Juan Carlos. Lo único que hizo fue pedir perdón. ¿Qué pasó? Sencillamente ,  un funcionario de la Embajada española en Roma, no tomó el tiempo, para escuchar  la versión completa del coro en los días en que se preparara el evento. El fallo llegó a la prensa se publicó en todos los  medios de comunicación como un error protocolario . Las pequeñas cosas  son muy importantes en estos eventos.

Un simple saludo

La  gente espera un hola, un buenos días, un agradecimiento, o simplemente, lo mas sencillo una sonrisa. Esto ayuda a la convivencia. Un día llegó a Costa Rica Su Santidad Juan Pablo II. Luego de una cena, con 300 obispo de América Central, en el Seminario Central, Juan Pablo II salió de la reunión, caminó siete metros y se detuvo frente a una joven. Cecilia era ella , una periodista  británica que venía en su mismo avión.  Dijo el Papa a la joven periodista. ¿Cómo esta el Reino Unido? Bien, Santo Padre  respondió ella. El Pontífice era el jefe de Estado, la reconoció, y sabía su nombre su  nombre. Venía agotado del viaje de Portugal su última parada, antes de ingresar a nuestro país, y de la bienvenida por el paseo Colón, pero  se detuvo. Conversó con ella y siguió caminando. Reflexión. Aunque usted  sea muy importante , siempre tenga  tiempo para los demás.


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box