José Mª Moreno: Cometa inter-estelar 2I/Borisov (2019 Q4 (Borisov)

El cometa 2I/Borisov es el primero (exceptuando al controvertido Oumuamua) que conocemos que proviene del espacio inter-estelar y es muy parecido, en su composición, a la de los solares. Por ello todos los observatorios astronómicos se disponen a seguirlo.

0

José Mª Moreno Ibáñez.  AC/19.52

Nadie sabe cual es su origen. Tampoco se conoce cuanto tiempo ha estado volando hacia el Sol desde los confines de nuestro sistema solar (la Nube de Oort), o quizás desde más allá (el espacio inter-estelar).

Lo primero que supimos fue que el constructor de telescopios, y astrónomo aficionado, Gennady Borisov, que trabaja como ingeniero en la Estación Astronómica de Crimea, el 30 de agosto de 2019, desde su observatorio personal (MARGO) en Nauchnij (Crimea), observó un objeto estelar que se movía en una dirección que era ligeramente diferente a la de los asteroides principales. Este descubrimiento lo hizo usando telescopios que diseñó y construyó él mismo.

Credit NASA – https://ssd.jpl.nasa.gov/

En 2014, Borisov recibió dos  Premio Edgar Wilson (un premio internacional anual para astrónomos aficionados) por sus descubrimientos de los cometas C/2013 N4 y C/2013 V2.

Borisov (según lo que él ha publicado), esa noche de viernes, cuando vio el objeto estelar, midió las coordenadas y consultó la base de datos de Minor Planet Center (Organización Mundial Oficial con el objetivo de recopilar datos de la observación de objetos menores como asteroides y cometas) y descubrió que ese objeto era algo nuevo; luego, según la clasificación de objetos cercanos a la Tierra (Neos), calculó  la del objeto observado a partir de varios parámetros, y le pareció ser un objeto difuso, que más bien parecía un cometa que un asteroide, con una orbita cercana a la Tierra, es decir peligroso.

En estos casos, se deben publicar los parámetros del objeto, inmediatamente, en la página web del Minor Planet Center para poderlo confirmar con otras observaciones.

El cometa fue clasificado temporalmente en la página de confirmación de Objetos cercanos a la Tierra (NEOCP) como gb00234 porque las soluciones de su órbita daban la posibilidad de que se acercara de manera importante a la Tierra.

Ahora se sabe, después de 151 observaciones realizadas por el Sistema Scout de NASA (un sistema de evaluación de riesgos de objetos cercanos a la Tierra), que el cometa no califica para ser catalogado como Neo. En cambio, según el rango de la excentricidad de su órbita  (entre 2,9 y 4,5), muy superior a 1, y su altísima velocidad (32,8 km/seg), muy elevada con respecto a la de otros objetos de nuestro sistema solar (inferior a 20 kms/seg), todo ello indica que su procedencia es inter-estelar.

El telescopio espacial Hubble fotografió al cometa a una distancia de 418 millones de kilómetros de la Tierra, cosa que no pudo realizar con el anterior objeto inter-estelar que conocimos en 2017 (Oumuamua).

Créditos: NASA, ESA y J. DePasquale (STScI)

La Agencia Espacial Europea (ESA) está analizando todos los datos disponibles, así como planeando más observaciones para definir con mayor exactitud la ruta de este cometa a través del espacio. A pesar de ser monitoreado por muchos telescopios y astrónomos de todo el mundo, todavía hay cierta incertidumbre en el camino y el origen de este extraordinario objeto inter-estelar.

Como sugiere la palabra, un objeto interestelar está  ‘entre las estrellas’ , vagando por el espacio y no está atado o ‘atrapado’ en una órbita alrededor de ninguna estrella específica, alrededor de la cual se formó. Fue expulsado de alguna forma de su lugar de creación.

La excentricidad de la órbita dice mucho de la procedencia del objeto: los planetas en órbitas casi circulares alrededor de su estrella, por ejemplo la Tierra, tienen una excentricidad cercana a cero. Los cometas y asteroides en órbita alrededor de un cuerpo mucho mayor, con trayectorias muy alargadas, tienen una excentricidad de entre 0 y 1. Y los objetos con una excentricidad mayor que 1, órbitas ‘hiperbólicas’, son los inter-estelares.

El cometa Borisov, el 26 de octubre, pasará a través del plano de la eclíptica (en el que la Tierra y los otros planetas orbitan alrededor del Sol), desde la parte superior, desde el Norte celeste, en un ángulo de aproximadamente 40 grados.

Actualmente su brillo no es lo suficiente como para poderlo ver a simple vista, solo se puede ver con telescopios profesionales. El cometa alcanzará su brillo máximo a mediados de diciembre, cuando se acerque al Sol, y seguirá siendo observable, con telescopios de tamaño moderado, hasta abril de 2020.  Después sólo se verá con telescopios profesionales más grandes hasta octubre de 2020.

A primeros de diciembre, cuando se acerque al Sol, se caliente más y desprenda más gases y polvo que formen una cola de mayor longitud, podrá ser observado con mayor detenimiento para analizar su composición.

Las observaciones realizadas por el equipo de astronomía de la Universidad de Hawái indican que el núcleo del cometa tiene un diámetro de entre 2 y 16 kilómetros.

El Telescopio William Herschel, ubicado en la isla de La Palma (Canarias) comunicó la detección de emisión de cianuro entre los gases que desprende, pero este tipo de gas ha sido detectado en muchos otros cometas (incluyendo el cometa Halley).

Este cometa proporcionará pistas muy valiosas sobre la composición química, la estructura y las características del polvo de los bloques de construcción planetaria, presumiblemente forjados en un sistema estelar lejano.

El cometa 2I/Borisov estará a unas 2 UA del Sol el 08/12/2019 (aproximadamente 300 millones de kilómetros), una distancia a la cual se sabe que muchos cometas pequeños se desintegran. La probabilidad de que un cometa se desintegre depende del tamaño de su núcleo y de la distancia al Sol a la que pase. A este cometa se le ha calculado una probabilidad del 10% de que se destruya en su aproximación al Sol.

Hasta ahora, todos los cometas catalogados provenían del anillo de objetos helados (asteroides y cometas) en la periferia de nuestro sistema solar, llamado Cinturón de Kuiper, o de la aun más lejana Nube de Oort, un volumen en forma de esferoide plagado de objetos estelares en órbita al rededor del Sol a un año luz (1AL), que define la dinámica de borde de nuestro sistema solar.

El cometa 2I/Borisov es el primero (exceptuando al controvertido Oumuamua) que conocemos que proviene del espacio inter-estelar y es muy parecido, en su composición, a la de los solares. Por ello todos los observatorios astronómicos se disponen a seguirlo.

José Mª Moreno Ibáñez
AC 19.52
San Joaquin de Flores,  06/08/2019


Referencias:

 


José Mª Moreno Ibáñez (AC 19/52),  es Arquitecto Técnico por la Universidad Complutense de Madrid.Socio fundador de la Asociación de Astronomía “Astromares” (Sevilla-2007)
Astrónomo aficionado (especialidad Asteroides y Cometas). Ha cursado Astronomía por The University of Arizona. «Observación de la Tierra desde satélites» (Agencia Espacial Europea) y «El cielo nocturno» Orion. (Open University London)
Del mismo autor le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...