José Mª Moreno: HR 6819, el agujero negro más cercano a la Tierra.

José Mª Moreno: HR 6819, el agujero negro más cercano a la Tierra.

0

José Mª Moreno Ibáñez.  AC/19.52

HR 6819 es el agujero negro, hasta ahora detectado, más cercano a nuestro Sistema Solar. Forma parte de un sistema triple de estrellas (también conocida como QV Telescopii) de magnitud aparente +5,332 (por lo tanto visible a simple vista), que se encuentra a 752 ± 51 años luz, situadas en la constelación de Telescopium, en el cielo del hemisferio Sur de la Tierra (la Vía Láctea tiene un diámetro aproximado de 129.000 años luz).

El agujero negro es invisible, pero se ha detectado su presencia por el tirón gravitacional que obliga a la luminosa estrella interna Telescopii, a mantener una órbita determinada. Los objetos de este par interno de estrellas tienen aproximadamente la misma masa y órbitas circulares alrededor del «black hole».

El equipo encontró evidencias de la presencia de este objeto invisible rastreando a sus dos estrellas adlátares con el Telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, instalado en el Observatorio La Silla de ESO, en Chile.

Crédito:ESO/L. Calçada

Esta representación artística muestra las órbitas de los objetos del sistema triple HR 6819. Este sistema se compone de una  binaria interna con una estrella (órbita en azul) y un agujero negro recién descubierto (órbita en rojo), así como de un tercer objeto, otra estrella, en una órbita más amplia (también en azul).

Crédito:ESO/L. Calçada

Según declaran, en un principio, el equipo investigaba el sistema llamado HR 6819 como parte de un estudio de sistemas de doble estrella. Al analizar sus observaciones, quedaron sorprendidos al descubrir un tercer cuerpo desconocido en HR 6819: un agujero negro.

Petr Hadrava, científico emérito de la Academia de Ciencias de la República Checa, y coautor de la investigación, junto con Thomas Rivinius científico de ESO, quien dirigió el estudio publicado en la revista Astronomy & Astrophysics; confirmaron: «Nos sorprendimos mucho cuando nos dimos cuenta de que se trataba del primer sistema estelar con un agujero negro que se puede ver a simple vista desde la Tierra. Este sistema contiene el agujero negro más cercano a la Tierra que conocemos”.

Las observaciones con el Telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, en La Silla, mostraron que una de las dos estrellas visibles orbitaba alrededor de un objeto invisible cada 40 días, mientras que la segunda estrella estaba a una gran distancia de este objeto interior, pero también orbitándolo.

Crédito: ESO, IAU and Sky & Telescope

Este gráfico muestra la ubicación del sistema triple HR 6819, que incluye el agujero negro más cercano a la Tierra..

En este mapa se pueden ver la mayoría de las estrellas que son visibles a ojo desnudo bajo buenas condiciones. El sistema está marcado con un círculo rojo. Mientras que el agujero negro es invisible, las dos estrellas de HR 6819 se pueden ver desde el hemisferio sur en una noche oscura y despejada sin binoculares o telescopio.

El agujero negro oculto en HR 6819 es uno de los primeros descubierto que no interactúa drásticamente con su entorno y, por lo tanto, es muy difícil detectarlo porque no se distingue de inmediato. Pese a ello, el equipo pudo detectar su presencia y calcular su masa estudiando la órbita de la estrella situada en el par interior. “Un objeto invisible con una masa de, al menos, 4 veces la del Sol, sólo puede ser un agujero negro”, concluyó Rivinius.

Crédito: ESO/Digitized Sky Survey 2. Acknowledgement: Davide De Martin

Esta imagen de amplio campo muestra la región del cielo, en la constelación de Telescopium, donde se encuentra HR 6819,.

Esta vista fue creada a partir de imágenes que forman parte del sondeo Digitized Sky Survey 2.

Mientras que el agujero negro es invisible, las dos estrellas de HR 6819 se pueden ver desde el hemisferio Sur.

Hasta la fecha, los astrónomos han detectado tan solo dos docenas de agujeros negros en nuestra galaxia. Casi todos ellos interactúan con su entorno revelando su presencia mediante la emisión de cantidades potentes de rayos X. Por ello los científicos estiman que, a lo largo de la Vía Láctea, hay muchas más estrellas que acabaron colapsando como agujeros negros al terminar sus vidas. El descubrimiento de un agujero negro silente e invisible en HR 6819 proporciona pistas sobre dónde podrían estar los numerosos «black hole» que todavía permanecen ocultos a nuestros ojos en la Vía Láctea.

Los descubrimientos de estos sistemas triples de estrellas: un par interno y una otra más alejada de su centro gravitatorio, también podrían proporcionar pistas sobre las violentas fusiones cósmicas que liberan ondas gravitacionales lo suficientemente poderosas como para ser detectadas desde la Tierra. 

AC 19.52
San Joaquin de Flores,  10/06/2020

Referencias:

 

 


José Mª Moreno Ibáñez (AC 19/52), 
Es Arquitecto Técnico por la Universidad Complutense de Madrid.Socio fundador de la Asociación de Astronomía “Astromares” (Sevilla-2007)
Astrónomo aficionado (especialidad Asteroides y Cometas). Ha cursado Astronomía por The University of Arizona. «Observación de la Tierra desde satélites» (Agencia Espacial Europea) y «El cielo nocturno» Orion. (Open University London)

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...