José Mª Moreno: Vulcanismo reciente en Marte

En Marte se ha detectado una gran cantidad de magma bajo la superficie. También ha sido localizada abundante agua bajo el suelo de muchas partes del planeta rojo. La combinación de ese agua, sales, altas temperatura y tiempo, indicarían una gran probabilidad de encontrar, en esas regiones, alguna forma de vida pasada o presente.

0

José Mª Moreno Ibáñez.  AC/19.52

La actividad volcánica en Marte alcanzó su punto máximo hace más de 3.000 millones de años entre las épocas denominadas: Noachian (4.000-3.700 millones de años) y Hesperian (3.700-3.000 millones de años); pero, según los últimos estudios realizados y los datos recogidos por el módulo de aterrizaje InSight de la NASA (equipado con un sismógrafo), ésta ha continuado desde entonces en determinados lugares

Sitio de aterrizaje de InSight en Elysium Planitia, una llanura lisa y plana justo al norte del Ecuador, es el lugar perfecto para estudiar el profundo interior marciano. Créditos de imagen: NASA / JPL-Caltech

Según un último estudio publicado en la revista científica de Cornell University (USA) por miembros del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona; del Centro de Estudios de la Tierra y Planetarios (USA); y el Smithsonian Institution (Washington DC); en la región denominada Elysium Planitia (una amplia llanura que se extiende al Este del Ecuador de Marte), se han localizado gran cantidad de lavas jóvenes que, a través de fisuras en el suelo, fueron aflorando a la superficie hace entre 500 y 2,5 millones de años, y continuaron fluyendo. Esto podría ser uno de los depósitos volcánicos más jóvenes documentado hasta ahora en Marte.

Sin embargo, a diferencia de los flujos de lava que anteriormente se registraron en Elysium Planitia, estos nuevos depósitos parecen estar alimentados a través de grietas recientes, cubriendo un espesor del orden de decenas de centímetros sobre la mayor parte del suelo inundado, llegando a alcanzar en total un volumen de millones de metros cúbicos.

Ilustración del Modulo InSight de la NASA con sus instrumentos desplegados en la superficie marciana. Créditos: NASA / JPL-Caltech

Las estimaciones de espesor y volumen de los depósitos son similares a las del material expulsado a través de las columnas eruptivas arrojadas al aire durante una típica erupción volcánica en la Tierra.

Las características de estos depósitos también son similares a las de los flujos  piroclásticos (mezcla de gases volcánicos y materiales sólidos, calientes) de la Luna y de Mercurio.

En cuanto a su edad relativa, las mediciones de los estratos de lava indican que esos depósitos tienen entre 53.000 a 210.000 años, son más jóvenes que los de las llanuras volcánicas circundantes. Esto, en edades geológicas, es una muy corta edad, lo que implica que, si este depósito es de origen volcánico, es muy posible que la región no esté apagada totalmente y que Marte esté volcánicamente activo en la actualidad, que aun tenga bolsas de magma.

¿Por qué esto tiene tanta trascendencia? Porque esas cámaras magmáticas producen calor y al haber sido detectada abundante agua bajo la superficie en muchas partes de Marte, la combinación de ese agua, sales, temperatura y tiempo, indicarían con ello una gran probabilidad de encontrar en esas regiones alguna forma de vida pasada o presente. Igual que sucede en algunas aguas abisales de los océanos en la Tierra.

Ilustración del Modulo InSight de la NASA con sus instrumentos desplegados en la superficie marciana. Créditos: NASA / JPL-Caltech

Las estimaciones de espesor y volumen de los depósitos son similares a las del material expulsado a través de las columnas eruptivas arrojadas al aire durante una típica erupción volcánica en la Tierra.

Las características de estos depósitos también son similares a las de los flujos  piroclásticos (mezcla de gases volcánicos y materiales sólidos, calientes) de la Luna y de Mercurio.

En cuanto a su edad relativa, las mediciones de los estratos de lava indican que esos depósitos tienen entre 53.000 a 210.000 años, son más jóvenes que los de las llanuras volcánicas circundantes. Esto, en edades geológicas, es una muy corta edad, lo que implica que, si este depósito es de origen volcánico, es muy posible que la región no esté apagada totalmente y que Marte esté volcánicamente activo en la actualidad, que aun tenga bolsas de magma.

¿Por qué esto tiene tanta trascendencia? Porque esas cámaras magmáticas producen calor y al haber sido detectada abundante agua bajo la superficie en muchas partes de Marte, la combinación de ese agua, sales, temperatura y tiempo, indicarían con ello una gran probabilidad de encontrar en esas regiones alguna forma de vida pasada o presente. Igual que sucede en algunas aguas abisales de los océanos en la Tierra.

Crédito de la imagen: NASA / JPL-Caltech

La hipótesis más probable de la presencia del agua líquida en esa zona del polo Sur es la de estar ligada necesariamente a una fuente de calor subterránea: la existencia en la región de Planum Australe, de una cámara magmática durante los últimos cientos de miles de años, cuyo calor descompuso el hielo del agua de las capas superiores.

Las expediciones a Marte son largas, muy costosas y arriesgadas. Desde las primeras misiones rusas (Mars en 1.960), han llegado al planeta otras más de NASA, Gran Bretaña, ESA… Con distintos resultados (algunos de ellos, fracasados). El descenso sobre el planeta rojo es especialmente complicado por la atmósfera tan tenue que lo envuelve, teniendo que llevar las naves sistemas de frenado muy complejos para su descenso.

Actualmente exploran la superficie de Marte el rover Curiosity (NASA) y la sonda InSight, pero vuelan hacia allá: la nave de NASA Mars 2020 con el rover Perseverance; la sonda de los Emiratos Arabes “Al Amal” (Esperanza), que es la primera misión espacial árabe a Marte, cuyo objetivo será orbitar al planeta rojo, asistida por la Agencia Espacial Japonesa JAXA; y la de la Agencia China “National Space Administration”. La americana y la china procurarán descender sobre el suelo marciano, con buena fortuna, sobre el mes de febrero de 2021. Todas buscando restos de vida pasada, o signos de ella en el presente.

Referencias:


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box