José Miguel Villalobos Umaña
, Abogado, ex Ministro de Justicia.

La defensa a ultranza de algunos sectores a la Fundación Omar Dengo es francamente sorprendente. Pretenden incluso que el Programa denominado PRONIE, es decir, el Programa Nacional de Información Educativa, vigente desde 1988 y que se suscribe por cinco años con el Ministerio de Educación, tenga carácter de PERPETUO. Es decir, se deba prorrogar siempre, aunque se firme por cinco años, y que el Ministerio no lo pueda dejar de suscribir.

El convenio venció en febrero del 2023 y solo se amplió su vigencia por 3 meses hasta finales de mayo. Ese es un acto válido y soberano. No puede pretender la Fundación, a pesar de su nombre y sus defensores poderosos, que el convenio rija por los siglos de los siglos.

La ley 8207 del 3 de enero del 2002 declara el convenio como de interés público, nada más. Ni obliga a prorrogarlo ni le otorga valor superior a las leyes, aunque los promotores de la Fundación así lo griten a los cuatro vientos.

Es claro que constituir una fundación para pegarse al Estado y obtener recursos financieros seguros y eternos debe ser deseable para sus empleados, pero esa ambición no necesariamente obliga a ligarse para siempre con ellos.

Avatar

Por La Revista CR

Medio de comunicación digital.