José Miguel Villalobos Umaña, Abogado, ex Ministro de Justicia.
Primero fue el acalambrado Calandrelli, luego sustituido por la López Fuscaldo y ahora entra de cambio la la señora Navarro: el estilo siempre es el mismo, que consiste en hablar, llorar, quejarse, denunciar sin una sola prueba ni evidencia, echarse la culpa de algunas cosas para luego atacar al Presidente y algunos ministros cercanos a él.

Doña Patricia introduce el tema de las izquierdas del Presidente, aparece como un fantasma el factor ucraniano y hasta la filiación de Jorge Rodríguez y su madre postiza la Navarro. Todo es una confusión de boberías y memeces, que termina en un sancocho intragable.

Ya es una táctica gastada, torpe y cansina. La Nación usa sin recato a Calambres, a la López Fuscaldo y ahora a la Navarro, quienes, ávidos de protagonismo, se prestan al bochornoso acto que realizan y lucen ridículos en su actuación teatral.

Lo que no saben es que ese medio aplica el adagio USE Y BOTE. Ya el acalambrado y la Gloriana están inservibles y en el bote y eso mismo le espera a la Navarro.