Juan Carlos Pérez Herra: TIC´s y desarrollo en Costa Rica

En el marco de este contexto surge la interrogante sobre cuál ha sido la respuesta estratégica del sector tecnología en Costa Rica frente a la 4RI, y qué condiciones de política pública deben ser consideradas para potenciar sus capacidades con la finalidad de garantizar su competitividad y promover los encadenamientos con las empresas globales radicadas en el país.

0

Juan Carlos Pérez Herra, Politólogo 

En Costa Rica el sector de tecnologías de la información y comunicación (TIC´s) representa una industria importante como proveedores de servicios de alto valor agregado para el mercado local e internacional. A partir del último mapeo realizado en 2019 por la Promotora de Comercio Exterior (PROCOMER) con la colaboración de la Cámara de Tecnologías de la Información y Comunicación (CAMTIC), dicho sector sumaba 450 empresas, con ventas anuales equivalentes a $1,300 millones, lo que representó, para efectos comparativos, en el mismo año, un 40% del total de los ingresos generados por el sector turismos. Por otra parte, una de sus principales características correspondía a la alta demanda de capital humano, entendido como talento de alto nivel profesional, científico y técnico.

Lo anterior se reflejaba en 42,256 empleos directos, de los cuales un 86% de los colaboradores tenía grado universitario. Esto último ha sido central como fortaleza competitiva para que un 45% de las empresas tengan como principal actividad el desarrollo de software, en el marco de un extraordinario esfuerzo donde siete de cada 10 empresas son de capital nacional y nueve de cada 10 exportan. También nos hace recordar que la inversión en educación de calidad sigue siendo la apuesta correcta para países como el nuestro.

El interés en dicho sector ha venido creciendo ante la necesidad de fortalecer los procesos de encadenamiento con las empresas globales ubicadas en el país. Esto adquiere una mayor relevancia de cara a la llamada Cuarta Revolución Industrial (4RI) y su peso, en la posible respuesta estratégica del sector. El Foro Económico Mundial ha caracteriza la 4RI como la fusión de tecnologías y las posibilidades que ofrece la interacción de lo físico, digital y biológico.

Sin embargo, la pandemia ha representado un punto de inflexión por haber acelerado la digitalización como estrategia para sobrevivir a las limitaciones impuestas a la movilidad de las personas, como por la restructuración de las cadenas globales de valor en términos del llamado nearshoring, en el cual una empresa transfiere sus procesos de negocio o de tecnología, con el fin de reducir costos, a países más cercanos al país contratante.

En el marco de este contexto surge la interrogante sobre cuál ha sido la respuesta estratégica del sector tecnología en Costa Rica frente a la 4RI, y qué condiciones de política pública deben ser consideradas para potenciar sus capacidades con la finalidad de garantizar su competitividad y promover los encadenamientos con las empresas globales radicadas en el país.

La falta de una respuesta clara por parte del Estado para potenciar en el sector de las TIC´s, especialmente las PYME´s, la adopción, mediante una estrategia deliberada, de las tecnologías asociados con la 4RI podría acelerar la pérdida de competitividad general, debilitar la capacidad para encadenar con empresas globales, perfilando un entorno local con un mayor número de barreras de entrada para el desarrollo futuro de la industria y restando al país una alternativa para potenciar su crecimiento a partir de conocimiento especializado en la materia, en el contexto de la globalización y del cambio tecnológico que está moldeando el mercado internacional.

Michael Porter, conocido gurú sobre el tema, afirma que la base de la competencia radica en la creación y asimilación de conocimiento que acrecienta la importancia de los países, ya que la ventaja competitiva corresponde a procesos localizados donde las diferencias en términos de valores, cultura, estructura económica, instituciones e historia son factores determinantes para el éxito competitivo de las empresas, llevando al autor a considerar que condiciones nacionales progresivas, dinámicas y estimulantes permitirán potenciar el éxito de las organizaciones.

Lo indicado anteriormente apunta hacia una política pública más audaz para el sector, tanto de cara a la 4RI, como del punto de inflexión provocado por la pandemia, lo cual facilitaría el alineamiento de la industria con el entorno y mejoría su competitividad sobre la base de reglas del juego proclives a fortalecer su posición en los mercados nacional y global. Esperamos que de cara a las próximas elecciones los partidos políticos incorporen este tema como parte de sus planes de gobierno para fortalecer el desarrollo de Costa Rica sobre bases más sólidas y de mayor sostenibilidad en el mediano y largo plazo.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box