Juan Diego Córdoba Alanis: Juventud, futuro y más presente que nunca.

 La organización y la participación de los y las jóvenes en el SEC, es más que necesaria y comprometida en estos momentos, solo si nos organizamos podemos hacer una revolución que no por silenciosa, en sus formas de lucha, menos efectiva, la de la Formación y sensibilización de los y las jóvenes con quienes nos relacionamos, dentro de la escuela y fuera de ella, apoyando a los y las jóvenes en su desarrollo personal, profesionalmente.

0

Juan Diego Córdoba Alanis, Secretaría de la Juventud. Sindicato de trabajadoras y trabajadores de la Educación Costarricense.

El incierto futuro para las juventudes, no es que lo haya puesto de manifiesto esta pandemia, que a todos y todas nos ha tocado vivir, experimentar y en algunos casos por desgracia sufrir, más allá de los números, que siempre impresionan, lo cierto es que detrás de cada persona joven afectada existía un sueño. Un deseo de crecer, de servir, una esperanza por una vida plena, el COVID ha venido a derrumbar muchos de esos anhelos. Pero la pregunta, es, la incertidumbre en la que los y las jóvenes vivimos en este país, nuestra Costa Rica ¿tiene sus orígenes en la desigualdad o es por culpa de esta pandemia qué vamos a tener menos oportunidades a partir de esta nueva normalidad?

Los datos, de la última encuesta continua de empleo, es alarmante, el impacto sobre el empleo es lo único certero de esta crisis, bueno también las víctimas, el futro impredecible, consecuencias políticas, económicas y sociales quizás impensables. Cierto es que la crisis ha venido a trastocar lo que ya andaba mal, un sistema productivo poco innovador y escasamente competitivo, con un problema estructural de profundas raíces conceptuales, primero de la clase política partidaria que solo mira su curul  y que han gobernado como si gestionarán una pulpería de barrio, perdón por las y los pulperos, que lo hacen mejor, pero nunca han visionado una Costa Rica en desarrollo, mirando a sus propios electores como una madeja que das forma a tu gusto;  El  sector empresarial, que solo mira el futuro cada vez que abre su cartera y la ve repleta de billetes sin mirar que esa riqueza compartida hace más riqueza, que llenan los discursos de patriotismo pero la hacen cada vez más pequeña. A Costa Rica.

Desde el sector de la Educación, nos preocupa y nos ocupa, además como servidores públicos, como sindicalistas, implicados en el desarrollo y transformación de esta nuestra tierra, como un conjunto de elementos que tiene que ver con el deseo y anhelos de la Juventud, tener un futuro prometedor, pero ahora, bien, nos preocupa que en la crisis sanitaria y post-pandemia, el nivel de deserción  y abandono escolar, crezca ante la necesidad de buscar un par de tejas para llevar a la casa y poder sobrevivir, que se acepten condiciones laborales bajo los estándares de trabajo decente, con tal de llevar algo a casa o lo que es peor, que entremos entre los y las trabajadoras en una contienda entre nacionales y extranjeros por conseguir un empleo, bueno, mejor dicho un subempleo. La precarización que ya estaba instalada en nuestro país, se recrudecerá, y ¿quién estará más vulnerable frente a esta situación? los y las jóvenes.

Ni hablar de la posible generación que se perderá y que llegaran a sumar más a esos datos de los mal llamados ninis, que dicho sea de paso, son más las mujeres jóvenes quienes se encuentran en esta situación, perdieron el vagón de la escuela y no tiene capacidades para acceder al tren del empleo, por la sencilla razón que ya no hay y que en la mayoría de los casos abandonaron la escuela para asumir responsabilidades familiares.

Ahora bien, ante la situación no debemos y no vamos a permitir, que hagan de nosotros personas insensibles, insolidarias, creo y estoy convencido que desde esta inercia centrifuga del COVID, antes de que nos ahogue en la desesperación, estoy convencido que los y las jóvenes seremos capaces de mirar el mundo contra visión, la que ya teníamos pero nos toca remar más fuerte, si algo hemos aprendido de esta pandemia es que el mundo puede y debe regirse por otras premisas, no las que hasta ahora han estado vigentes, un mercado único que no favorece más que a unos pocos, rescatemos las luchas e ideas de los años 80, recuperemos el valor de la solidaridad. Repensemos una Costa Rica más democrática, más igual, más inclusiva, más Costa rica de todos y todas.

La organización y la participación de los y las jóvenes en el SEC, es más que necesaria y comprometida en estos momentos, solo si nos organizamos podemos hacer una revolución que no por silenciosa, en sus formas de lucha, menos efectiva, la de la Formación y sensibilización de los y las jóvenes con quienes nos relacionamos, dentro de la escuela y fuera de ella, apoyando a los y las jóvenes en su desarrollo personal, profesionalmente.

Los y las jóvenes de SEC llevamos un tiempo formando a cuadros dirigentes para que, desde cualquier punto del país, las necesidades de nuestros vecinos y vecinas sean vistas desde la óptica de las cosas que hay que cambiar, que como decíamos antes, la solidaridad sea el principal ideal, que el respeto a lo diferente, que el cuidado de las fuentes naturales la biodiversidad sea la forma de mantener un mundo compatible con la acción humana, que el mundo del trabajo sea y sirva para el desarrollo y no para el abuso y aprovechamiento de unos pocos sobre la mayoría, que nuestras democracias crezcan en el reconocimiento y  garantías de los Derechos Humanos.

La juventud no queremos heredar un mundo malsano e imperfecto, pero tampoco queremos formar parte del mundo que no nos tiene en cuenta, queremos y somos parte del mundo que todos y todas anhelamos.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...