Julio Revollo: Costa Rica y el Estado del Istmo

El Estado de Costa Rica aceptó en todas sus partes el Tratado y prorrogó en diciembre de 1841 el término para su ratificación con el fin de que el Estado del Istmo hiciera lo mismo.

0
Julio Revollo AcostaGenealogista

Braulio Carrillo Colina

Al asumir el mando el licenciado Braulio Carrillo Colina, el 27 de mayo de 1838, la situación fronteriza con la Nueva Granada continuaba sin resolverse. La superioridad política y militar de los granadinos en relación con Costa Rica era enorme y no parecía haber modo alguno de recuperar el territorio de Bocas del Toro, el cual había sido ocupado por la Nueva Granada en 1836.

Braulio Carrillo Colina (1835-1837, 1838-1842)

Así las cosas,  el 18 de noviembre de 1840, bajo el liderazgo del general Tomás Herrera y Pérez Dávila, en Panamá se acuerda la separación del istmo de la República de la Nueva Granada, lo cual viene a concretarse con la puesta en vigor de la Ley Fundamental del Estado del Istmo de 20 de marzo de 1841.

El 8 de junio siguiente, se reúne en el Palacio de Gobierno de Panamá una convención que ratifica el acta popular del 18 de noviembre, se aprueba la Constitución del Estado y se elige al general Herrera y a Carlos de Icaza Arosemena como gobernador y vicegobernador de la nueva entidad política.

En setiembre de 1841, el presidente del Estado del Istmo, general Tomás Herrera, nombra al doctor Pedro de Obarrio como representante diplomático ante el gobierno de Costa Rica, a efecto de normalizar las relaciones entre ambos Estados con la firma de un tratado de amistad y comercio.

El 2 de setiembre se firma en San José el Tratado siguiente:

“Los señores Licenciado Braulio Carrillo Jefe Supmo. del Estado de Costa Rica, y Pedro Obarrio autorizado especialmente por el Gbno. del Est. o del Ystmo; para abrir las relaciones de amistad y Comercio, que bien cultivadas deben algún día hacer la felicidad de los dos Estados, que por su vecindad y posición topográfica en el globo, son llamados a figurar entre los Pueblos cultos, se han convenido en los puntos siguientes:
1 El Estado de Costa-rica reconoce la independencia del Ystmo de la República de la Nueva Granada, y como a Estado Soberano q. se rige a sí mismo, entablará y sostendrá con él sus relaciones de amistad y comercio.
2 En consecuencia se establecerá un correo de tierra, que comunique mensualmente a los dos Estados; y el debe salir de la capital de Costa-rica en los días dies, y llegar hasta el pueblo de David primero fronterizo del Estado del Ystmo: el será costeado por los dos gobiernos.
3 Asi el Gobno. de Costa-rica como el del Ystmo, pueden autorizar, cuando convenga a su respectivo comercio, un Cónsul general, recíprocamente.
4 El Estado de Costa-rica reserva su derecho, para reclamar del Esto. del Ystmo, las posesiones de Boca Toro en el mar Atlántico que el Gno. de la Nueva Granada había ocupado traspasando la línea divisoria constituida en el escudo de Veraguas.
5 El presente convenio tendrá todo su efecto desde el día en que se reciban en el Despo. de relaciones del gobierno de Costa-rica la aceptación del Gobno. del Ystmo: al efecto se estipulan sesenta días contados desde esta fecha, debiéndose comunicar con expreso que venga al Pueblo de Térraba, primero fronterizo de Esto. de Costa-rica.
Los infrascritos firmamos de un tenor autorizados p.r. el Ministro de relaciones de Costa-rica, sellado con el sello de este Esto. En la ciudad de San José a veintidós de septiembre de mil ochocientos cuarentaiuno.
(f) BRAULIO CARRILLO               (f) PEDRO DE OBARRIO
El Srio. Gral., (f) MANUEL A. BONILLA

 

General Tomás Herrera y Pérez Dávila

Es importante hacer notar que, además de reconocer la independencia del Estado del Istmo como estado soberano, Costa Rica reserva su derecho para reclamar a dicho Estado, la  región de Bocas del Toro en la costa atlántica.

El Estado de Costa Rica aceptó en todas sus partes el Tratado y prorrogó en diciembre de 1841 el término para su ratificación con el fin de que el Estado del Istmo hiciera lo mismo.

Por su parte, el Congreso istmeño aprobó el Tratado el 9 de diciembre de 1841 y el general Herrera lo sancionó al día siguiente. Sin embargo, el Estado del Istmo se reintegró a la Nueva Granada el 31 de diciembre siguiente y, en consecuencia, se deja nulo el Tratado.

Como detalle curioso e interesante es de hacer notar que, posteriormente,  el general Herrera llega a ocupar la gobernación de Panamá en cuatro ocasiones y la presidencia de la Nueva Granada de abril a agosto de 1854; murió en Bogotá en diciembre de ese mismo año.

Fuentes de consulta:

  • Obregón Quesada, Clotilde.- Carrillo: una época y un hombre 1835-1842, Editorial Costa Rica, 1989.
  • Sáenz Carbonell, Jorge Fco. Historia Diplomática de Costa Rica, Tomo I, Editorial Juricentro, 1995.
  • Wikipedia.org

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...