Julio Revollo: El Director General de la Unión Panamericana

El Fondo Panamericano Leo S. Rowe, más conocido como el Fondo Rowe es un programa de la OEA creado en 1948. Dicho Fondo fue establecido gracias al legado del doctor Rowe, quien en su testamento estableció la creación de un fondo rotativo para otorgar préstamos, sin interés, a estudiantes latinoamericanos y del Caribe.

0

Julio Revollo AcostaGenealogista

El domingo 18 de enero de 1925 llega a Puerto Limon el barco Pastores, procedente de Panamá, trayendo a bordo al director general de la Unión Panamericana, Leo S. Rowe, y al señor William Manger, su secretario particular. Son recibidos por las autoridades del puerto y por don Rafael Huete Sáenz, en representación del presidente de la República don Ricardo Jimenez Oreamuno. Inmediatamente, se trasladan a la estación del ferrocarril en donde toman el tren con destino a San José.

Leo Stanton Rowe
(Wikipedia.org)

El lunes 19, siendo las 2 de la tarde, salen para Cartago con el objeto de ascender a la cúspide del volcán Irazú. Al llegar a esta ciudad le ofrecen al señor Rowe uno los caballos propiedad del presidente Jiménez Oreamuno, para que continúe su viaje a la finca San Juan, en donde duermen y, a las 4 de la mañana, continúan su viaje hasta el volcán, regresando a Cartago en horas de la tarde del martes 20.

En horas de la noche del martes, el gobierno ofrece, en honor del señor Rowe, un banquete en el foyer del Teatro Nacional, al cual asisten el presidente de la República, los miembros del Gabinete, los expresidentes de la República, Cuerpo

Diplomático, exministros en Washington y los presidentes de los poderes legislativo y judicial. El ofrecimiento  del banquete está a cargo del secretario de Relaciones Exteriores, don Juan Rafael Arguello De Vars, quien expresa:

“Muy alto y a la vez muy grato es para mi el honor de ofreceros en nombre del Gobierno de Costa Rica, esta comida, en demostración del respetuoso afecto que por Vos, Honorable Doctor, siente Costa Rica, pequeña República en cuanto a su territorio y al número de sus habitantes, es cierto, pero grande, como la que más, por sus ideales, por el estricto cumplimiento de sus deberes y por el celo con que cuida de sus derechos. Habéis podido admirar ya el progreso alcanzado por este país, gracias a la tranquilidad en que él reina y puedo aseguraros, que así como en nuestros jardines siempre hay flores, en nuestra Patria siempre hay paz y profundo respeto a las leyes. Las mejores horas de vuestra fecunda vida, vuestro talento y vuestra energía, poco comunes, las habéis dedicado, Honorable Doctor, a la obra más provechosa para las Américas, cual es, el acercamiento de los países latino-americanos al vuestro, acercamiento basado en el más absoluto principio de igualdad y fraternidad, y podéis con justa razón, sentiros orgulloso de vuestra labor ya que gracias a ella se estrechan cada día mas los lazos que nos unen y desaparecen los motivos que pudieran distanciarnos…“

A continuación, el doctor Rowe manifiesta:

“Desde hace muchos años he tenido el deseo de visitar a Costa Rica; con el tiempo este deseo había llegado a ser un verdadero anhelo. Es para mi, por consiguiente, motivo de verdadero regocijo el estar aquí. A pesar de ser mi primera visita, me veo rodeado de amigos en un ambiente de fraternidad y cariño que no olvidaré jamás. Esta ocasión es para mi también muy satisfactoria, porque me procura la oportunidad, que hace largo tiempo aguardaba, de expresar personalmente al Señor Presidente de la República mi gratitud por la cooperación decidida que Costa Rica ha prestado siempre a la obra panamericana. A vuestros representantes en Washington ha tocado un papel importantísimo en este gran movimiento internacional: tanto ellos como el Gobierno de Costa Rica, siempre se ha dado cuenta exacta de la eterna verdad, que el progreso y la grandeza de cada uno de los países de la América dependen del progreso y felicidad de todos los otros. Es una verdad que la humanidad está aprendiendo muy difícilmente, pero una verdad siempre sostenida por este país. En este respecto Costa Rica ha dado un ejemplo al continente entero.“

En La Tribuna del 21, al reseñar el banquete, se menciona que el Hotel Francés, a cuyo cargo estuvo la comida, sirvió un exquisito menú pero que “el adorno de flores fue deficiente“.

En la mañana del miércoles 21, el doctor Rowe, acompañado del Canciller Argüello De Vars, deposita una corona en la tumba del expresidente Juan Rafael Mora Porras y, al medio día, se dirige a la residencia de Mr. John M. Keith, en compañía de su secretario el señor William Manger, en donde se le ofrece un almuerzo en su honor, al cual asisten, los señores expresidentes de la República don Bernardo Soto Alfaro, don Cleto González Víquez, don Alfredo González Flores y don Julio Acosta García; los ex cancilleres don Luis Anderson Morúa, don Ricardo Fernández Guardia y don Alejandro Alvarado Quirós; el presidente de la Corte Suprema de Justicia don Nicolás Oreamuno Ortiz; el exministro en Washington don Octavio Beeche Arguello; los exsecretarios de Hacienda don Alberto Echandi Montero, don Felipe J. Alvarado Echandi y don Rafael Huete Sáenz, y el exsecretario  de Gobernación don Claudio González Rucavado.

Fotografía de los asistentes al almuerzo ofrecido
en la residencia del Sr. John M. Keith
Los expresidentes Soto Alfaro, González Víquez,
González Flores y Acosta García con el doctor Rowe

En horas de la tarde se traslada a Heredia, en donde es obsequiado con un té por el expresidente don Alfredo González Flores. En la noche, el encargado de negocios de los Estados Unidos de América, Mr. Harold M. Deane y señora, ofrecen una comida en la sede de la Legación, a la cual asiste el presidente Jiménez Oreamuno, el canciller Arguello De Vars, la señora esposa del ministro Roy Tasco Davis, el cónsul de los Estados Unidos Mr. Henry S. Waterman y señora, y don Rafael Huete Sáenz.

Mientras tanto, el mismo día, procedente de Balboa, Panamá, fondea en Puntarenas el cañonero norteamericano Tulsa, que llega a recoger al doctor Rowe para conducirlo a Corinto, Nicaragua, a fin de que pueda continuar su visita a las otras repúblicas centroamericanas. Los oficiales de la nave fueron recibidos por el coronel Francisco Bonilla, quien los acompañó en un vagón especial a visitar la capital.

El jueves 22, en un tren especial, sale para Puntarenas en compañía del canciller Arguello De Vars, el tercer designado a la Presidencia, don Felipe J. Alvarado Echandi, del encargado de negocios de los Estados Unidos Mr. Harold M. Deane y del exsecretario de Hacienda don Rafael Huete Sáenz.

El doctor Leo Stanton Rowe nació en McGregor, condado de Clayton, Iowa, en 1871. Abogado, fue asistente del secretario del Tesoro de 1917 a 1919. Nombrado director general de la Unión Panamericana, desempeño dicho cargo de 1920 hasta su muerte en 1946. Murió en Washington D. C. en 1946.

El Fondo Panamericano Leo S. Rowe, más conocido como el Fondo Rowe es un programa de la OEA creado en 1948. Dicho Fondo fue establecido gracias al legado del doctor Rowe, quien en su testamento estableció la creación de un fondo rotativo para otorgar préstamos, sin interés, a estudiantes latinoamericanos y del Caribe.

El señor William Manger, quien viajó como secretario del señor Rowe, fue posteriormente asistente del director general de la Unión Panamericana de 1946 a 1948 y, cuando pasó a ser la Organización de Estados Americanos, fue asistente del secretario general de 1948 a 1958 y director del Programa de Estudios Latinoamericanos de 1959 a 1966.

 

Fuentes de consulta:

  • La Estrella de Panamá del 21 de febrero de 2011. (laestrella.com.pa)
  • Diario de Costa Rica del 20 al 24 de enero de 1925,
  • La Tribuna del 21 al 22 de enero de 1925.
  • Wikipedia.org
  • Fotografías Colección Julio E. Revollo Acosta.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box