Julio Revollo: El radio operador del Graf Spee

0

Julio Revollo AcostaGenealogista

A la memoria de Rolf Ruge Moya

El 21 de agosto de 1939 zarpó del puerto de Wilhelmshaven, en el norte de Alemania, el acorazado de bolsillo Admiral Graf Spee, bajo el mando del  capitán Hans Langsdorff. En su travesía lo acompaña el Altmark como buque nodriza, que lo abastece de combustible y provisiones en determinados puntos del océano. Actúa como un verdadero corsario: cambia de nombre, cambia de bandera, y hasta llega a variar su estructura para confundirse con otra embarcación. En setiembre hunde un barco en Pernambuco, en octubre captura cuatro barcos en el Atlántico Sur, en noviembre aparece en el Océano Índico creando graves problemas al abastecimiento británico, quienes lo buscan intensamente.

Admiral Graf Spee

Después de hundir nueve barcos, decide su capitán poner rumbo a la zona del Río de la Plata y, el día 13 de diciembre, se encuentra con los buques británicos Ajax, Achilles y Exeter quienes lo están esperando. Tras hora y media de combate, el Exeter debe abandonar la lucha y, El Ajax y el Achilles, quedan en muy mal estado. En vista de los daños sufridos por el acorazado, el capitán Langsdorff decide refugiarse en el puerto de Montevideo para realizar las reparaciones necesarias, desembarcar los heridos y enterrar los muertos.

La “Batalla del Río de la Plata” fue la primera batalla naval entre buques ingleses y alemanes durante la Segunda Guerra Mundial y, además, fue el único episodio de la guerra desarrollado en Suramérica.

Una vez en Montevideo el capitán constata que los impactos recibidos solamente causaron daños estructurales menores, pero la planta purificadora de combustible, necesaria para el correcto funcionamiento de los motores, estaba totalmente destruida, así como la planta desalinizadora, lo que hacía muy complicado el viaje de retorno a Alemania. A todo esto se sumaba la disminución de las reservas de munición.

Al ingresar el barco a Montevideo, se inician negociaciones diplomáticas entre los británicos, los alemanes y los uruguayos. El domingo 17 de diciembre el capitán ordena destruir todo el equipamiento importante del buque y, al  atardecer, el Graf Spee leva anclas fondeando a cierta distancia de la costa, desembarca la tripulación la cual aborda varios cargueros que le ha seguido y, una vez terminada la operación de desembarco el barco es volado por su capitán. La mayoría de la tripulación es transportada a Buenos Aires y, otra parte, a Montevideo. Tres días después, el capitán Langsdorff se reúne con la tripulación, regresa a su cuarto en donde escribe cartas a su esposa, padres y al embajador alemán en Argentina. Al concluir desplegó la bandera de batalla alemana, se acostó sobre ella vestido con su uniforme de gala y se pegó un tiro en la cabeza.

La mayoría de los marinos fueron internados en varios sitios permaneciendo en Argentina hasta el final de la guerra,. Durante esos años no estuvieron aislados; muchos de ellos casaron con argentinas de ascendencia alemana.

Como dato interesante, los británicos, a través de una empresa uruguaya, trataron de adquirir los restos de la nave, en especial el telémetro, pues habían quedado impresionados de la precisión de los disparos del Graf Spee. Dicho aparato, de 27 toneladas de peso,  se encuentra hoy en el puerto de Montevideo.

Entre los marinos desembarcados en Buenos Aires se encontraba el radio operador Helmut Ruge Stehrenberg, hijo de Wilhelm Ruge Huss y de Erna Stehrenberg Rath, quién nació en Cuxhaven, hoy Estado de Baja Sajonia, Alemania,  el 13 de enero de 1917.

Según nos dice Lidiette Brenes, Ruge fue internado, y escapó del campo de prisioneros de guerra, cruzando los Andes por caminos de contrabandistas y así llegó a Chile y con  mil subterfugios se embarcó rumbo a Japón. De esta nación salió rumbo a Francia, pero el barco en que viajaba fue capturado y pasó a ser “el primer prisionero norteamericano de guerra alemán”.

Por su parte, Ángel Suárez Corrons, refiriéndose a Ruge, nos dice que,

“…fue capturado por los americanos. Estos todavía al margen de la guerra, consideraron a los tripulantes como internados, pero en mitad de la navegación se produjo el bombardeo de Pearl Harbor y la   consiguiente declaración de guerra, y Helmut Ruge se convirtió al  instante en el primer prisionero alemán de EEUU de la Segunda   Guerra Mundial”.

Permaneció en diferentes campos de concentración en los Estados Unidos, en donde hizo amistad con varios alemanes procedentes de Costa Rica, como los Peters, los Niehaus y los Siebe. En 1942 lo deportan a Alemania, en donde trabaja como traductor y, en 1948, le autorizan viajar a Costa Rica, donde viene a trabajar con los hermanos Peters en la industria cafetalera.

Helmut Ruge Stehrenberg

Posteriormente, se independizó y se dedicó a la fabricación de barcos camaroneros, importación de vehículos industriales, dirigir una exportadora de café y, por último, fue administrador de la finca Cabo Velas en Santa Cruz, Guanacaste, propiedad de su hija.

Casó en San José el 21 de junio de 1952 con María Hortensia Moya Montealegre, (1924-1974), hija de Alfredo Elías Moya Sanabria y de Hortensia Montealegre Carazo. Viudo, contrajo segundas nupcias en San José el 19 de agosto de 1983 con Priscilla Albarracín González, hija de Ricardo Albarracín Sosa y de Gloria González Lara.

De su primer matrimonio fueron hijos:

  1. Rolf Wilhelm Ruge Moya nació en San Pedro de Montes de Oca, San José, el 31 de julio de 1953 y murió en San Isidro de Heredia el 19 de enero de 2015. Casó en Guadalupe de Goicoechea el 19 de marzo de 1983 con  María Fernanda Aurelia Gil Jiménez, hija de Fernando Gil Escalante y de Ana Cecilia Jiménez Ross.
  2. Elke María de los Ángeles Ruge Moya nació en San José el 29 de marzo de 1955. Casó en Londres, Inglaterra, con Salah Jacques Hawila Kasis.
  3. Jan Alfredo Ruge Moya nació en San José el 28 de agosto de 1957. Casó en Santiago, Chile, el 13 de febrero de 1993 con Patricia María O´Shea Lecaros.

Doña María Hortensia, por su padre, era bisnieta de Rafael Moya Murillo, presidente del Senado en ejercicio de la jefatura del Estado de 1844 a 1845. Por su madre, era sobrina nieta del presidente José María Montealegre Fernández (1959-1863).

Ya  retirado de los negocios, se dedicó a la siembra y elaboración de árboles bonsái, muriendo en San José el 31 de marzo de 2009.

 

Fuentes de consulta

  • Brenes, Lidiette.- El marinero que ancló mar adentro, en Revista Dominical, La Nación, 2003.
  • Suárez Corrons, Ángel.- Orgullo de Coleccionista, en La Nueva Crónica, Diario leonés de información general.- 28 diciembre 2014.- lanuevacronica.com
  • EcuRed.org
  • latam.historyplay.tv
  • Wikipedia.org
  • Registro Civil TSE
  • familysearch,org
  • Alemanes del Wolga en Argentina
  • Fotografías tomadas del periódico La Nación y de Wikipedia.org

 

 

Si le interesa recibir información diariamente:

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...